Los bonos inquietan a las Bolsas y el Ibex-35 se aleja de los 10.600 puntos

Vista de la Bolsa de Madrid. /Efe
Vista de la Bolsa de Madrid. / Efe

En rojo, el peor fue Bankia, con un descenso del 4,31%, tras presentar sus cuentas del conjunto del año 2017

CRISTINA VALLEJO

Pérdidas en el Ibex-35. El selectivo cerró la semana pasada a las puertas de los 10.600 puntos y en la sesión de hoy se ha alejado de esa decisiva cota. Al cierre daba un último cambio en los 10.555,60 puntos, lo que supone un recorte del 0,38%. 

El comportamiento del índice español no ha sido una excepción en Europa. Todos han terminado con pérdidas, aunque sí es cierto que el indicador doméstico ha sido el que más ha caído sólo por detrás del PSI-20 de Lisboa (-0,66%). El Ftse Mib de Milán, por su parte, se dejó un 0,23%, mientras que el Dax alemán y el Cac 40 francés retrocedieron poco más de un 0,10%. El único que cerró en verde fue el Ftse 100 británico, que avanzó un mínimo 0,08%. 

Los descensos de las Bolsas del Viejo Continente se han visto acompañadas (o acentuadas) por las pérdidas sufridas por los principales índices de Wall Street que, al cierre de la sesión europea, retrocedían alrededor de medio punto porcentual. 

Posiblemente, el comportamiento de las Bolsas se debía a lo que ocurría en el mercado de deuda. Los tipos de los bonos subieron con mucha fuerza, especialmente en los países 'core' y menos en los de la periferia europea. El interés de los títulos americanos a diez años avanzaba hasta el 2,71%, su nivel más alto desde principios de 2014, mientras que el rendimiento de los títulos alemanes se colocaba en el 0,70%, nivel que no se veía desde el año 2015. 

Mientras tanto, los intereses de los títulos españoles a diez años avanzaban desde el 1,40% hasta el 1,42% y los de sus comparables italianos, desde el 2% hasta el 2,03%. 

Con ello, las primas de riesgo, los diferenciales de rentabilidad entre los bonos de la periferia y los de referencia de menor riesgo, los alemanes, se estrechaban. La de España, desde los 77 hasta los 72 puntos básicos. La de Italia, desde los 137 hasta los 133 puntos básicos. 

También los vencimientos más cortos están subiendo sus intereses. El rendimiento del título alemán a cinco años entró en terreno positivo, superó la barrera del 0%, por primera vez desde diciembre de 2015. 

A ello, además de las expectativas sobre Estados Unidos también han contribuido las declaraciones del gobernador del banco danés, Klaas Knot, que afirmó que el programa de compra de bonos ha cumplido con lo que realistamente podría esperarse de él. Asimismo, también es posible que el mercado, con las ventas de activos de deuda, esté adelantándose a las publicaciones del PIB y del IPC de la zona euro, que tendrán lugar también esta semana. 

El euro pierde terreno

Mientras esto sucede en el mercado de deuda, el euro pierde posiciones frente al billete verde. Al cierre de la sesión, la moneda comunitaria retrocedía un 0,65% hasta el nivel de 1,2345 unidades. Comenzaba la sesión bien por encima de la cota de 1,24 unidades. Ello, después de siete semanas consecutivas de pérdidas para el dólar. 

Ello tiene lugar en la semana en que tendrá lugar la primera reunión del año de la Reserva Federal norteamericana así como el relevo al frente de la institución: acaba el mandato de Janet Yellen y Jerome Powell asumirá el mando. 

Además, el presidente Donald Trump pronunciará esta semana el discurso sobre el estado de la Unión. Y, por último, las grandes tecnológicas americanas presentarán sus resultados del último tramo del año pasado. 

El balance conjunto de lo que ocurre en el mercado de bonos y en el de acciones lo proporciona Goldman Sachs, que alerta de un sentimiento extremo que está provocando que las Bolsas estén registrando su mejor arranque de año, mientras que los bonos americanos están sufriendo su peor inicio de ejercicio.

Las eléctricas sufren con los bonos

El comportamiento del mercado de bonos tuvo sus consecuencias en el comportamiento de los valores. Los más sensibles (para mal) a los tipos de interés, las 'utilities', se colocaron entre los peores valores del día. Así, Endesa y Enagás retrocedieron un 3,23% y un 3,07%, respectivamente, mientras que Gas Natural y Red Eléctrica bajaron un 1,68% y un 1,56%, respectivamente. Iberdrola, por su parte, bajó un 1,08%.

Otras acciones que también se colocaron entre las peores fueron Cellnex, con un recorte del 1,31%, Mediaset, que se dejó un 1,30%, y Aena, que perdió un 1,25%. 

Aunque el peor valor del día fue Bankia, que tuvo una mala acogida a los resultados que presentó por la mañana. 

En verde, Grifols fue el valor que más subió, con una revalorización del 0,96%. Después se colocaron ArcelorMittal, Inditex e Indra, con ascensos de alrededor de un 0,6%. Más o menos medio punto porcentual se apuntaron Bankinter y Acerinox. Y pocos valores más se colocaron en terreno positivo: Siemens Gamesa, Sabadell, Amadeus, BBVA y Abertis. Y sólo otro esquivó los números rojos, al cerrar en tablas: Dia. 

Los bancos, por tanto, hoy no le sacaron demasiado partido al incremento de los tipos de los bonos. 

En el Eurostoxx 50 ocurrió algo un poco diferente, porque entre los diez valores más rentables del día sí se colaron algunos del sector financiero, como Société Générale, que avanzó un 1,07%, mientras que Axa ganó un 0,95%, Intesa SanPaolo, cerca de un 0,8%, e ING, medio punto porcentual. 

El crudo recorta

En el mercado de materias primas, el barril de Brent, de referencia en Europa, retrocedía un 1,50%, hasta los 69,46 dólares. El de West Texas, de referencia en Estados Unidos, caía un 1,18%, hasta los 65,36 dólares. 

El precio de la onza de oro caía un 0,8% al cierre de la sesión, hasta los 1.338 dólares.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos