CAF mantiene su cartera de pedidos en máximos tras lograr otro contrato en Reino Unido

Diseño de una de las unidades de tren que fabricará CAF para la región de Birmingham./
Diseño de una de las unidades de tren que fabricará CAF para la región de Birmingham.

La empresa beasaindarra se adjudica la fabricación y el mantenimiento de 26 trenes para Birmingham por un importe de 200 millones

PILAR ARANGURENSAN SEBASTIÁN.

CAF ha apostado con fuerza por el Reino Unido, un mercado con un gran potencial, ya que tiene que renovar gran parte de su flota ferroviaria. Un objetivo que va dando sus frutos. Ayer se apuntó uno más, ya que la empresa beasaindarra ha logrado adjudicarse la fabricación, el suministro y el mantenimiento de 26 trenes para cubrir las líneas que unen las localidades y ciudades de la región de Birmingham. Un pedido por un importe de 200 millones de euros que permite a la compañía liderada por Andrés Arizkorreta reforzar su presencia en el mercado británico y mantener su cartera de pedidos en niveles máximos, en torno a los 6.000 millones.

CAF ha sido seleccionada por West Midlands Trains para la fabricación de 26 unidades diésel, que se dividen en 12 trenes de dos coches y otros 14 de cuatro, con el objetivo de sustituir la flota de vehículos existente y hacer frente al crecimiento previsto de pasajeros en las líneas que unen las localidades de la región de Birmingham. El contrato forma parte de una inversión cercana a los 1.000 millones de libras que la compañía West Midlands va a realizar durante los próximos años.

Según informó la firma beasaindarra, los nuevos trenes, que cuentan con un diseño específico, mejorarán las condiciones de servicio a los pasajeros: dispondrán de aire acondicionado, wi-fi gratuito y tomas de corriente de serie en todos los vehículos.

Pero más allá de las cuestiones técnicas, lo más importante de este pedido es que «consolida la posición de CAF como uno de los principales fabricantes de trenes del mercado del Reino Unido», según remarcó Richard Garner, director de Desarrollo de Negocios de la empresa beasaindarra para el mercado británico.

Peleará por 2.000 millones

CAF tiene puestas muchas esperanzas en dicho mercado, ya que su flota ferroviaria se está quedando obsoleta y el Gobierno está impulsando «el mayor programa de modernización desde hace más de un siglo», como admitió ayer el secretario de Estado de Transporte, Chris Grayling. Una renovación que afecta a todo el país. La empresa beasaindarra aspira de hecho a lograr más contratos en los próximos meses -peleará por 2.000 millones-, lo que se sumaría a los conseguidos anteriormente para otras compañías gestoras de regiones como las de Northern y TransPennine -1.200 millones en apenas un año-.

6.000 millones

A esa cifra asciende la cartera de pedidos de CAF, en máximos en un tercer trimestre en el que ha sumado además de los 200 millones conocidos ayer, los más de 50 millones de dos pedidos en Seattle y Kansas y otros 120 millones en adjudicaciones para las ciudades de Argel y Estocolmo.

La apuesta firme por el mercado británico se está traduciendo en la construcción por parte de la empresa beasaindarra de una fábrica en Newport, Gales del Sur. La nueva factoría, desde la que pretenden dar servicio a los contratos que se logren en el Reino Unido, tendrá 46.000 metros cuadrados y empleará a 200 personas cuando inicie su actividad, que está prevista para finales del próximo año. Una plantilla que se elevará a 300 en 2019. Las instalaciones están diseñadas para que CAF pueda construir allí una gran variedad de trenes, incluidos tranvías, suburbanos, metros y trenes de alta velocidad. En cualquier caso, esta última adjudicación no obliga a la compañía a fabricar los trenes en territorio británico.

No es la única iniciativa desarrollada por la empresa beasaindarra en el Reino Unido, ya que en julio cerró un acuerdo para adquirir la ingeniería británica BWB, que tiene una facturación anual cercana a los 25 millones y cuenta con una plantilla de 300 empleados. Una operación que ha permitido a CAF ampliar su estructura de apoyo a sus planes de expansión y en especial en los contratos que ya ha formalizado en el Reino Unido, para suministrar unidades ferroviarias pero también para participar en la construcción de las infraestructuras de transporte.

Fotos

Vídeos