Diario Vasco

La banca lleva al Ibex a cerrar en pérdidas y a arriesgar los 8.700 puntos

  • El selectivo encadena así cuatro jornadas en negativo, mientras la prima de riesgo se coloca en 105,4 puntos básicos, con la rentabilidad del bono a diez años en el 1,074%

La sesión en el Ibex-35 fue volátil, aunque sólo porque el selectivo español estuvo dudando entre los números rojos y los verdes durante toda la sesión, dado que la horquilla entre la que osciló fue muy estrecha: entre los 8.770 puntos y los 8.690 puntos. Al cierre, el indicador se inclinó por los descensos: al cierre perdía un 0,25%, para dar un último cambio en los 8.702,4 puntos. Salvó los 8.700, pero por muy poco en su cuarta sesión consecutiva de pérdidas.

El resto de indicadores europeos también cerraron con pérdidas, aunque bastante reducidas en la mayoría de los casos: el Cac 40 francés se dejó cerca de un 0,4%, mientras que el PSI-20 de Lisboa cedió un 0,10%. El Dax alemán y el Ftse Mib de Milán perdieron alrededor de un 0,05%. El único índice que se salvó de los números rojos fue el Ftse 100 británico, que terminó el día con un avance del 0,12%. 

A esa volatilidad y a ese cierre finalmente en rojo del Ibex-35 y de la mayoría de indicadores europeos, contribuyó que en la sesión anterior los índices de renta variable americanos cerraran de nuevo con significativas pérdidas, a la vista de la caída del crudo por el desequilibrio existente entre la oferta y la demanda y que va a seguir presente más tiempo del previsto, según la Agencia Internacional de la Energía. Además, Wall Street comenzó la jornada el miércoles sin una tendencia demasiado clara. 

Al selectivo español le volvió a fallar el sector que más pesa en su estructura, el bancario. Así, los tres valores que más sufrieron fueron Sabadell, con un descenso del 1,51%, mientras Popular y Santander se dejaron algo más de un 1,3%. ArcelorMittal, Repsol, IAG, BBVA y Cellnex también perdieron más de un punto porcentual. Entre los bancos, también sufrieron pérdidas Bankia, Bankinter y CaixaBank, aunque más reducidas. Y entre los grandes valores, Telefónica también se colocó entre los valores bajistas, con un descenso del 0,58%. 

En verde, Técnicas Reunidas fue el valor que más ganó, con una subida del 2,79%, mientras que Indra se anotó un 2,29%. A continuación, Gas Natural, cuyo avance se quedó a las puertas del punto porcentual. Entre los 'blue chips', sólo Inditex e Iberdrola se salvaron de las ganancias, con avances de un 0,65% y de un 0,15%, respectivamente. 

En el Índice General de la Bolsa de Madrid, Amper encabezó los ascensos, con una revalorización del 5,69%, seguido de Bayer, San José y Biosearch, que se anotaron más de un 4%. En rojo, los peores fueron GAM y Sniace, con pérdidas de más de un 4%. 

En el Eurostoxx 50, tras anunciarse el cierre de la operación de fusión de Bayer con Monsanto, la alemana era el décimo valor más rentable, con una subida del 0,27%. Monsanto, por su parte, subía un 1,26% en el arranque de la jornada americana. 

La deuda mejora, el crudo sigue a la baja

El mercado está entre nervioso y débil. Pero, al menos, en la jornada de hoy ganó en estabilidad. Lo mismo ocurría en el mercado de bonos, con las rentabilidades reduciéndose. El interés de los títulos españoles se alejaba del 1,10%, para colocarse en el 1,06%, mientras que el de los títulos alemanes bajaba desde el 0,07% hasta el 0,025%. Y también a la baja se movía el rendimiento de los títulos americanos: desde el 1,73% hasta el 1,69%. Ello, quizás, porque un experto de Amundi afirmó que el movimiento de los últimos días no es un cambio de tendencia, sino sólo una corrección, dado que la situación económica, débil y con baja inflación, invita a que haya más estímulos por parte, al menos, de los bancos centrales de Europa y de Japón. En los últimos días, las rentabilidades de los bonos han alcanzado máximos de los tres últimos meses. 

En el mercado de divisas, algo destacable fue el hecho de que, tras haber estado estable el tipo de cambio entre el euro y el dólar en el entorno de 1,1220 unidades, de repente ganara cerca de medio punto porcentual frente al dólar, hasta el nivel de 1,1270 unidades. El billete verde caía en general con respecto a la cesta de principales monedas del mundo, aunque menos, alrededor de un 0,35%. 

Pero ese enfriamiento del billete verde no llevó consigo una recuperación del precio del crudo. Tras registrar por la mañana un mínimo avance, por la tarde el barril de Brent caía otro 2% tras haber bajado un 2,5% en la sesión anterior. Al cierre de la sesión europea se cambiaba por 46,17 dólares. El barril de West Texas, de referencia en Estados Unidos, retrocedía un 0,7%, hasta los 44,58 dólares, tras haber bajado el día anterior un 3%.

El que sí rebotaba ligeramente era el oro: el precio de la onza avanzaba un 0,35%, hasta los 1.323 dólares la onza. Es el primer día de subidas para el metal precioso después de cinco consecutivos de recortes.