La industria, la más afectada por las rescisiones

La industria, que está llamada a tirar no solo de la economía sino también de los puestos de trabajo más estables en esta recuperación económica es, sin embargo, la que está recurriendo en mayor medida a los expedientes de rescisión de empleo. De hecho, prácticamente acapara la mitad de los puestos destruídos en el País Vasco, según el Departamento de Empleo del Gobierno Vasco. En concreto, 203 trabajadores de dicho sector se han quedado en la calle en el primer semestre. Le siguen los de servicios, con 167 empleados y a más distancia los de la construcción, con 59 operarios. La agricultura no ha registrado en lo que llevamos de año ninguna rescisión. Si nos fijamos en las ramas de actividad afectadas, la metalurgia y fabricación de productos metálicos es la que sale más perjudicada, con 93 empleos rescindidos. La construcción se posiciona en segundo lugar, con 59, y la industria de petróleo, química, farmacia, caucho, plástico y minerales, en el tercer puesto, con 47 despidos. Le siguen Otros Servicios, con 42, el comercio al por menor con 39 y la industria de la madera y la fabricación de vehículos, con 25 cada uno. A más distancia se sitúan el comercio al por mayor (13) otras industrias manufactureras y la hostelería (17). Por comarcas, las más afectadas son las que circundan a dos capitales vascas, el Gran Bilbao, con 131 rescisiones de contratos, y Donostialdea, con 107. Le siguen el Duranguesado (79), el Bajo Deba (47), Plentzia-Munguia (37), Urola Kosta (10), Tolosaldea (9) y la Llanada Alavesa (9), la única de Araba afectada por este tipo de EREs.

Fotos

Vídeos