Las instituciones vascas ultiman las bases para abordar un nuevo reparto de los ingresos

Representantes de Eudel, a la izquierda, junto a los mandatarios forales -derecha- y del Gobierno Vasco en uno de los últimos Consejo de Finanzas./MIKEL ARRAZOLA
Representantes de Eudel, a la izquierda, junto a los mandatarios forales -derecha- y del Gobierno Vasco en uno de los últimos Consejo de Finanzas. / MIKEL ARRAZOLA

La conclusión del informe de las entidades locales abre el rediseño de la Ley de Aportaciones | El plazo para el estudio de Eudel, que acababa el 31 de mayo, se ha ampliado dos semanas más para cerrar sus últimos detalles

Alexis Algaba
ALEXIS ALGABASAN SEBASTIÁN.

Parece que esta vez sí, que ahora estamos a las puertas del primer avance oficial en forma de informe consensuado para el diseño de la nueva Ley de Aportaciones, esa norma que determina el porcentaje de su recaudación que cada Hacienda foral debe remitir al Gobierno Vasco y que lleva prorrogada desde 2011. Aunque nuevamente con algo de retraso -solo de dos semanas esta vez-, el informe preceptivo sobre la financiación de los ayuntamientos requerido por la Ley de Instituciones Locales de Euskadi (LILE) se dará por concluido en los próximos días, lo que abrirá de forma definitiva el plazo para que diputaciones y Gobierno Vasco diseñen la nueva norma sobre un texto previo ya aprobado. Así las cosas, si se cumple el calendario anticipado en el último Consejo Vasco de Finanzas (CVF) de febrero, será antes de que concluya este ejercicio cuando las instituciones vascas tengan el borrador de la nueva ley.

Veremos si esta vez los plazos se terminan respetando, algo que han solicitado por activa y por pasiva las diputaciones guipuzcoana y alavesa, principales perjudicados de la actual norma prorrogada. El establecimiento de un calendario en el último CVF se definió como un «notable avance», aunque a las primeras de cambio el compromiso de tener el informe técnico sobre financiación municipal, que debería haber estado listo para antes del pasado 31 de mayo, se ha retrasado unos días. Según ha podido conocer DV, los integrantes de esas reuniones, las instituciones a los tres niveles (Eudel, diputaciones y Gobierno Vasco), se han dado una prórroga de dos semanas para terminar de encauzar los últimos detalles del texto que, si no hay nuevos aplazamientos, debería estar listo esta misma semana. Se desconoce, eso sí, si el informe se hará público o se entregará solo a los responsables de la redacción de la nueva norma.

Las cifras

570 millones
más de lo que le correspondería por su PIB ha aportado la Hacienda de Gipuzkoa al fondo común con la vigente norma.
1.050 millones
aproximadamente ha aportado el fisco vizcaíno en los diez años que lleva en vigor la Ley de Aportaciones vasca.

Lo que sí se ha acelerado es la frecuencia con la que se han celebrado las reuniones de este grupo que incluye a las instituciones de los tres niveles, que han repetido encuentros semanales en las últimas semanas, sobre todo, desde que estableciera el citado calendario en el último CVF. Y es que aunque en la LILE aprobada por el Parlamento Vasco el 7 de abril de 2016 se anticipaba que el análisis general y el informe de las entidades locales debía estar para abril de 2017, esa elaboración se ha retrasado 14 meses, aplazando a su vez el diseño formal de la nueva ley.

Sin fecha para el borrador

Quizá una vez que vea la luz el informe de Eudel, el Ejecutivo vasco y las Haciendas se atrevan a anticipar una posible fecha para tener redactado en nuevo proyecto de Ley. De momento, el apartado dedicado en la web de la consejería de Hacienda y Finanzas a la «actualización del marco de referencia de las relaciones financieras entre las Instituciones Comunes de la Comunidad Autónoma del País Vasco y las Instituciones Forales de los territorios históricos» sigue recogiendo datos desactualizados. Según esa página, la Ley de Aportaciones 2017-2021 continúa siendo una de los objetivos prioritarios para la XI Legislatura. Sin embargo, la última actualización de la web data del 28 de enero de 2017, apenas un mes después de que se convirtiera en agua de borrajas el primer planteamiento de tener el borrador de Ley para el 15 de diciembre de 2016. Según apunta el departamento en su web, «la fecha estimada de remisión a Consejo de Gobierno para la aprobación del Proyecto de ley» era «el primer cuatrimestre de 2018».

Así las cosas, no queda otra que esperar que se actualicen esas referencias, aunque, con el verano de por medio, quizá no sea hasta el próximo Consejo Vasco de Finanzas cuando se puedan concretar nuevas fechas, una vez esté lanzado ya el diseño de la nueva Ley. DV puede confirmar que diputaciones y Gobierno Vasco han mantenido reuniones paralelas al informe de las entidades locales -se retomaron después del acuerdo sobre el Cupo con el Gobierno central-, para seguir dando pequeños pasos y mantener engrasada la mesa de negociación una vez llegaran las conclusiones del estudio de Eudel.

Corregir el 'agujero'

Tanto Gipuzkoa como Álava siguen tratando de que la velocidad de crucero que está tomando el diseño de la Ley se mantenga y el calendario para esa actualización se cumpla, ya que desde que se encuentra prorrogada la norma actual -desde 2011-, han aportado más fondos a la bolsa común de los que les correspondería. La brecha entre los recursos disponibles para las entidades locales en Gipuzkoa y en Bizkaia ha sido una constante en los últimos siete ejercicios, según un informe de la propia Eudel.

Con picos más o menos pronunciados, los municipios vizcaínos siempre han dispuesto de más fondos. En total, en los siete años que se han liquidado desde 2011, han tenido para gastar 520 euros por habitante más que los municipios guipuzcoanos. En 2017, concretamente, la diferencia entre Bizkaia y Gipuzkoa fue de 50 euros 'per cápita'.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos