La máquina-herramienta encara el final del año con ventas cercanas al récord histórico

Stand de la compañía zumaiarra Kortagroup en la ferio EMO, celebrada el mes pasado en Hannover con amplia presencia de empresas vascas./
Stand de la compañía zumaiarra Kortagroup en la ferio EMO, celebrada el mes pasado en Hannover con amplia presencia de empresas vascas.

El sector, vasco en un 70%, prevé incrementar la facturación un 10% gracias a las exportaciones. El mercado estatal mejora, pero la demanda se sitúa todavía un 25% por debajo de los años anteriores a la crisis

FERNANDO SEGURASAN SEBASTIÁN.

El sector de la máquina-herramienta enfila la recta final del año con la casi certeza de alcanzar un récord histórico de facturación, basado principalmente en el tirón de las exportaciones y en una mejora del mercado estatal. Así lo afirma Xabier Ortueta, director general de la Asociación Española de Fabricantes de Máquina-Herramienta (AFM). La entidad, aunque es de ámbito estatal, tiene su centro de decisión en Euskadi, no en vano el 70% de las 121 empresas que la forman son vascas, la mayoría guipuzcoanas, de ahí que la sede se encuentre en el parque tecnológico de Miramón.

Los datos animan a prever que el año se cerrará con brillantez aunque, como subraya Ortueta, no hay que echar las campanas al vuelo hasta disponer de los resultados a 31 de diciembre. La tendencia, no obstante, es positiva y parece difícil que se tuerza. El director general de la AFM estima que a finales de año la facturación sea un 10% superior a la de 2016, es decir, se incrementará desde los 1.496 millones de euros hasta los 1.645.

Las exportaciones están tirando con fuerza. Entre enero y julio han alcanzado los 480 millones de euros, lo que supone un incremento del 12% respecto al mismo periodo del año pasado. Este comportamiento de las ventas en el exterior resulta especialmente significativo para Ortueta. «Los mercados más confusos se han robustecido. Europa, especialmente Alemania, Francia e Italia, se están comportando bien. Estados Unidos y México, que estaban sumidos en una especie de languidez, han dado la vuelta a la situación. India repunta y China, que sufrió un cierto frenazo, va bien». De hecho, el gigante asiático ha superado a Alemania como primer destino de nuestras exportaciones en los primeros siete meses del año.

Mejoría en España

Por lo que respecta al mercado interior, Ortueta espera que se mantenga la mejoría registrada en 2015 y 2016, pero todavía el negocio se situará un 25% por debajo del potencial real. «La crisis provocó una caída muy fuerte. Hasta comienzos de 2014 no se le dio la vuelta, con una sustancial recuperación, pero partiendo de una base muy pequeña. En 2015 y 2016 los incrementos fueron algo más tibios, unos resultados que, si queremos analizarlos desde una perspectiva negativa, diríamos que el mercado se paró. Sin embargo, desde una visión positiva, se podría afirmar que el crecimiento se estabilizó. El 2017 se cerrará parecido a 2016».

Ortueta reclama la puesta en marcha de un Plan Renove de ámbito estatal similar al que se ha aplicado en Euskadi de la mano del Gobierno Vasco, que ha promovido que las empresas inviertan 650 millones de euros desde 2009 en maquinaria moderna. «Es preciso animar la demanda de equipos productivos porque además tiene efectos colaterales muy positivos. La Administración vasca lo ha entendido muy bien. La estatal también se ha mostrado receptiva a nuestros planteamientos, pero tiene problemas de asignación presupuestaria».

Ortueta subraya que la competitividad industrial «depende en buena medida de la capacidad de la maquinaria con la que esté equipada. Las máquinas antiguas no son conectables y por lo tanto no son compatibles con la industria 4.0».

Pedidos

A la hora de analizar la situación del sector, Ortueta subraya la importancia del estado de los pedidos, porque permite predecir la facturación futura. En este sentido, explica que los firmados en el presente ejercicio «avanzan de manera robusta. Hasta agosto son un 2% superiores a los del año pasado. No obstante -advierte el director general de la AFM- el fuerte tirón que experimentó el subsector de deformación en el último cuatrimestre de 2016 hará difícil que en el ejercicio de 2017 se iguale la cifra del año pasado. Sin embargo, en el subsector de arranque se espera que sí acabe el año por encima del resultado de 2016».

Las cifras

480 millones de euros
ha exportado la máquina-herramienta entre enero y julio, un 12% más que en el mismo periodo de 2016.
2% pedidos.
La cartera avanza de manera robusta y suma un 2% más que el año pasado (hasta agosto)
650 millones
se han invertido en maquinaria desde 2009 gracias al Plan Renove del Gobierno Vasco.

Ortueta concluye que la facturación registrará en 2017 «un crecimiento robusto, nos podemos acercar a cifras de récord histórico. En cuanto a los pedidos, arrojarán buenas cifras, aunque quizás sin alcanzar las cotas de 2016».

Esta evolución conllevará un incremento en el empleo, aunque no en tasas elevadas. Ortueta señala que el sector de la máquina-herramienta es muy estable en sus plantillas, tanto en épocas de crisis como en las de bonanza. «Las empresas cuentan con un personal muy cualificado que interesa retener. Los efectos en el empleo se notan más en la industria auxiliar».

Esta previsión optimista supone un revulsivo para la industria, dado que la máquina-herramienta forma parte del núcleo duro del ecosistema productivo guipuzcoano. La estimación se alinea con los datos ofrecidos por Adegi.

La patronal presentó la semana pasada su Encuesta de Coyuntura, que establece en un 2,8% el aumento medio de la facturación en el último trimestre respecto al anterior. Una comercialización que se mantiene fuerte en el mercado interior, con un alza del 3%, aunque pierde algo de fuerza en el exterior. El estudio revela también que el 87,5% de las empresas analizadas mantiene o eleva su facturación, que se reduce apenas en un 12,5% de los casos.

Retos

La máquina-herramienta carbura a buen ritmo, pero debe afrontar retos de calado. Entre ellos, ir de la mano de los clientes. «Debemos ser capaces de ser competitivos con un producto de alto valor. Para conseguirlo, es imprescindible disponer de soluciones adaptadas al cliente, con el fin de lograr la máxima productividad. El sector tiene que ser capaz de desarrollar los productos traduciendo los mensajes de los clientes».

La consecución de este objetivo exige contar con especialistas de primer orden. Este es otro de los retos a los que se enfrenta el sector. «Necesitamos personal de bata blanca y directivos, pero también los mejores profesionales de mono azul. El montador de una máquina tiene que ser un gran especialista, porque trabaja con sistemas que funcionan con la máxima precisión».

Ortueta alerta de que no hay suficientes jóvenes para cubrir las jubilaciones. «No estamos ante un problema de falta de capacitación, de las universidades y de la FP salen profesionales preparados. Nos enfrentamos a un problema demográfico. Hay pocos jóvenes y para atraerlos tenemos que esforzarnos por mostrarles que este sector es interesante: está bien pagado, se trabaja en equipos muy tecnológicos, permite viajar... Quizá el esfuerzo mayor debamos realizarlo con las chicas. Necesitamos incorporar mujeres de forma masiva a los talleres».

El director general de la AFM detecta un tercer objetivo para el sector. «La clave de la Industria 4.0 radica en los elementos productivos capaces de recoger datos, almacenarlos y enviarlos, con el fin de añadir valor a esta información. Tenemos el reto de rentabilizar las nuevas oportunidades que surgen de la digitalización».

Fotos

Vídeos