Directivos de Fagor Electrodomésticos declaran que también perdieron su dinero

Un momento de la sesión celebrada este martes en Bergara./
Un momento de la sesión celebrada este martes en Bergara.

La acusación afirma que esos directivos de FED «compraron aportaciones voluntarias para dar ejemplo» y evitar que el resto de socios o exsocios retiraran las suyas

Julio Díaz de Alda
JULIO DÍAZ DE ALDA

La segunda sesión de la vista oral por el juicio abierto contra Mondragón Corporación tras la denuncia por la pérdida de los ahorros de más de 900 socios y exsocios de Fagor Electrodomésticos y Edesa (que reclaman al Grupo casi 48 millones) se celebró este martes en el Palacio de Justicia de Bergara sin que ninguno de los dos trenes (acusación y defensa) se saliera del raíl. De nuevo el Grupo resultó un frontón y, prietas las filas, los testigos declararon uno tras otro que FED, como el resto de cooperativas del conglomerado industrial, funcionaban de manera independiente, soberana y sin recibir, nunca, instrucciones aguas arriba.

El matiz, que no resultó menor a ojos de los presentes, lo aportaron el expresidente del consejo rector del fabricante de electrodomésticos de Arrasate, Jabier Retegi, y la 'excontroller' financiera de la empresa, Ana María Beristain. A preguntas de su abogada, Arantza Estefanía, revelaron que ellos también habían perdido el dinero que tenían invertido en aportaciones voluntarias (unos instrumentos financieros exclusivos del Grupo Fagor que daban una rentabilidad notable pero que se volatilizaron cuando la cooperativa cayó en concurso con una deuda de 1.000 millones de euros). En el caso de Retegi, además de las aportaciones obligatorias a su entrada en la firma en 2006, en una época 'dulce', hizo un segundo desembolso, en aportaciones voluntarias, en 2011, un año muy diferente al anterior para la cooperativa.

Una circunstancia a la que el letrado principal de la acusación, Raúl Tenés (del despacho donostiarra Sunion) quitó hierro, al explicar que ambos, «como responsables de la cooperativa tenían que dar ejemplo para que el resto de socios y exsocios no retiraran sus dineros» de la misma y agudizaran la situación financiera de Fagor Electrodomésticas. De hecho, este letrado trató una y otra vez (sin éxito, a la luz de las respuestas recibidas) de que los testigos reconocieran que las cúpulas de FED y del Grupo Fagor ocultaron la situación real a los socios para evitar que el fabricante de electrodomésticos se viera descapitalizado.

Arantza Estefanía, por su parte, puso en valor esa pérdida patrimonial por parte de Retegi y Beristain, y aseguró que «no se da ejemplo perdiendo dinero sino con otras cosas». «Eso hay que explicarlo después en casa y no hablamos de personas con resursos altísimos», añadió. «Todos los socios eran conscientes de que la cooperativa estaba mal, pero cada uno de ellos puso sus ahorros en la empresa con la esperanza de que lo peor no pasara», resaltó.

La letrada adelantó que en la jornada de este miércoles comparecerán, entre otros y como peritos, dos técnicos de PricewaterhouseCoopers, autores de un profuso informe financiero sobre los distintos intrumentos financieros en los que los socios y exsocios de FED perdieron su dinero. Un documento en el que se explica también que los demandantes solo representan una cuarta parte de todos los afectados de la cooperativa y que, al tiempo, recibieron suculentas remuneraciones en forma de intereses durante largos años sin que esas aportaciones o su seguridad les inquietaran lo más mínimo. A esto se suma que los peritos pondrán negro sobre blanco y en números concretos el apoyo que la Corporación Mondragón prestó a Fagor Electrodomésticos. También comparecerán Sergio Treviño (el último director general de FED) y Ane Alkorta, miembro de la administración concursal de Fagor Electrodomésticos. El tira y afloja de la mañana (en la que se habló más de FED y del Grupo Fagor que de Mondragón Corporación, la acusada) tuvo como protagonista a la prórroga en 2012 de las aportaciones voluntarias de FED emitidas en 2002. Un movimiento en el que la acusación aprecia mala fe, ya que sostiene que se optó por esta fórmula y no por emitir nueva deuda para no arruinar a Fagor Electrodomésticos, que no hubiera podido pagarlas en aquel momento, ocultando todo esto a los socios. Todos los testigos declararon que no fue así y que se eligió la fórmula de la renovación por ser menos engorrosa. Por supuesto, aseguraron que los socios tuvieron siempre toda la información.

El tercer protagonista fue el actual presidente de Eroski y en su día del comité que situó a Txema Guisasola al frente de la Corporación, Agustín Markaide. El directivo afirmó que «fue en enero de 2013 cuando se apreció la gravedad de la situación» de FED. Y desveló que Mondragón aportó recursos extra (unos 70 millones de euros que permitieron rearrancar la cooperativa) al ver que los fondos del ICO no llegaban y que los de Ekarpen se retrasaban.

Edesa Industrial y Geyser cierran el despido colectivo de su plantilla

Era algo conocido, pero no por ello menos doloroso. El martes se supo que tanto Edesa Industrial como Geyser Gastech han concluido ya sus respectivos expedientes de extinción colectiva de las relaciones laborales o, dicho de otro modo, que han enviado al paro a 123 personas, la práctica totalidad de sus plantillas; se salvan apenas una docena de personas del área comercial que la firma catalana ya dijo que iba a mantener para abordar su 'plan de salvamento', consistente básicamente en convertir a las cenizas de Fagor Electrodomésticos en una distribuidora de aparatos fabricados no en Euskadi sino en países de bajo coste.

Fue el sindicato LAB el que dio la voz de alarma ante el despido de los últimos trabajadores de la también fallida heredera de FED. La central aseguró que la medida es «totalmente injusta» y que esas salidas fueron recurridas hace cuatro meses en el juzgado «y aún no se ha celebrado el juicio».

«Queremos denunciar que Edesa Industrial no va a liquidarse, sino que van a utilizar una triquiñuela legal, el continuar con la empresa pero sin actividad, para evitar las consecuencias penales que podría acarrear un concurso culpable», apuntó la central liderada por Garbiñe Aranburu.

El sindicato se refirió también al proceso judicial que sobre la marca Fagor hay abierto en el Juzgado de lo Mercantil Número 1 de San Sebastián, en paralelo al concurso de acreedores que vive la firma en manos de CNA. A juicio de LAB, la compañía catalana nunca cumplió las condiciones que impuso el dueño de la enseña (la cooperativa de cooperativas de Mondragón Grupo Fagor) y, por tanto, ha de reintegrarse al conglomerado de Arrasate.

Si esto sucediera, añade la central, sería el Grupo a través de Fagor el que debiera de dar continuidad a la marca a través de nuevos proyectos industriales, a la vista de que CNA no quiere saber nada de producir en Euskadi.

Cabe recordar que los catalanes aargumentaron ante el juez para justificar el ERE de extinción prácticamente total que Edesa Industrial y Geyser Gastech (que depende de la primera al 100%) sufrían «importantes pérdidas actuales y futuras, una importantísima disminución de las ventas, un fondo de maniobra negativo y una carencia de tesorería y liquidez».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos