Casi 2.000 jubilados vascos renuncian al 50% de su pensión para seguir trabajando

Protesta. Miles de pensionistas se han manifestado en Euskadi en defensa de sus prestaciones./I. PÉREZ
Protesta. Miles de pensionistas se han manifestado en Euskadi en defensa de sus prestaciones. / I. PÉREZ

Compaginar la prestación con un salario no es fácil en España, aunque este año el sistema se ha flexibilizado

ANA BARANDIARANSAN SEBASTIÁN.

Las masivas protestas de pensionistas contra los ajustes recuerdan el gran problema no resuelto, que cada vez va a ir a peor por el envejecimiento de la población. Una de las medidas que se proponen para afrontar el reto es incentivar el trabajo entre los mayores, incluso más allá de la edad de jubilación. Y es que en Euskadi, por ejemplo, se estima que el 37% de los ciudadanos tendrá más de 65 años en 2050. Pero no es una propuesta que por ahora haya calado. Apenas se contabilizan 6.348 ocupados mayores de 65 años en el País Vasco -sobre todo médicos y profesores- y 178.000 en el conjunto de España, menos del 1% del total en ambos casos. Para mejorar en este aspecto, la OCDE ha instado al Gobierno central a facilitar las condiciones para compatibilizar el cobro del 100% de la pensión con un salario. Los expertos consideran que va a ser necesario porque, dado el progresivo empobrecimiento de las prestaciones, muchos mayores van a tener que seguir en el tajo para llegar a fin de mes. Los sindicatos lo ven con recelo.

Existen principalmente dos vías para trabajar tras la jubilación. Una de ellas consiste simplemente en retrasar el acceso a la pensión e ir mejorando su importe con años extra de cotización. La otra, conocida como 'jubilación activa', es la que se dispuso en la regulación de 2013 para compatibilizar la pensión con un trabajo, aunque de modo generalizado obliga a renunciar al 50% de la prestación. No se incluye en este análisis la alternativa de la 'jubilación parcial' a través de, por ejemplo, un contrato de relevo porque es una opción pensada para retirarse antes de llegar a los 65 años y además ha perdido atractivo tras su endurecimiento. En Euskadi se firmaron el año pasado 1.426 contratos de este tipo, un 1% más que el año anterior.

La OCDE se refiere en su informe a la segunda vía, la de cobrar a la vez pensión y salario. España abrió la puerta a esta opción en 2013 aunque con muchas restricciones. Para empezar exigía que se haya completado entera la carrera de cotización y, lo más duro, renunciar al 50% de la prestación.

Este año ha entrado en vigor una modificación que da algo de flexibilidad, al permitir a los autónomos con un trabajador a su cargo (pueden ser empleados de hogar) cobrar el 100% de la pensión. Antes sólo se podía si se ingresaba menos del SMI anual. El PP está a favor de generalizar el acceso al 100% a todos.

Compatibilizar pensión y salario

Requisitos.
Es necesario tener completada la carrera de cotización, es decir, haber llegado a la edad ordinaria de jubilación y tener derecho al 100% de la base reguladora.
50%.
Por regla general, y según lo aprobado en 2013, sólo es posible cobrar un 50% de la pensión mientras se prolongue la actividad laboral más allá de la edad de jubilación. Además, si se trata de un trabajador por cuenta ajena hay exigencias para la empresa referidas al mantenimiento del empleo.
100%.
En enero entró en vigor la posibilidad de que los autónomos puedan cobrar el 100% de la pensión siempre que tengan un trabajador a su cargo. Antes de esta modificación sólo podían acceder a esta opción si sus ingresos eran inferiores al Salario Mínimo Interprofesional en cómputo anual (10.302 euros este año).
Cotización.
Sólo se cotiza por incapacidad temporal y por contingencias profesionales. Se establece además una cotización especial de solidaridad del 8%.

Retrasar la pensión

Incrementos.
Es posible seguir trabajando tras alcanzar la edad de jubilación retrasando el cobro de la prestación. Su cuantía se incrementará por cada año completo trabajado de más de la siguiente manera hasta 25 años trabajados, el 2%; entre 25 y 35 años cotizados, el 2,75%; a partir de los 37 años, el 4%.
Edad de jubilación.
Este año la edad de jubilación está establecida en los 65 años y 6 meses. Es posible retirarse a los 65 años siempre que se hayan cotizado más de 36 años y 6 meses.

La ministra de Empleo, Fátima Báñez, aseguró en el Congreso que 1.300 españoles se han acogido a esta posibilidad sólo en enero. Se suman a los 40.200 que había a finales de ejercicio, de los cuales más del 98% estaba cobrando únicamente el 50% de la pensión y en su inmensa mayoría eran autónomos. En Euskadi había al cierre de año 1.893 personas en 'jubilación activa' y de ellas todas menos siete renunciando a la mitad de la prestación.

Son datos aportados por José Ramón Minguez, director de la división laboral del bufete Barrilero, que está realizando una investigación sobre el futuro de las pensiones. En su opinión, compatibilizar el cobro del 100% de la pensión con un trabajo no es la solución al problema pero sí puede ser una forma de dar margen a las personas con una prestación reducida. «Este tipo de medidas está pensado para afrontar la prolongación de la vida y la imposibilidad de vivir tantos años con la pensión pública. Hay sólidos estudios que certifican que llegaremos a vivir 120 años», dice.

Allanar el camino

Coincide plenamente con él Sergi Jiménez, profesor de la Pompeu Fabra e investigador en FEDEA, que ha realizado un estudio sobre la 'jubilación activa'. A su juicio, hay que eliminar cualquier restricción para el cobro del 100% de la pensión porque compatibilizar ésta con un salario puede ser una salida para la gente con prestaciones bajas.

«Pero tal y como esta regulado ahora, con la renuncia obligada al 50% de la pensión, el sistema está más pensado para lo contrario, es decir, personas con salarios bastante elevados, que puedan prescindir de la mitad de la prestación», apunta.

Según sus estimaciones, «cabe esperar que los ocupados mayores de 65 años lleguen a ser entre el 5% y el 10% del total conforme aumente su esperanza de vida y empeoren las pensiones». De acuerdo con los cálculos del catedrático Ignacio Zubiri, las prestaciones van a caer, y mucho, tras la reforma del PP de 2013. En concreto, entre un 35% y un 40% en el horizonte de 2050.

Los sindicatos no ven con buenos ojos este tipo de medidas para prolongar la actividad laboral. «Hay que dejar disfrutar a los jubilados de su merecido descanso y dar una oportunidad a los jóvenes. Creo que con este tipo de propuestas estamos copiando a Alemania, donde se incentiva a los mayores para que tengan 'minijobs'. Lo que hay que hacer es fortalecer el sistema público», denuncia desde UGT Miguel Martín.

No es un problema fácil de resolver y basta un dato para demostrarlo. En 2050 habrá en Euskadi un trabajador por cada pensionista.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos