Nuevo Plan Estratégico de Empleo con 1.180 millones y centrado en los más desfavorecidos

Los consejeros Josu Erkoreka y Beatriz Artolazabal, ayer en la sede del Ejecutivo Vasco en Vitoria tras la celebración del tradicional consejo de Gobierno de los martes./IREKIA
Los consejeros Josu Erkoreka y Beatriz Artolazabal, ayer en la sede del Ejecutivo Vasco en Vitoria tras la celebración del tradicional consejo de Gobierno de los martes. / IREKIA

El Gobierno Vasco incentivará la creación de 31 nuevos puestos cada día durante cuatro años. La consejera del ramo, Beatriz Artolazabal, subraya que la iniciativa persigue llevar la tasa de paro por debajo del 10% y aumentar la calidad de los contratos en Euskadi

JULIO DÍAZ DE ALDASAN SEBASTIÁN

. El Consejo de Gobierno del Ejecutivo de Iñigo Urkullu dio ayer luz verde al nuevo Plan Estratégico de Empleo para el periodo que va desde este año 2017 hasta el 2020; cuatro ejercicios en los que, con un presupuesto estimado inicial de 1.180 millones de euros, se pretende, entre otras cosas, incentivar la creación de 45.000 nuevos empleos o, lo que es lo mismo, casi 31 cada día durante cuatro años.

La consejera de Empleo y Políticas Sociales, Beatriz Artolazabal, acompañada por el consejero portavoz, Josu Erkoreka, ofreció tras la habitual reunión de los martes del Ejecutivo algunos detalles de un programa que persigue, ante todo, mejorar la calidad de los puestos de trabajo que se generen en Euskadi, con la vista puesta siempre -así lo subrayó la propia consejera- en aquellas personas que, por una u otra razón, se enfrentan a diario a dificultades más severas que otros a la hora de lograr un empleo, como puedan ser los jóvenes.

El aprovechamiento del sector de la rehabilitación de vivienda mediante el impulso público vía subvenciones será, por ejemplo, otro de los puntales de esta estrategia. Cabe recordar que esta actividad, que incluye lo relativo a la eficiencia energética, otro de los aspectos en los que está volcado el Gobierno, es un segmento muy intensivo en empleo y que, sin duda, puede ofrecer una suerte de 'segunda oportunidad' a todos esos trabajadores a los que el hundimiento del ladrillo golpeó durante la crisis.

Los grandes ejes del plan y su presupuesto

63.000.000
Pymes, economía social y desarrollo local
282.000.000
Formación para el empleo
86.000.000
Fomento del emprendimiento
301.000.000
Incentivos a la inserción laboral
101.000.000
Fomento del empleo juvenil
347.000.000
Programas Renove de rehabilitación de vivienda.

Artolazabal desveló que entre los objetivos cuantitativos del programa se encuentran, entre otros, «la reducción de forma sostenida de la actual tasa de desempleo del País Vasco hasta situarla por debajo del 10%». Romper la barrera de ese guarismo es uno de los objetivos centrales -casi una obsesión- del Gobierno del lehendakari dentro del Programa Marco por la Reactivación y el Empleo, que, mucho más amplio aunque con el mismo horizonte temporal, cuenta con un presupuesto global de 8.800 millones e incluye multitud de acciones a realizar desde otros departamentos del Gobierno Vasco.

Del mismo modo, entre las metas que se ha marcado el Ejecutivo con el Plan Estratégico aprobado ayer destaca también el dar una oportunidad laboral a 20.000 personas jóvenes en esos cuatro años. ¿Cómo?

Según consta en la letra pequeña del plan, 3.000 de esos jóvenes podrán beneficirse del programa Lehen Aukera (primera oportunidad), que busca que las empresas contraten a recién titulados (en la Universidad o en Formación Profesional) en actividades que, de algún modo, permitan a esos chicos y chicas aprovechar los conocimientos adquiridos en su etapa de estudiantes.

Las oportunidades laborales que prevé este programa beneficiarán también -entre otros muchos- a 3.200 jóvenes, que podrán ocupar los puestos que en la Administración pública vasca dejen 'libres' quienes se jubilen. O también a los 1.800 que podrán disfrutar de una beca, así como a otros 400, para los que está pensado que puedan entrar a trabajar en empresas mediante un contrato de relevo gracias al plan.

De vuelta a los números, la responsable de Empleo y Políticas Sociales desveló que la estrategia que ahora se pone en marcha permitirá alumbrar 5.000 nuevas microempresas, así como otras 1.000 pequeñas firmas de carácter innovador.

Las cifras

45.000 empleos
serán incentivados con este plan; de ellos, 12.000 surgirán desde empresas de nueva creación y 18.000, gracias a ayudas económicas.
6.000 nuevas empresas
serán apoyadas por el Departamento de Empleo y Políticas Sociales hasta 2020 desde este nuevo programa público.
20.000 jóvenes
se beneficiarán de la iniciativa, que atenderá, por ejemplo, a 3.000 desde el apartado Lehen Aukera de primeras oportunidades.

En coherencia con el citado Programa Marco por el Empleo y la Reactivación Económica 2017-2020 y también con la denominada Estrategia Vasca de Empleo 2020, el programa aprobado ayer tiene una serie de objetivos estratégicos entre los que sobresale el citado apoyo a los jóvenes. Pero no es, ni mucho menos, el único.

Esa lista de prioridades incluye aspectos como el fomento de la inserción laboral a través de planes locales o comarcales de Empleo o el impulso a la formación, tanto de las personas desempleadas como de las ocupadas, «desde la concepción de que en la Economía del Conocimiento, la capacitación es la mejor garantía de empleo», señala el texto del programa plurianual.

Más emprendimiento

Del mismo modo, la estrategia persigue «facilitar de manera integral el emprendimiento, poniendo en valor su importancia para nuestra sociedad». A esto se suma el «aprovechar la capacidad de generación de puestos de trabajo derivada del desarrollo turístico sostenible, la consolidación del comercio local y la modernización del sector primario, así como el desarrollo de la económía social y el sector público».

Junto a la ambición de lanzar programas 'Renove' para rehabilitar casas o una decidida política de género para reforzar la igualdad de la mujer en los ámbitos laboral y económico, la lista de los objetivos del plan 2017-2020 es más amplia. Así, incluye también aspectos como «profundizar en un sistema educativo en Euskadi más conectado con la empresa, tanto en términos de adquisición de competencias como de facilidad para realizar el tránsito de la etapa educativa a la laboral».

El departamento de Beatriz Artolazabal se ha conjurado también para «mejorar la aportación de valor de Lanbide como principal instrumento operativo de la política vasca de empleo, de forma que ofrezca servicios más integrados a personas y empresas, incidiendo de forma significativa en el concepto de 'itinerario'».

Participación

Según apuntó Artolazabal al presentar el plan Estratégico, «la política de empleo requiere de un liderazgo social institucional con gran relevancia, dado que es parte de la estrategia de competitividad de nuestro país». «Además -añadió- sus instrumentos son esenciales para alcanzar un crecimiento económico sostenible y conseguir la estabilidad y cohesión sociales».

Artolazabal hizo especial énfasis en la importancia del «liderazgo institucional» a la hora de abordar programas como el presentado ayer que, insistió, quieren «aumentar la calidad de los trabajos y reducir la temporalidad». Al mismo tiempo, aseguró que la estrategia se ha construido a lo largo de un proceso participativo en el que han hecho sus respetivas aportaciones diferentes agentes sociales (sindicales y empresariales) e instituciones locales y forales. Ha contado, resaltó, con «un amplio consenso» respecto a los retos y los factores críticos sobre los que es necesario incidir.

Según Artolazabal, «la rendición de cuentas es otro aspecto fundamental del modelo de gobernanza, para lo cual se prevé realizar un seguimiento anual del plan a través de un sistema de indicadores de contexto, actuación e impacto que permitan analizar el cumplimento».

Desde el ámbito sindical, LAB advirtió al Gobierno Vasco, a través de un comunicado, de que «lo que vende no es un Plan de Empleo», ya que -insistió la central- la iniciativa no recoge ni «la creación de empleo de calidad mediante inversión directa en el tejido productivo vasco» ni «la universalización de los servicios públicos», que «brillan por su ausencia». La organización liderada por Garbiñe Aranburu criticó que el crecimiento del presupuesto del departamento de Artolazabal de este año «no llega siquiera al alza del PIB».

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos