Las ventajas y los peligros de un euro fuerte y un dólar débil

Las ventajas y los peligros de un euro fuerte y un dólar débil

La moneda europea supera los 1,20 dólares por primera vez desde enero de 2015

ALICIA PALACIOS

El euro ha superado este martes el umbral de los 1,20 dólares, su nivel más elevado desde enero de 2015, impulsado por el crecimiento en la zona euro frente a un contexto económico más agitado en Estados Unidos. La moneda europea, que ha llegado a cotizar a 1,2065 dólares, se ha revalorizado más de un 15% en lo que va de año respecto al 'billete verde'. Hace apenas unos meses ambas divisas estaban al borde de la paridad. El 20 de diciembre de 2016 el cambio fue de 1,0388 dólares, un mínimo desde 2002.

¿Por qué gana terreno el euro respecto al dólar?

Por la fortaleza de la economía europea, que crece a un ritmo anual del 2,2%, y las dudas que se ciernen sobre Estados Unidos. El escenario de una acelerada subida de tipos de interés en EE UU parece alejarse en medio de la incertidumbre sobre la política económica de la Administración de Donald Trump, lo que debilita al dólar. Además, el Banco Central Europeo (BCE) mantiene la incógnita sobre hasta cuándo conservará su programa de compra expansiva de deuda y otras medidas de estímulo para reactivar la economía, como el mantenimiento del precio oficial del dinero en el 0% o el cobro de un 0,4% por los fondos que las entidades depositan en él. El presidente del BCE, Mario Draghi, evitó la pasada semana pronunciarse sobre el tipo de cambio del euro y sobre la política monetaria en la Eurozona, por lo que el mercado interpreta que seguirá comprando, ha explicado a Efe la analista de divisas de Commerzbank Antje Praefcke. «Draghi no se mostró en Jackson Hole (Wyuming) francamente en contra de un euro demasiado fuerte», lo que da alas a la divisa europea, ha añadido. Los expertos esperan ahora un eventual pronunciamiento tras el consejo de gobierno del BCE del próximo 7 de septiembre.

¿Qué otros factores empujan al euro y debilitan al dólar?

El 'billete verde' se ha visto lastrado en las últimas horas por el conflicto entre Estados Unidos y Corea del Norte, que «no gusta nada al mercado», subraya Praefcke. El Ejército de Pyongyang ha disparado este martes un misil por encima del territorio de Japón, un acto «de una gravedad sin precedentes», según Tokio, y con el que Corea del Norte ha demostrado su aparente capacidad de alcanzar la isla de Guam (EEUU). Los inversores se han refugiado en divisas como el franco suizo y el yen japonés, consideradas generalmente como seguras, lo que ha castigado al dólar, que se ha depreciado así frente al euro y las principales monedas del planeta. Otro factor a tener en cuenta es la tormenta tropical Harvey, que ha azotado el sureste de Texas y partes de Luisiana y que podría lastrar la producción en Estados Unidos. A todo esto, la analista de Commerzbank añade el hecho de que pueda producirse un bloqueo de las instituciones en EEUU hasta que haya un acuerdo sobre el techo de gasto en ese país que el Congreso debatirá la próxima semana.

¿Qué efectos produce un euro fuerte?

Perjudica las exportaciones al encarecer las compras de productos y servicios procedentes de la Eurozona por parte de países con otras divisas. Si la tendencia se mantiene en el tiempo, puede suponer una amenaza para la recuperación económica europea, ya que el empuje que registra la actividad es consecuencia, en buena parte, del impulso del comercio exterior. España y Alemania -el motor de la UE- son dos de los principales ejemplos de esa situación. Su notable crecimiento, que les ha permitido salir de la crisis, está basado en la pujanza de sus ventas al extranjero.

¿Cómo afecta a las empresas?

De una forma similar que a las economías nacionales: las empresas exportadoras pierden atractivo de cara al exterior, lo que les resta posibles compradores y -si la situación se enquista- amenaza con reducir su producción y su empleo. Además, encarece el turismo de países del área dólar. Y no hay que olvidar que este sector es una de las mayores fuentes de ingresos -y de empleo- en España. Las compañías que tienen actividad en Estados Unidos logran menores ganancias al repatriar sus rentabilidades en euros.

¿Qué ventajas tiene?

Abarata las importaciones. Los productos procedentes de la zona dólar ven rebajados sus precios (también el petróleo, con sus consecuentes repercusiones en la factura energética). Por tanto, un euro fuerte presiona a la baja la inflación. El BCE ha justificado hasta ahora el mantenimiento de su política monetaria, entre otros factores, por el limitado aumento de los precios en la Eurozona. El IPC actual (datos de julio) es del 1,3%, aún lejos del 2% que el Banco Central Europeo considera idóneo para garantizar un crecimiento económico equilibrado. Un euro fuerte disifulta ese objetivo. Además, se abarata el turismo en países de la zona dólar.

Fotos

Vídeos