Diario Vasco
Vista del panel de la Bolsa de Madrid. / Archivo

La intriga por el BCE anima las ventas en la periferia

  • El Ibex-35 cerró la jornada con un descenso del 0,64%, para dar un último cambio en los 10.413,80 puntos

El martes los índices de Wall Street cerraron la sesión a la baja y esas pérdidas se trasladaron a los mercados asiáticos que terminaron el miércoles con fuertes descensos (el índice Nikkei de Tokio, de casi un 3%). Después, a Europa. Aunque hubo altibajos. Al cierre, el grueso de los indicadores del Viejo Continente cerró la sesión en positivo. Pero hubo algunos entre los que se colocó el Ibex-35, que terminaron la sesión con descensos. El peor fue el PSI-20 de Lisboa, con un descenso del 1,68%, seguido del Ftse Mib de Milán, que perdió un 1,31%. Después, el selectivo español, que se dejó un 0,64%, para colocarse en los 10.413,80 puntos. El Ftse 100 británico terminó plano. En verde, el Dax alemán cerró la sesión con una revalorización del 0,57%. El Cac 40, del 0,41%.

Así, a primera vista, parece que los inversores se protegieron de la posibilidad de que el Banco Central Europeo no acometa en su reunión del jueves medidas de alcance. En parte, los índices de la periferia europea han subido por esta previsión y ante la alta probabilidad de que haya una decepción, recogieron beneficios. Muchos analistas dicen que no será este mes cuando el Eurobanco tome medidas, sino en junio.

Los mercados también estaban muy pendientes ayer de la comparecencia de Janet Yellen ante el Senado. La reunión de la Reserva Federal norteamericana de la semana pasada tuvo lugar antes de la publicación del positivo informe de empleo publicado el pasado viernes. Por eso había muchísima curiosidad por saber qué evaluación realizaría Yellen sobre él. A la presidenta de la Fed le sigue preocupando el desempleo de larga duración y el elevado número de norteamericanos que trabajan a tiempo parcial.

Por eso, el comportamiento del mercado laboral norteamericano está lejos de ser el deseable. Además, apuntó los riesgos derivados de la cierta debilidad del sector inmobiliario, así como de los de los mercados emergentes y los geopolíticos. El discurso de la Reserva Federal norteamericana continúa siendo el mismo, pese a que la tasa de paro bajó hasta el 6,3%. No tiene prisa por subir los tipos de interés. Probablemente no lo hará hasta la segunda mitad del año 2015. Ello hacía posible que el Dow Jones, al cierre de los mercados del Viejo Continente, subiera un 0,65%. Pero el Nasdaq se movía a la baja.

Dia encabeza los ascensos en el Ibex-35

En el selectivo español, Dia encabezó los ascensos, con una revalorización del 3,39%. A continuación, Viscofán y Sacyr, que subieron más de un 1%. Aunque fueron los grandes valores los que impidieron que las pérdidas en el selectivo español fueran mayores. Porque el Santander avanzó un 0,68%, Repsol, un 0,36%, y Telefónica, un 0,25%. Iberdrola, por su parte, ganó apenas un 0,06%.

En el otro lado de la tabla, IAG fue el valor que más cayó, con un descenso del 3,51%. A continuación, Indra, que retrocedió cerca de un 3%. OHL, Bankinter, Bankia y el Sabadell se dejaron más de un 2%. Grifols, el Popular, Gamesa, Enagás y CaixaBank, más de un punto porcentual. Parece, pues, que el castigo a la banca fue el responsable de que el Ibex-35 cayera.

Y eso que en Francia y en Alemania los datos económicos que se publicaron fueron malos. Así, los pedidos industriales en Alemania descendieron un 2,8% en marzo, cuando los analistas esperaban un avance del 0,3%. Y en Francia, la producción industrial cayó un 0,7%, frente al avance del 0,2% anticipado.

En el Índice General de la Bolsa de Madrid, Tavex fue el valor más rentable, con una subida de cerca de un 5%. Además de éste, sólo Prisa ganó a Dia en subidas. En el otro lado de la tabla, Colonial, que se dejó más de un 10%, seguido de Realia, que se dejó un 7,45%.

En Estados Unidos, el único dato relevante, además de la comparecencia de Yellen, fue el indicador de productividad del primer trimestre, que cayó un 1,7%, cuando se estimaba una corrección del 1%, pero la cifra del mes anterior se revisó al alza desde el 1,8% hasta el 2,3%.

En el mercado de deuda, la rentabilidad del bono español a diez años subió desde el 2,95% hasta el 2,97%. La del bono alemán a diez años también subió, aunque apenas desde el 1,46% hasta el 1,48%. La del bono americano a ese plazo cayó desde el 2,59% hasta el 2,58%.

El euro se mantiene sobre 1,39 dólares

En el mercado de divisas, el tipo de cambio entre el euro y el dólar se mantuvo por encima del nivel de 1,39 unidades.

En el mercado de materias primas, el barril de Brent, de referencia en Europa, subió un 0,72%, hasta rozar los 108 dólares. En Estados Unidos el barril de West Texas se cambiaba por cerca de 101 dólares la onza. El oro cayó con fuerza. Con tanta que se tuvo que despedir de los 1.300 dólares la onza. También corrigió la plata. Y el cobre. Posiblemente porque la referencia procedente de China por la mañana no fue muy positiva: el índice de actividad del sector servicios bajó desde los 51,9 hasta los 51,4 puntos en abril.

De la crisis ucrania, buenas noticias. De nuevo, palabras conciliadoras de Putin, que apoyó la celebración de las elecciones en Ucrania el próximo 25 de mayo. Además, anunció el repliegue de las tropas junto a la frontera con Ucrania. Eso hizo posible que la Bolsa de Rusia subiera más de un 3%.

Información bursátil

- Cotización en directo del Ibex

- Mercado continuo

- Mercados internacional