El juicio por los ahorros perdidos en Fagor Electrodomésticos toma hoy velocidad

Protesta de las asociaciones de exsocios de Fagor Electrodomésticos y Edesa, Ordaindu y Eskuratu, celebrada en Arrasate./LOBO ALTUNA
Protesta de las asociaciones de exsocios de Fagor Electrodomésticos y Edesa, Ordaindu y Eskuratu, celebrada en Arrasate. / LOBO ALTUNA

Se conocerán la lista de testigos y la fecha de un juicio en el que los afectados defienden que fueron «engañados» por el Grupo, que niega de forma tajante esa tesis La demanda de los 959 exsocios de FED, que piden 47,8 millones, supone un récord en Euskadi

JULIO DÍAZ DE ALDASAN SEBASTIÁN.

La relativa tranquilidad que puedan vivir un miércoles cualquiera los Juzgados de Bergara se verá hoy completamente trastocada. La razón es que a las diez y media de la mañana se celebrará -tras varios aplazamientos- la vista previa del juicio que enfrenta a 957 exsocios y extrabajadores de Fagor Electrodomésticos y Edesa con la Corporación Mondragón, a la que aquellos piden la friolera de 47,8 millones de euros; entienden que el Grupo actuó con ellos de manera artera en los años previos al concurso de acreedores de FED para, en definitiva, «engañarles» (así lo aseguran los demandantes) y que dejaran en el seno de su empresa un dinero -préstamos remunerados y aportaciones voluntarias, entre otros productos- que con la quiebra 'voló' para siempre. Los números del proceso asustan, y tal y como subrayan sus promotores, las asociaciones Ordaindu y Eskuratu, «nos encontramos con la mayor demanda acumulada de la historia de Euskadi».

Ese escrito (presentado en marzo de 2016) busca demostrar una suerte de indefensión de los exsocios, que relatan en la misma que no movieron sus ahorros por la sencilla razón de que el Grupo, en el que confiaban de manera ciega, les dijo que su cooperativa iba bien y que la solidaridad inherente a Mondragón serviría siempre de colchón.

Distintos productos financieros

Aportaciones voluntarias
La demanda habla de 36 millones en este tipo de aportaciones que había en la caja de FED antes del concurso de acreedores, suscritas por exsocios. Rentaban un 2,5% por encima del tipo medio de interés bruto con el que las Cajas de Ahorro retribuían los depósitos entre uno y dos años. En principio, se podían retirar en 2012, pero los socios votaron alargar ese plazo en tres años, dice la demanda, engañados por la Corporación.
Aportaciones obligatorias pendientes de reembolso
Hacen referencia al dinero que los socios han de poner en la cooperativa al entrar en ella. Según el artículo 44 de los estatutos sociales de Fagor Electrodomésticos, esa inyección a la empresa era de 7.399,66 euros en el caso de los socios trabajadores y de 600 euros si se trataba de socios colaboradores. Las condiciones de reembolso eran las mismas que las de las aportaciones voluntarias. La demanda subraya que una vez que el trabajador dejaba de ser socio en activo, la aportación social obligatoria se convertía en un crédito exigible, «dejando así de considerarse capital social».
Préstamos mercantiles
En Edesa se llamaban aportaciones especiales. Al causar baja, los trabajadores podían mantener su condición societaria bajo la modalidad de socio inactivo o colaborador, dejando la aportación obligatoria en el capital. En cuanto al resto del dinero, el socio podía prestárselo a la empresa mediante un contrato mercantil. Con un plazo de vencimiento de cinco años prorrogable tácitamente, el interés a cobrar se calculaba sumando, a un interés base del 7,5%, el 70% del porcentaje de aumento experimentado por el IPC en el ejercicio anterior. El pago se realizaba siempre a semestres vencidos. Era financiación subordinada o, dicho de otro modo, créditos que en caso de quiebra se situarían en el último lugar a la hora de cobrar.
Depósitos por cesiones de puesto
Cuando el socio de trabajo se aproximaba a la edad de jubilación, podía formalizar con la cooperativa un contrato de depósito de una cantidad equivalente o superior a la que su hijo o hija habría de entregar cuando entrara a formar parte de la empresa, en concepto de cuota de ingreso y aportación obligatoria a capital. Según la demanda presentada en los juzgados de Bergara, en el caso de los demandantes, este apartado asciende a 423.486,66 euros.

Por su parte, el Grupo niega la mayor, recuerda que ya en el proceso del concurso de acreedores quedó acreditado en sede judicial que no existe unidad de acción y por tanto de responsabilidad jurídica o econónica en el conjunto de la Corporación, y que nadie engañó a unos trabajadores que, a la postre, fueron quienes tomaron las decisiones más importantes (también la de ir a concurso de acreedores) sobre el devenir de la propia Fagor Electrodomésticos, siempre en sus respectivos órganos de gobierno. La defensa del Grupo ha calificado la demanda de «salto al vacío» con el que se pretende hacer pagar al resto de los casi 25.000 socios de la Corporación.

Ordaindu y Eskuratu creen que el Grupo lanzó falsos mensajes tranquilizadores sobre el estado de FED ACUSACIÓN

Mondragón niega la teoría del engaño y afirma que la pretensión de la acusación golpearía a todos sus socios DEFENSA

Los expertos sitúan la fecha del juicio allá por marzo de 2018, y la sentencia en junio o julio JUICIO

La de hoy será la tercera sesión de una vista previa que en la inmensa mayoría de los juicios se desarrolla en una sola sesión pero que en esta ocasión se ha prolongado enormemente. La razon de esa extensión en el tiempo -en esto tampoco hay coincidencia entre las partes- hay que buscarla en la solicitud de numerosas aclaraciones procedimentales solicitadas por Mondragón y en el hecho de que la jueza que hoy presidirá la vista no será la misma que inició el procedimiento, que aunque lo puso en marcha solicitó (y obtuvo de la instancia judicial pertinente) su retirada del mismo al entender que, desde el inicio, no le correspondía por turno de reparto.

Sea como fuere, lo cierto es que lo que tenía que haberse resuelto el año pasado se dilucida hoy, a punto de entrar como quien dice en 2018. ¿Y qué sucederá esta mañana en el Juzgado de Bergara? Pues, básicamente que -en una audiencia que es pública, con lo que se permite la presencia del público- las dos partes definirán su posición (la acusación puede hacer una especie de alegato final ya que tiene la posibilidad de replicar a la contestación a la demanda que hizo Mondragón).

Junto a esto, y tras dejar claro lo que se conocen como los 'hechos controvertidos', las dos partes propondrán las pruebas que consideren necesarias, que podrán ser testificales, documentales, periciales o de cualquier otro tipo. La defensa de Ordaindu y Eskuratu corre a cargo del bufete donostiarra Sunion, mientras que los despachos LKS y Uría Menéndez se encargarán de velar por los intereses de la Corporación.

La jueza escuchará a unos y otros y, de forma verbal, aprobará las pruebas que considere pertinentes. Si las partes quisieran protestar ante una eventual negativa de su señoría, podrán presentar en el mismo momento recurso de reposición, que se resolvería en el acto y también de viva voz.

Declaraciones

Según ha podido saber , la acusación llamará a declarar a los máximos responsables de Fagor Electrodomésticos en los años previos a la quiebra e intentará que Txema Gisasola, que pilotó la firma durante esa época y que fue nombrado presidente de Mondragón en julio de 2012, se siente en el banquillo de los testigos. No será el único llamado a declarar de entre las personas que por aquel entonces tuvieron responsabilidades en la Corporación o en el extinto fabricante de electrodomésticos.

La defensa, por su parte, tratará entre otras cosas de hacer valer en el periodo probatorio un informe (aportado ya al proceso) solicitado a una de las cuatro grandes consultoras internacionales con el que pretende demostrar que la actitud de Mondragón no fue otra que la de ayudar a Fagor Electrodomésticos con una inyección de hasta 300 millones de euros; un dinero que aún están pagando las cooperativas.

El otro aspecto importante de la sesión de hoy será la determinación por parte de la jueza de la fecha del juicio, que dadas las características del proceso podría celebrarse allá por el mes de marzo o abril del próximo año. No hay una ciencia cierta sobre este aspecto, pero expertos juristas consultados por este diario sitúan la cita en ese escenario temporal.

Dada la complejidad de este proceso, las mismas fuentes aseguran que el juicio podría celebrarse a lo largo de dos o tres jornadas. ¿Seguirá siendo en los jugados de Bergara? Pues parece que no. Aunque será su señoría la que lo determine, no son pocos los expertos del ámbito judicial quienes advierten de que lo lógico sería trasladar la celebración del juicio al que llaman 'el salón de bodas' de la Audiencia Provincial de Bizkaia, en Bilbao.

Temas

Fagor

Fotos

Vídeos