Navarra aprieta más a las firmas pero baja el escudo fiscal

DV Y AGENCIAS SAN SEBASTIÁN.

El Gobierno de Navarra dio luz verde ayer a un proyecto de ley negociado por el cuatripartito para «avanzar en progresividad y equidad» fiscal y que recoge algunas medidas similares a las que pueden entrar en vigor en Euskadi pero en la que destacan más las diferencias con la comunidad vecina. Los cambios afectan a IRPF, Patrimonio, Sucesiones y Donaciones e Impuesto de Sociedades, y además se introducen algunos cambios en la lucha contra el fraude fiscal.

En el caso del IRPF, la tributación en la base especial por el ahorro sube un punto en todos los tramos y se mejoran en 100 euros las deducciones por hijos menores de 3 años para rentas que no superen los 30.000 euros.

Al mismo tiempo el proyecto de ley elimina en las aportaciones desde el 1 de enero de 2018 las reducciones del 40% en los planes de pensiones que se recuperen en forma de capital, y desde el 1 de enero de 2023 desaparecerán todas las deducciones por inversión en vivienda habitual.

En el Impuesto sobre Patrimonio las principales novedades son que se suaviza la tributación de los bienes empresariales, cuya deducción se amplía del 80 % al 95% a partir del millón de euros, y al mismo tiempo se reduce el llamado escudo fiscal, que pasa del 65% al 55% -Gipuzkoa recupera esa figura y la empareja con el resto de Euskadi al 65%-.

En el Impuesto de Sociedades hay diversas medidas que endurecen el tributo. Se favorecerá la creación de empleo de calidad (como en el País Vasco) y la incorporación de la mujer al mercado laboral. Se propone una deducción de 2.500 euros por hombre y 5.000 por mujer en nuevos puestos de trabajo indefinidos cuyo salario sea 2,5 veces el SMI.

El Gobierno, con el acuerdo del cuatripartito, ha decidido asimismo mantener el límite del 70% en la compensación de bases liquidables negativas para Pymes, pero para el resto será del 50% ó el 25% según la cifra de negocio -en Euskadi, el 60%-. Además el IS establece novedades en el suelo de tributación mínima, de forma que las microempresas seguirán tributando como mínimo el 13%, para las pymes sube al 16% y para el resto el mínimo será del 18%, aunque sus beneficios fiscales le otorguen una cuota menor.

En lo que respecta a las medidas contra el fraude fiscal, se incrementarán las sanciones graves del 75 al 90% de la cuota descubierta, y el listón de inclusión en el listado de deudores con Hacienda se establecerá a partir de los 120.000 euros (hasta ahora eran 250.000 y en Gipuzkoa un millón).

Fotos

Vídeos