La intermodal de Lezo tendrá capacidad para mover 80.000 contenedores al año

Terrenos de Gaintxurizketa (Lezo) donde se asentará la intermodal del transporte, en paralelo a la actual vía ferroviaria./MIKEL FRAILEGráfico
Terrenos de Gaintxurizketa (Lezo) donde se asentará la intermodal del transporte, en paralelo a la actual vía ferroviaria. / MIKEL FRAILE

Se configura como un revulsivo para captar nuevos tráficos alternativos al de la chatarra. Equipos técnicos de los gobiernos vasco y central se reúnen periódicamente para avanzar en un proyecto que requerirá una inversión de 128 millones de euros

FERNANDO SEGURASAN SEBASTIÁN.

El puerto de Pasaia necesita imperiosamente captar tráficos que sustituyan a la chatarra y al carbón. Estos dos últimos, que han sido pilares clave de la actividad portuaria, se han desplomado hasta convertirse en casi anecdóticos. Por tanto, urge reactivar el movimiento de mercancías y para conseguir este objetivo la intermodal de Lezo se configura como un elemento esencial.

La iniciativa viene de antiguo y ha pasado por fases de ostracismo y otras de reactivación. Ahora nos encontramos en un periodo de avance lento, pero de avance al fin y al cabo. El proyecto se desempolvó el año pasado gracias al acuerdo firmado entre el PNV y el PP que permitió a este último aprobar los presupuestos generales del Estado. El Gobierno de Rajoy se comprometió a destinar 600.000 euros entre 2017 y 2018 para la redacción del proyecto.

Las reuniones entre los técnicos del Gobierno Vasco y del central se realizan periódicamente, la última la semana pasada. Fuentes del Ejecutivo autónomo han señalado a este periódico que la relación es fluida y que se progresa en un proyecto de gran complejidad, debido a la necesidad de encajar y en su caso modificar diversos planes territoriales.

La intermodal se ha diseñado como una plataforma logística en la que se trasvasen mercancías entre trenes, camiones y barcos. Por tanto, deberá contar con un acceso directo al puerto. Esta versatilidad permitirá, según los estudios iniciales encargados por el Gobierno Vasco, dar servicio a un tráfico de hasta 4,2 millones de toneladas de mercancías al año, de las que un 10% serían contenedores, evolucionando desde los 35.000 iniciales hasta 80.000. Por su parte, el Plan Estratégico del Puerto de Pasaia (2015-2025) confía en el desarrollo de este negocio para lograr el objetivo de mover 5,5 millones de toneladas dentro de siete años.

Se trata de una previsión cuyo cumplimiento requerirá un gran esfuerzo en la captación de tráficos, habida cuenta de que el año pasado el puerto movió solo 2,9 millones de toneladas. Hay que reseñar que, en el caso de los contenedores, el puerto de Bilbao en su plan estratégico apuesta también por este tipo de tráficos, con el objetivo de convertirse en la dársena de referencia del eje Atlántico. Una muestra del interés del puerto vizcaíno por los contenedores ha sido la reciente puesta en marcha de un servicio regular ferroviario que conecta las terminales del operador Noatum situadas en Valencia, Zaragoza y Bilbao.

La plataforma permitirá el trasvase de mercancías entre camiones, ferrocarril y barcos

Los dos intentos para poner en marcha una línea de contenedores en Pasaia han fracasado

Pasaia tendrá que pelear duro si quiere hacerse con una parte del pastel. Los dos intentos realizados hasta ahora de establecer una línea de contenedores han fracasado. El primero lo puso en marcha la naviera canaria JSV y el segundo la guipuzcoana TKN-Shipongline. Existe ahora una tercera iniciativa, impulsada por Algeposa, Noatum y una naviera danesa, todavía en fase de estudio.

El Gobierno Vasco ha desarrollado un modelo de demanda en el que prevé que la intermodal capte el tráfico de mercancías no contenerizada que pasa por el corredor Atlántico, con especial incidencia en los productos siderúrgicos y las piezas de automoción. Además, estima que se puede beneficiar de la mitad del tráfico de contenedores, debido a la influencia de la intermodal de Jundiz.

55 hectáreas

La intermodal de Lezo es un proyecto de calado. Se estima que será necesario invertir 128 millones de euros en dos fases. La zona logística ocuparía 55 hectáreas, de las que 11,5 serán para la terminal ferroviaria. Estará enclavada en el entorno de Gaintxurizketa, paralela a las vías de Adif y de Euskotren, y de la antigua N-I, a la altura de Hornos Salva. Tendrá capacidad para doce nuevas vías con una longitud igual o superior a 750 metros. Allí confluirán la red de ancho ibérico (el existente en la Península), el UIC (el que llega hasta la frontera, desde el lado francés) y el métrico (Eusko Tren).

Ahora bien, se da la paradoja de que mientras el Gobierno Vasco apuesta por la plataforma, Giport (Asociación de Empresas asentadas en el puerto) se muestra reticente a esta infraestructura. Giport denunció recientementela inhibición de las instituciones respecto a la presión que está ejerciendo el 'lobby' vizcaíno en favor del puerto en Bilbao. La consejera de Desarrollo Económico respondió que tal inacción no se corresponde con la realidad, puesto que el Ejecutivo autónomo apoya la plataforma de Lezo y la variante del tren de alta velocidad que discurrirá entre Astigarraga y Lezo, conectando con la plataforma.

El presidente del puerto de Bilbao, Asier Atutxa, se refirió el viernes a la polémica señalando que «se equivocan quienes denuncian un mayor apoyo hacia nosotros, porque las inversiones no vienen ni de Madrid ni de ninguna otra institución, sino de las empresas que operan en el puerto».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos