El País Vasco sigue a la cabeza del aumento de despidos colectivos hasta agosto

Trabajadores de Xey en una de las manifestaciones celebradas en Zumaia contra el cierre./
Trabajadores de Xey en una de las manifestaciones celebradas en Zumaia contra el cierre.

Un total de 797 trabajadores han visto rescindidos sus contratros por esta vía, más del doble que el año pasado, mientras en el Estado bajan un 18,3%

PILAR ARANGURENSAN SEBASTIÁN.

La difícil situación que están atravesando algunas empresas vascas en esta fase de recuperación económica está dejando una profunda estela en lo que respecta a los trabajadores que se están viendo afectados por medidas traumáticas, como son los despidos colectivos. Y es que el País Vasco sigue a la cabeza del aumento de empleados afectados por rescisión de contratos hasta agosto. Una realidad que contrasta con la tendencia que se está registrando en el conjunto del Estado, donde la evolución es la contraria, es decir, de descenso.

Según los datos dados a conocer ayer por el Ministerio de Empleo, la situación se agrava aún más en agosto en Euskadi, ya que se acentúa la tendencia registrada hasta julio. Si en los siete primeros meses el aumento de afectados por EREs de rescisión en la CAV era del 92% en relación al mismo periodo del año anterior, un mes más tarde ese incremento acumulado llega al 124,5%, es decir, más del doble que en el ejercicio anterior. Tan solo en agosto la lista se ha engrosado con 200 empleados más, con lo que la cifra total de trabajadores que se han quedado en la calle por un expediente de rescisión asciende a 797.

Las cifras

200 en agosto
Solo en dicho mes un total de 200 trabajadores han visto rescindidos sus contratos mediante expedientes colectivos en la CAV
2.861 afectados
s la cifra de empleados vascos que se han visto implicados en un expediente de regulación de empleo

Una realidad que demuestra que las empresas siguen echando mano de los ajustes de plantilla para poder sobrevivir, cuando no se ven obligadas a cerrar la persiana y dejar a todos sus empleados en la calle. En nuestro territorio, que era el que marcaba una peor evolución hasta julio, con un aumento del 150% de afectados, son varias las empresas emblemáticas que han recurrido a EREs de rescisión que afectaban a toda la plantilla. Una de ellas es Nicolás Correa, de Itziar, que decidió cerrar las puertas de la factoría guipuzcoana para concentrar toda su producción en la planta burgalesa. Una medida que dejó en la calle a 58 empleados.

Otra es Muebles Xey, que comunicó a primeros de julio la liquidación de la empresa y el despido de 170 empleados. A ellas se suman la rescisión de los 42 empleados de la plantilla de Donostia 2016. Y no hay que olvidar que la lista seguirá engordando en los próximos meses, ya que Edesa Industrial, la antigua Fagor Electrodomésticos, ha presentado un ERE de rescisión para 141 empleados. Por su parte, la multinacional Arcelor Mittal ha hecho lo mismo para una cuarentena de trabjadores de su planta de Bergara, aunque su objetivo es que se subroguen en otra empresa, lo que amortiguaría el impacto de la medida.

Baja el total de afectados

Pero volviendo a las cifras, si dejamos de lado a Ceuta y Melilla, tan solo otras tres comunidades registran incrementos en los afectados por EREs de rescisión, aunque a bastante distancia de Euskadi. La siguiente es Castilla-La Mancha, con un aumento del 55,4% y la tercera, Andalucía, con un incremento del 22,5%. En el lado contrario, el mayor descenso se produce en Cantabria (-69,5%), seguida por Murcia (-65,6%) y Baleares (58,1%). En el conjunto del Estado los afectados bajan un 18,3%, hasta los 14.819.

Esto en lo que respecta a las medidas más traumáticas, ya que si nos fijamos en otras de carácter temporal, como son los EREs de suspensión de contratos y de reducción de jornada, el comportamiento de Euskadi es similar al del conjunto del Estado, con una evolución en ambos casos a la baja. En concreto, en lo que se refiere a los de suspensión, hasta agosto los trabajadores afectados se han reducido un 48,1%, hasta quedar la cifra total en 1.787. La media estatal es del -49,4%, lo que deja la cifra total en 18.259.

Y en los expedientes de reducción de jornada, la cifra de empleados afectados en Euskadi desciende también un 68,6%, hasta quedarse en 277. En este caso, la reducción es más pronunciada que en el conjunto del Estado, que se anota una bajada del 25,8%. Todo ello hace que el total de trabajadores que se han visto implicados en un expediente colectivo descienda en la CAV un 38,8% hasta los 2.861, un punto más que en el conjunto del Estado.

Fotos

Vídeos