Iberdrola construye en Reino Unido el mayor parque eólico marino del mundo

Trabajos de preparación de la zona en la que estará la subestación en tierra del parque marino.
/J. CLAXTON
Trabajos de preparación de la zona en la que estará la subestación en tierra del parque marino. / J. CLAXTON

Con 714 megavatios, Scottish Power, filial de la eléctrica vasca, elevará su capacidad 'offshore' en un mercado cada vez más complejo

ÍÑIGO GURRUCHAGA LONDRES.

Iberdrola, a través de su filial británica Scottish Power, ha iniciado la construcción de su mayor parque eólico marino, 'East Anglia One', que una vez completado en 2020 será durante unos meses, con 714 megavatios de capacidad de generación, el mayor del mundo. La danesa Dong ha iniciado este mes, más al norte, las obras de un parque que será aún mayor en una de las tres áreas designadas por el Gobierno británico para el desarrollo de grandes parques de generación de energía eólica en su costa este.

En la actualidad se construye la subestación en tierra que conectará el parque, instalado a unos 55 kilómetros del litoral, a la red eléctrica británica. También ha comenzado el tendido del cable subterráneo que unirá esa subestación con la red y con medio millón de viviendas a las que proporcionará energía eléctrica. Para ello, se utiliza la sofisticada tecnología de perforación dirigida horizontal, que permite sortear canales, vías de tren y otros obstáculos.

500.000
hogares recibirán
500.000
energía desde el parque 'off shore', que estará a 55 kilómetros del litoral

Los retos de la obra son considerables. Con una inversión total de unos 3.000 millones de euros, el parque tendrá una extensión equivalente a 40.000 campos de fútbol. Siemens-Gamesa proveerá 102 generadores de 7 megavatios cada uno, los de mayor capacidad en el mercado actual. Los 'jackets' -las estructuras de sujeción al fondo marino- serán de tres patas. Como en el cableado del parque, de 120 kilómetros, o la subestación marina, se aplican innovaciones pulidas con la experiencia de anteriores proyectos dirigidos por la empresa vasca.

La participación de firmas españolas es notable. Navantia construye la subestación marina en el puerto de Cádiz y 42 'jackets' en el de Fene, en La Coruña. La cimentación la desarrolla con la asturiana Windar, que se hace cargo de las piezas de transición y de los pilotes de los cimientos. Es una estructura diferente a la desarrollada por ambas en el parque 'Wikinger', en las costas alemanas del mar Báltico, porque las columnas de los aerogeneradores son más altas, 235 metros en total, y pesadas.

Iberdrola quiere que 'East Anglia One' sea la primera parte de un proyecto más ambicioso. El Gobierno británico ha dado ya el visto bueno al plan presentado por la filial Scottish Power para el 'East Anglia Three', un parque aún más grande con 1.200 megavatios de capacidad. El concurso de adjudicación se espera para este año. Las infraestructuras del parque 'One' se realizan con la idea de acomodar esa segunda fase, cuya construcción comenzaría en 2022.

En el último balance publicado por Iberdrola, la generación renovable sumó en los nueve primeros meses de 2017 cerca de 39 gigavatios, similar volumen al de las centrales de ciclo combinado. La generación de eólica en tierra casi quintuplica la marina, pero partiendo de estas proporciones en el global de la compañía la capacidad instalada en el mar ha aumentado en un 167% en el último año.

De los 519 megavatios de capacidad 'offshore' instalada el pasado año, 325 se distribuyen por la red alemana procedentes del parque 'Wikinger', en el Báltico. Ha sido el primer proyecto en solitario de la compañía vasca. Antes, en 2014, había conectado a la red británica la electricidad generada por el parque de 'West Duddon Sands', en el noroeste de Inglaterra, que construyó junto con la danesa Dong.

Tope de precios

El otro gran proyecto británico 'offshore' es 'Western Link', el tendido del cable submarino más largo -385 kilómetros- de corriente directa de alto voltaje (2.200 megavatios) y el único que permite flujo en dos direcciones. En diciembre comenzó la transmisión y funcionará a plena capacidad este año. Une Escocia con el noroeste de Inglaterra, donde Scottish Power tiene sus concentraciones comarcales de clientes. Se ha realizado en sociedad con la Red Nacional como obra necesaria para adaptar la transmisión a la nueva estructura del mercado de la energía.

La primera ministra británica, Theresa May, ha señalado al sector eléctrico como una fuente de malestar ciudadano, y su gobierno ha preparado un proyecto de ley para limitar los precios, que irritan a los electores británicos. Tras el descenso de la libra por el sí al 'Brexit' y el cierre de la gran central térmica de Longannet, al retirar el gobierno el apoyo a un proyecto de captura de carbono, ambos en 2016, Scottish Power ha reducido su contribución a los resultados de Iberdrola en 2017 por efecto del cambio de la libra, la moderación del clima británico a lo largo del año y una ligera pérdida de clientes.

Scottish Power es el más pequeña de los seis grandes operadores energéticos del país, con el 11% del mercado de suministro eléctrico doméstico y el 8% del de gas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos