Muebles Xey no suscita el interés de ningún inversor para poder continuar con la actividad

Muebles Xey no suscita el interés de ningún inversor para poder continuar con la actividad

La carga de la deuda, 30 millones, y el deterioro del valor de los activos ha impedido que ninguna apuesta firme se haya concretado

A. ALGABA SAN SEBASTIÁN.

Y el teléfono finalmente no sonó. 56 años de historia para en última instancia depender de un móvil que no suena o de un mail que lleva tiempo sin recibir nuevas alertas. Otra marca guipuzcoana que queda huérfana y otro negocio otrora boyante que deja de serlo dejando desierto un esqueleto de hierro y un puñado de máquinas coronadas con un poste de unos 30 metros con la leyenda Xey que cualquiera pueda ver si atraviesa la AP-8 de Zumaia a Zarautz. Ningún inversor ha mostrado su interés formal durante el periodo de liquidación de la firma para hacerse con todos sus activos y cargas y mantener la actividad de la firma de mobiliario tal y como se conocía hasta la fecha.

Ayer concluyó el plazo para que la administradora concursal, Norgestión, recibiera las ofertas destinadas a darle una posible continuidad al negocio. Tal y como pudo confirmar DV, aunque ha habido durante los meses que lleva abierto el periodo de liquidación (desde julio) distintos contactos o consultas con diverso grado de interés para retomar la actividad de la compañía, ninguna ha mutado en una oferta concreta que abriese la posibilidad de retomar la actividad y garantizar la recuperación de buena parte de los 170 trabajadores despedidos tras el cierre -140 de su fábrica situada en Oikia-.

Las razones para frenar cualquier interés son principalmente dos. En primer lugar y en una posición destacada, la deuda de unos 30 millones de euros con entidades bancarias, proveedores y trabajadores, que supondría una losa importante para cualquier inversor que quisiera retomar la actividad. Y en segundo lugar, el deterioro del negocio en los meses en los que no ha habido actividad en los que se han perdido todos los clientes y el mercado obtenido por el trabajo de años. El valor de los activos se ha deteriorado durante el proceso de liquidación, otro freno para cualquier posible interesado.

De esta forma, Muebles Xey, participada en un 30% por el Gobierno Vasco, forma ya parte del pasado a la espera de que ahora se abra un nuevo plazo de un mes para realizar una especie de subasta en la que los interados puedan pujar por la marca, la maquinaria o la fábrica. A partir de hoy, y sin la necesidad de garantizar ningún tipo de actividad posterior y con cargas económicas menores, los inversores podrán realizar su oferta por dichos activos.

En principio, se han agrupado en dos paquetes. Por un lado, la marca y la maquinaria y, por el otro, las instalaciones del barrio de Oikia. Se dará prioridad a cualquier propuesta que trate de agrupar los mayores activos posibles de forma que se pueda dar pie a retomar algún tipo de actividad, aunque en último término se analizará cualquier oferta que llegue por cada activo de forma individual.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos