«Cada jornada de trabajo es un auténtico máster para mí»

El donostiarra Iñigo Unanue se enfrenta en Salto a su primera inmersión en el mercado laboral tras acabar este año su grado universitario

A. ALGABA OIARTZUN.

Con 24 años, recién finalizado el doble grado de Administración y Dirección de Empresas e Ingeniería Informática en la universidad de Deusto de Donostia, Iñigo Unanue lleva varias semanas trabajando en Salto Systems gracias al programa 'Lehen Aukera' del Gobierno Vasco. «En mi grupo de amigos hay personas que siguen estudiando, otras que se han ido fuera... Puede que haya tenido algo de suerte encontrando esta oportunidad», se explica.

Quizá suerte no sea la palabra que mejor describa su experiencia personal, ya que Iñigo realizó sus prácticas de verano en la propia compañía tecnológica en el verano de 2015 y «dejó un gran sabor de boca» según recuerdan las responsables de Recursos Humanos. Pero está claro que sin un programa de apoyo a la contratación, sería muy difícil que una compañía puntera en su sector se arriesgara a incorporar a un recién graduado sin experiencia alguna. «Esta claro que el programa te ayuda a vender la incorporación de este tipo de perfiles a la empresa y reduce el riesgo que asume la firma», señala la responsable de Recursos Humanos de Salto, Juncal de Lucas.

La compañía guipuzcoana buscaba incorporar un perfil técnico como el de Iñigo, con el objetivo de encauzando sus conocimientos a una tarea determinada. «Nos costaba contratar jóvenes sin experiencia, pero desde la primera edición del programa decidimos dar el paso. Sabemos que tienen los conocimientos necesarios, y este plan nos da la oportunidad de comprobar si sus aptitudes también son buenas para el trabajo», confiesa De Lucas. De momento, desde Salto están muy contentos con el paso dado en la incorporación de jóvenes titulados, ya que desde el inicio de este plan han sumado 7 veinteañeros a la compañía y todos siguen trabajando en ella. «Vivimos en un escenario de lucha por el talento entre empresas y tenemos que incorporar perfiles de carreras o FPs donde la tasa de paro es cero», apunta la responsable de Recursos Humanos de Salto.

De la promoción del propio Iñigo en Deusto, la mayoría ha encontrado empleo en menos de tres meses, lo que da muestra del hambre de perfiles técnicos, «sobre todo de ingeniería de sofware, electrónica o telecomunicaciones» que tienen las empresas del entorno.

«Mi intención, si no surgía esta oportunidad era la seguir buscando en Gipuzkoa ya que hay muchas empresas punteras y atractivas», explica Unanue. Afirma sin dudar que cuanto mayor es la formación más sencillo es encontrar un puesto de trabajo y describe su incorporación a Salto como «un proceso de intereses cruzados. Yo terminaba la carrera y ellos querían incorporar un perfil como el mío». Además, la experiencia previa en unas prácticas anteriores abrió definitivamente las puertas de Salto a Iñigo para, por lo menos, los próximos dos años. «La verdad es que en la empresa me siento muy agusto con mis compañeros. Cada día aquí es como un máster, no dejas de aprender cosas y descubrir situaciones novedosas», apostilla el joven.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos