La caída de los bonos contagia a las bolsas y el Ibex pierde los 10.500

Bolsa de Madrid. / Efe

El selectivo español cierra la sesión con un descenso del 0,24%, para dar un último cambio en los 10.498,40 puntos

CRISTINA VALLEJOMadrid

El Ibex-35 comenzaba la jornada levemente al alza, pero así aguantó apenas unos minutos. Entró en rojo antes de transcurrida media hora de la sesión, para marcar mínimos del día a las dos de la tarde en los 10.400 puntos. A partir de ahí recuperó posiciones, para terminar el día muy cerca de los 10.500 puntos, en los 10.498,40 puntos, lo que supone un descenso del 0,24%. No ha roto los mínimos más recientes, que marcó el pasado viernes en los 10.444 puntos.

Las caídas fueron generalizadas en toda Europa. El único índice que sobrevivió en verde fue el Ftse Mib de Milán, que se anotó un 0,7%. En rojo, el peor fue el PSI-20 de Lisboa, que se dejó un 0,66%, mientras que el Dax alemán y el Cac 40 francés retrocedieron algo más de medio punto porcentual.

Los descensos en la renta variable europea tuvieron que ver con la fuerte subida que vimos en las rentabilidades de los bonos europeos. El interés de los títulos españoles a diez años subió desde el 1,55% hasta el 1,66%. El de sus comprables italianos, desde el 2,14% hasta el 2,26%. El de los alemanes, desde el 0,45% hasta el 0,55%.

El interés de los títulos americanos subió en menor dimensión: desde el 2,32% hasta el 2,38%.

Ello se debe a que el mercado percibe que los bancos centrales de EE.UU., Europa y también de Asia están adoptando una posición más agresiva a favor de la normalización monetaria después de una década de tipos cero y expansión cuantitativa. El último ingrediente fue la publicación de las actas de la última reunión del Banco Central Europeo, de acuerdo con las que el riesgo deflacionista en Europa se ha desvanecido.

La subida de los intereses de los bonos fue en paralelo a la nueva apreciación del euro: al cierre de la sesión avanzaba casi medio punto porcentual, para recuperar de nuevo el nivel de 1,14 unidades. Quizás, este comportamiento se vio acelerado por un dato de empleo en Estados Unidos peor de lo esperado por los analistas: el paro semanal creció más de lo previsto y en el mes de junio se crearon menos puestos de trabajo de los que se esperaba de acuerdo con la agencia de empleo privado ADP, un aperitivo negativo antes de la publicación mañana del informe oficial. Quizás las Bolsas se están tomando mal el comportamiento de los tipos de los bonos porque las declaraciones de los banqueros centrales a favor de la normalización monetaria coincide con un momento en el que los datos económicos de Estados Unidos están aflojando o, al menos, se están colocando por debajo de lo esperado por parte de los analistas, en algunos casos (hoy el índice de gestores de compras del sector servicios americano se ha situado por encima de lo previsto).

Las Bolsas supieron convivir con subidas de tipos de interés de los bonos a principios de año (no olvidemos que el rendimiento de los títulos americanos llegó a superar el nivel del 2,60% a mediados de marzo), pero ahora parece que les es más difícil soportarlo. También es cierto que si bien en EE.UU. los intereses de los bonos siguen lejos de los máximos del año, en Alemania ya han superado los niveles marcados la pasada primavera e igualan los de enero, no así los de España, que llegaron a mediados de marzo a acercarse al 1,90%.

Bancos y defensivos: caminos opuestos

En el selectivo español, los bancos le sacaron partido a la subida de las rentabilidades de los bonos. Así, el valor más rentable de todos fue Bankia, con una subida del 1,77%. Además, en cabeza también se colocaron Santander y BBVA, con ganancias de un 0,89% y de un 0,76%, respectivamente. Sabadell y CaxaBank se anotaron algo más de medio punto porcentual y Bankinter, un 0,20%. Quizás por el importante peso que la banca tiene en el selectivo español éste cayó menos que sus comparables europeos.

Entre los mejores, también Técnicas Reunidas, que ganó un 1,66%, mientras que IAG se apuntó un 0,97%. Pero pocos valores más lograron esquivar las pérdidas: Indra, Mapfre, Repsol y Abertis.

En negativo, Ferrovial fue el peor, con un recorte del 4,07%. Después se situó Mediaset, con un descenso del 3,45%. A continuación, Dia, ACS y Acciona, con pérdidas de más de dos puntos porcentuales. Gamesa, Aena, Cellnex, Colonial, Enagás, Viscofán e Inditex perdieron más de un 1%. Los valores, pues, que más sufrieron por la subida de los bonos fueron los del sector de las infraestructuras, compañías de elevado dividendo o los de perfil más defensivo. Se trata de los que tradicionalmente sufren más cuando hay tirón al alza de los tipos de los bonos.

En el Eurostoxx 50 sucedió algo parecido: entre los mejores, dominaron los bancos, encabezados por Deutsche Bank, y entre los que también se contaron Société Générale, BNP Paribas, ING, Intesa SanPaolo y los grandes. En rojo, los peores fueron las compañías de infraestructuras Vinci y CRH y la eléctrica E.On.

Materias primas

En el mercado de materias primas, tras la fuerte caída sufrida el miércoles, el jueves el precio del crudo avanzaba con fuerza: el barril de Brent, de referencia en Europa, subía más de dos puntos porcentuales, para acercarse a los 49 dólares. El barril de West Texas, por su parte, ganaba un 1,53%, hasta los 45,82 dólares. Ello, después de que los inventarios de crudo en Estados Unidos hayan caído hasta su nivel más bajo desde el mes de enero.

El precio del oro bajaba un 0,2% al cierre de la sesión, hasta los 1.225 dólares.

Fotos

Vídeos