Desciende el número de empresas vascas que innovan

El Eustat registró una disminución del 16,9% al 16,4%, pero con un incremento del gasto del 3,3%, hasta los 2.524 millones de euros

FERNANDO SEGURA SAN SEBASTIÁN.

El número de empresas que innovan se redujo en Euskadi el año pasado en cinco décimas, un descenso que no impidió que el gasto en esta materia se incrementara un 3,3%, tras cuatro años de bajadas. Así se recoge en la encuesta dada a conocer ayer por el Eustat, relativa a 2016. Estos son los últimos datos oficiales, así que de momento no es posible conocer la evolución en el ejercicio 2017.

Los gastos efectuados por las empresas en actividades para la innovación tecnológica ascendieron a 2.524 millones de euros (+3,3%). Se considera como tal la inversión realizada por las compañías que han sido capaces de introducir en el mercado algún producto nuevo o sensiblemente mejorado. La mayor parte de la inversión se destinó a I+D interna (51,1%), adquisición de maquinaria y equipos (20,5%), compra de I+D externa (16,1%) y diseño (6,1%).

Sin embargo, el buen dato del incremento del gasto se ve empañado por el descenso del número de empresas que innovan. El Eustat registra que el año pasado el 16,4% de las firmas vascas invirtió en este tipo de mejoras, frente al 16,9% de 2015. En el periodo 2014-2016 representaron el 11,4% del total (18.394 compañías), un 0,5% menos que en el trienio anterior.

Efectos positivos

El 92% de las empresas considera que la innovación tiene efectos positivos sobre sus productos, ya sean bienes o servicios. El 75% estima que aporta mejoras en sus procesos internos, el 53% señala que influye sobre el empleo y el 46% aduce que redunda en un menor impacto medioambiental o en una mejora de la salud de sus empleados. En las empresas innovadoras de más tamaño, el porcentaje de las que consideran que la innovación tiene efectos positivos se sitúa en el 95,3%.

Algo más de la mitad de las compañías (55,9%) afirma que existen factores que dificultan la innovación tecnológica. Las empresas destacan los riesgos económicos, que consideran excesivos (39%); los elevados costes que supone realizar innovación (42,9 %) y la falta de fuentes de financiación (35,5 %).

El gasto en esta materia se encuentra estrechamente ligado al impulso recibido desde la Administración. El 26,4% de las empresas con innovación recibieron financiación pública y, de ellas, destacan las provenientes del Gobierno Vasco, que financia total o parcialmente al 78% del total de firmas que reciben ayudas. En el caso de las de 10 o más empleados, el 51% se benefició de subvenciones, siendo también el Ejecutivo autónomo el que financió al 72% del total de firmas de este tamaño.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos