Kutxabank se apoya en las comisiones y la venta de participadas y gana 230 millones

Las oficinas de la entidad echan chispas con la venta de productos como seguros o fondos de inversión, mientras repunta el crédito a empresas y familias

JULIO DÍAZ DE ALDA SAN SEBASTIÁN.

Kutxabank presentó ayer sus resultados correspondientes a los nueve primeros meses del año, periodo en el que la entidad se apuntó un beneficio de 230,8 millones, lo que supone un incremento interanual del 21,3%. La letra pequeña del balance refleja que la entidad presidida por Goyo Villalabeitia se sigue apoyando en la venta de participadas (este año ha salido de CLH, en la que tenía un 5%, y ha recortado al 1,7% su peso en Iberdrola) y en las comisiones, mientras mantiene en tensión constante a su fuerza comercial y sigue controlando los gastos.

A esto se suma que el margen de intereses (básicamente, lo que queda en el banco del juego entre pagar depósitos y cobrar hipotecas) sigue afectado por unos tipos de interés en mínimos históricos que, sin embargo, y ante lo que parece una actividad frenética de las oficinas, cada vez hacen menos daño.

Ese apartado alcanzó los 416 millones, un 1% menos que un año antes, cuando la caída interanual el pasado junio fue del 3,8%. Si solo se atiende al tercer trimestre, ese margen creció un 5%, y el banco estima que el año podría concluir con niveles similares a los del ejercicio precedente; esto es, en empate.

La recuperación económica ayuda, y mucho a Kutxabank, que tiene como uno de sus pilares principales a los llamados activos fuera de balance, entre los que destacan productos como los fondos de inversión, los seguros (que aportaron a la cuenta final 72,3 millones, un 11% más) o las EPSV. También crece la inversión (los créditos) que, exluidos los activos dudosos, se apuntó un repunte del 0,9%. Y también los préstamos a particulares y empresas, con avances notables.

Llama la atención el manejo de las participadas. Y es que, explicó la entidad, dentro de la tradicional política de prudencia, el resultado de participaciones (290 millones, que llegaron no por los dividendos, que cayeron en 43 millones, sino de las antedichas ventas) han servido para alimentar las provisiones y los deterioros, que se han llevado 385 millones, el doble que en 2016.

Fotos

Vídeos