La inversión en 'startups' tendrá una deducción del 30% en Gipuzkoa

Respaldo fiscal para la inversión en nuevas empresas. / AFP
Respaldo fiscal para la inversión en nuevas empresas. / AFP

La apuesta del territorio por el emprendimiento y por ganar tamaño permitirá a los inversores bonificarse hasta 300.000 euros en el IRPF

ALEXIS ALGABA SAN SEBASTIÁN.

«Contribuir a la consolidación de la recuperación económica, sin perder de vista, en ningún caso, la necesaria suficiencia financiera para el mantenimiento de los gastos y servicios públicos propios del estado del bienestar vigente». En ese marco sitúa la Diputación de Gipuzkoa las modificaciones tributarias recogidas en la reforma fiscal pactada entre PNV y PSE que quiere aprovechar el viento de cola de la mejora económica para implementar una serie de cambios tributarios, de no excesivo calado, pero que deberán ser tomados muy en cuenta tanto por contribuyentes individuales como por empresas.

Los cambios normativos propuestos atañen al Impuesto de Sociedades, al IRPF y a Patrimonio. Pero lejos de mantener una estructura similar en los tres territorios, en ciertas medidas se ha respetado «las características propias» de cada tejido productivo de forma que en Gipuzkoa se ha optado por reforzar la apuesta por el emprendimiento y por la necesidad de las empresas de ganar tamaño sin recurrir al endeudamiento, mientras que Álava y Bizkaia han optado por un fondo destinado al impulso de la innovación.

«Esta norma foral pretende impulsar la generación de riqueza y empleo, a través del establecimiento de medidas atractivas para la inversión, especialmente dirigidas a las 'startups', con la finalidad de fomentar la actividad emprendedora y facilitar la implantación de nuevos proyectos emprendedores», así describe el ente foral una de las principales novedades en el anteproyecto de norma, que se constituye como una herramienta inversora potente para dinamizar el tejido económico. Si el atractivo no se ha podido conseguir con la bajada del tipo nominal de Sociedades, se intenta lograr con un apoyo financiero para nuevos proyectos.

«Muy atractivo»

Se abre la posibilidad de deducirse parte de la cuota del IRPF con la inversión en empresas de nueva o reciente creación (menos de 5 años). Una especie de 'business angels' a la guipuzcoana, que permitirá deducirse hasta 300.000 euros en la cuota del IRPF a los que inviertan un millón de euros en 'startups' innovadoras. Eso en lo que respecta a negocios 'recién nacidos' que destinan un 10% de su gasto a I+D+i donde esa deducción en la cuota del IRPF, como vemos, será del 30%. Pero además se podrá también invertir en compañías en proceso de crecimiento. En este caso, la deducción será del 15% de la cuota. «Existen un buen número de empresas que facturan entre 4 y 5 millones de euros y que quieren crecer pero se ven atascadas. Para ellas puede suponer un gran espaldarazo y evitarían recurrir a emitir deuda», aseguran desde el Palacio foral.

Impatriados

En el IRPF también se establece un régimen de impatriados, cuyo objetivo es favorecer, mediante un tratamiento fiscal adecuado, el asentamiento de profesionales que aporten un valor añadido al tejido productivo y que se comprometan con el desarrollo económico. Hasta ahora, era un régimen especial que se aplicaba a personas que trabajaban en el ámbito de la I+D+I, pero ahora se amplia a profesionales en nuevas tecnologías, financieros... Que se van a beneficiar de bonificaciones y gastos deducibles, por ejemplo, por su desplazamiento a Euskadi.

Deducciones de Sociedades

La limpia en busca de efectividad en el impuesto que grava los beneficios empresariales ha dejado un panorama más claro pero algo más duro para las compañías. Así, se suprime la posibilidad de reinvertir beneficios extraordinarios en la adquisición de participaciones en el capital o en los fondos propios de las entidades. «La venta de un activo quedará exenta si se reinvierte en la compra de otro activo», explican. Se eleva también el máximo a invertir para el fomento del emprendimiento, pasando de los 100.000 euros actuales como máximo, a los 300.000.

Bases negativas y empleo

Las modificaciones en las deducciones en la cuota del IS se completan con las bases imponibles negativas. Cada año no podrá superar el 60% de la base imponible previa a la compensación (80% en caso de micropymes y pequeñas empresas). Hasta ahora ese porcentaje alcazaba el 100% de la base imponible. Y en lo que respecta a la deducción por creación de empleo, se exige que el salario inicial sea superior al 170% del SMI, y la bonificación será del 25% del salario anual bruto del trabajador, con un límite de 5.000 euros.

Transmisiones

Se completa la adaptación del sistema tributario guipuzcoano a la ley de Derecho Civil Vasco.

Más

Fotos

Vídeos