Nace el primer capital riesgo privado de Gipuzkoa, que invertirá en pymes vascas

Nace el primer capital riesgo privado de Gipuzkoa, que invertirá en pymes vascas

Impulsado por reconocidos profesionales, Easo Ventures levanta 15 millones en dos meses | Sus responsables apelan a la necesidad de «crear una industria financiera en Euskadi» para ayudar a crecer al entramado empresarial e innovador

Julio Díaz de Alda
JULIO DÍAZ DE ALDASan Sebastián

En estos tiempos en los que la necesidad de crear instrumentos financieros novedosos para dar soporte a la empresa vasca está más de actualidad que nunca, Gipuzkoa da la campanada. Según ha podido confirmar DV, este mes verá la luz Easo Ventures S. A., la primera sociedad de Capital Riesgo privada del territorio. Impulsada por un cuarteto de profesionales de reconocido prestigio en sus respectivas áreas, la firma ha logrado recabar el apoyo de distintos inversores vascos para, desde Donostia, ayudar a crecer y a abordar proyectos interesantes a empresas -sobre todo pymes- eminentemente vascas.

En solo dos meses, la compañía ha sido capaz de levantar (así se denomina en el sector al hecho de recabar dinero o el compromiso de los inversores de aportarlo) nada menos que diez millones de euros, «que serán quince en los próximos días», según el managing partner de Easo Ventures, Pedro Muñoz-Baroja. Ese dinero -aportado por particulares, empresas, empresarios o family offices guipuzcoanos y vizcaínos- empezará a 'moverse' el mes que viene en las primeras operaciones. Aún queda un margen de cinco millones adicionales por si el Instituto de Crédito Oficial (ICO), muy activo en este sector a través de sus fondos Fondico, se anima a sumarse al proyecto.

Los promotores

José Poza
Fundador de Ibercom, el germen de MásMóvil, y vicepresidente de la cuarta teleco de España, cuya capitalización en Bolsa roza los 2.000 millones.
Inveready
Es el primer inversor en España de empresas en sus primeras etapas de vida, donde gestiona inversiones por valor de 140 millones de euros.
Norgestión
La consultora donostiarra acumula una notable experiencia y elevado prestigio en valoración de empresas y operaciones de fusión y adquisición.
Berri-up
Es la primera aceleradora privada de 'start-up' tecnológicas de Euskadi. Fundada en 2015, ha impulsado ya a 15 compañías vascas, españolas y foráneas.

Aunque la sociedad es privada, y trabajará con criterios exclusivamente privados, ha logrado recabar el apoyo del Gobierno Vasco, que ha aportado, a través de uno de sus fondos, medio millón de euros. La consejera de Desarrollo Económico, Arantxa Tapia, ya dejó entrever hace una semana en sede parlamentaria que el Ejecutivo coinvertiría en firmas locales con terceros.

El objetivo medio de rentabilidad es multiplicar por tres la inversión inicial

Aunque ha recibido un apoyo 'simbólico' del Gobierno Vasco, la gestión es 100% privada

También se ha sumado Itzarri, la EPSV de la administración general de Euskadi. Otro de los caladeros en los que Easo Ventures buscará inversores -de hecho, ya se han iniciado los pertinentes contactos- será la numerosa diáspora empresarial vasca que hoy se encuentra en lugares como Madrid y a cuyo 'corazoncito' siempre se puede apelar si se habla de hacer país.

La primera línea

¿Quiénes están detrás de la compañía? Hablamos de José Poza, uno de los fundadores de MásMóvil, de la que es vicepresidente; de la también donostiarra Norgestión, una consultora con un amplio bagaje en fusiones y adquisiciones de empresas en toda España; de la aceleradora de 'start-up' Berri-up, también de San Sebastián, y de Inveready, una veterana gestora de fondos de capital riesgo con multitud de inversiones en etapas tempranas y también accionista destacado de MásMóvil. Inveready se encargará de gestionar Easo Ventures. Andbank se responsabilizará de la comercialización del vehículo entre sus clientes de banca privada.

Esa es la primera línea, los promotores originales, pero la sociedad ha logrado enamorar a un impresionante elenco de profesionales de primera división, tanto del mundo industrial como del financiero, que desde una posición discreta han apreciado el valor de la iniciativa y se han mostrado dispuestos a colaborar; trabajarán como mentores o asesores en el segundo cometido de Easo Ventures, más allá del de ganar dinero, que no es otro que el de impulsar el tejido empresarial del País Vasco. En esta segunda línea permanecen algunos nombres realmente destacados que cuando la firma se ponga en marcha saldrán poco a poco a la luz. Por ahora solo ha trascendido el de Juan Mari Otxoa, histórico analista de Fineco.

Antes de analizar las inversiones mínimas o los sectores en los que Easo Ventures será más activa, sus responsables explican el por qué de la iniciativa. Así, recuerdan que Euskadi tiene empresas punteras, líderes mundiales en más de un sector, una industria manufacturera magnífica, emprendedores plenos de innovación, centros tecnológicos, administraciones cercanas al tejido productivo o un sistema fiscal propio que nos da margen para hacer cosas.

Sin embargo, añaden, nos pasamos la vida escuchando que el arraigo está en peligro y que la empresa 'x' ha sido adquirida por un fondo de inversión extranjero o que aquella otra ha visto 'volar' su tecnología después de ser comprada por un competidor foráneo.

Coinversión

«El mercado se mueve, y eso es imparable y sano, pero quizá haya que preguntarse si no es necesaria una industria financiera que ayude a todo ese ecosistema empresarial; y la respuesta, claramente, es sí», sentencia Muñoz-Baroja, quien deja claro que Easo Ventures viene a animar, a despertar a otros. Bienvenido si alguien más se anima. Y es que, matiza, en la inmensa mayoría de las operaciones, la firma «coinvertirá, acompañará en la financiación de los proyectos».

«Hay que generar ese ecosistema financiero que ayude, que permita, por ejemplo, ir nosotros a Alemania a comprar o acometer aquí o donde sea inversiones que generen oportunidades de futuro para el País Vasco», subraya. «El futuro que necesita los fondos del presente», resalta.

«Hemos logrado mucho en el mundo de la empresa, pero ahora todo va más rápido, y esa velocidad exige más dinero, sin ese orbe financiero en el País Vasco será imposible crecer y sobrevivir; aquí hay un vacío absoluto frente al 94% de la inversión en las primeras etapas de las compañías en España, que la realizan agentes privados», explica.

¿Cómo funcionará Easo Ventures? En primer lugar, la sociedad realizará inversiones en tres tipos de empresa denominadas de fase 0, 1 y 2. La primera, a la que se dedicará entre un 15% y un 20% de los fondos disponibles en inyecciones de 50.000 euros, se refiere a 'start-up' que estén en los programas de aceleración de Berri-up.

La fase 1, que se llevará el grueso del dinero (más o menos un 65% del total mediante aportaciones de 100.000 a 300.000 euros), se refiere a pymes (no tienen por qué ser jóvenes) que necesiten un impulso para crecer. En este caso, Easo Ventures coinvertirá con otros actores. Las de fase 2, con aportaciones superiores a los 300.000 euros por operación, también en coinversión, será para compañías «que requieran una mayor inversión y orientación estratégica».

El vehículo donostiarra «nace con la vocación de colaborar con los principales fondos de venture capital de España y con inversores vascos como Geroa, Orza, Basque Fondo, Seed Bizkaia.... así como con agentes activos en el mundo del emprendimiento como Tecnalia o Adegi», según reza el folleto con el que sus impulsores explican el proyecto.

Alto riesgo

Bajando al detalle, el 'ticket' (la inversión) mímimo será de 100.000 euros. Algunos socios han aportado hasta un millón de euros, como es el caso de Bankoa. Eso sí, nadie, tampoco los fundadores, controlará más de un 3% del capital total.

El vehículo se ha marcado un plazo de cuatro años para invertir todos sus fondos. El objetivo medio de rentabilidad es el de multiplicar por tres la aportación inicial, aunque no conviene olvidar que hablamos de inversiones de alto riesgo.

La vida de Easo Ventures, como ocurre siempre en el capital riesgo, está limitada; en este caso a ocho años, ampliables a doce. Inveready cobrará un 2,5% de gastos de gestión y un interés sobre la plusvalía (si la hubiera cuando se liquide el instrumento) del 20%.

El objetivo, detalla Muñoz-Baroja, es tomar posiciones de entre un 5% y un 25% del capital con ciertos compromisos por parte de las empresas invertidas. En algunos casos se entrará en los consejos de administración. Easo Ventures podrá también apoyar a las compañías mediante créditos participativos convertibles en capital, un segmento de actividad en el que contará con el apoyo de la también donostiarra Elkargi, que es la la mayor sociedad de garantía recíproca (SGR) de toda España.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos