La CEOE se suma a las voces que ven viable subir las pensiones con el IPC

Juan Rosell cree que se podían haber elevado este año un 1,5% más solo con controlar el absentismo laboral

DV

Aunque parezca sorprendente, el presidente de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), Juan Rosell, se sumó ayer a las voces que defienden una subida de las pensiones en línea con la inflación, al hilo de las masivas protestas que están protagonizando miles y miles de pensionistas desde hace semanas en las calles de todo el Estado. Y, además, le dio un tirón de orejas al Gobierno al considerar que le ha faltado mano izquierda en este asunto.

Rosell ve viable un incremento de las prestaciones siempre que no supongan un coste adicional para la tesorería de la Seguridad Social, lo que haría necesario que se recortaran los gastos en otras partidas. ¿Cuáles? Por ejemplo, rebajando el absentismo laboral.

En concreto, el presidente de la CEOE indicó ayer que está a favor de subir las pensiones, pero siempre y cuando se pongan encima de la mesa medidas concretas y viables para llevar a cabo ese incremento, y añadió que este año podrían haber subido lo mismo que el IPC si, por ejemplo, se hubieran rebajado las jornadas laborales perdidas.

En un encuentro informativo con la Federación Empresarial de Carnes e Industrias Cárnicas (Fecic), Rosell afirmó que en los últimos años ha habido ganancia de poder adquisitivo de las pensiones, sobre todo cuando ha habido inflaciones negativas, y que este año «habría que haber sido más hábiles» (refiriéndose al Gobierno) respecto a la subida de las prestaciones.

Rosell recordó que «en España, cada año nos gastamos en absentismo 12.000 millones. Con la mejora del 15% del absentismo este año, hubiésemos podido pagar el 1,5% de mejora de las pensiones», recalcó. «Claro que estoy de acuerdo en que suban las prestaciones, no un 1%, sino incluso un 10%», apostilló Rosell, tras asegurar que hay que buscar posibilidades y recaudación. «Hay que saber qué es lo que vale y lo que no vale para recaudar, cómo se hace y de qué manera», recalcó. «O subimos ingresos o bajamos gastos», remarcó.

En esta línea, afirmó que todas las combinaciones para mejorar los ingresos del sistema son aceptables y que «hay que ver dónde se pone el dinero». «Por ejemplo, en España hay un millón de personas que cobran pensión por invalidez y eso es un poco fuerte», añadió.

También se mostró muy crítico con las carta que se envió a los pensionistas en la que se les informaba de la subida del 0,25%. El presidente de la CEOE señaló que es «una barbaridad que se envíe una carta informando de esta subida». «¿Quién ha hecho esta misiva? ¿El departamento de antimarketing?», cuestionó Rosell, tras asegurar que la carta es «sanguinaria» y que le parece «de cachondeo».

En esta línea, el presidente de la patronal cree que lo que hay que hacer es explicar a los pensionistas las cosas «bien» y considera que en el diálogo social hay que poner encima de la mesa los datos del sistema y propuestas concretas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos