Las Haciendas vascas recaudan casi 1.000 millones de euros más hasta julio

A falta de conocer el balance de Gipuzkoa, tanto Bizkaia (16,8%) como Álava (15,3%) disparan sus ingresos con IRPF y Sociedades a la cabeza

A. ALGABASAN SEBASTIÁN.

Mientras medio país espera que hoy le toque la lluvia de millones que la ONCE promociona en su sorteo especial de verano, las Haciendas vascas hace unos meses que pusieron el paraguas para el chaparrón de ingresos que han registrado sus arcas en este arranque de año. Ayer Bizkaia y Álava dieron a conocer los últimos datos acumulados hasta el mes de julio -para conocer el resumen de Gipuzkoa habrá que esperar unos días- y el balance no puede resultar más positivo. La Hacienda vizcaína ha ingresado en los siete primeros meses del año 694,1 millones más que en el mismo periodo de 2016, lo que supone un incremento del 16,8%, mientras que Álava ha visto crecer su recaudación un 15,3%, es decir, 141 millones de euros más que el pasado ejercicio.

El crecimiento entre ambos se sitúa, por tanto, en los 831 millones de euros. De esta forma es bastante probable que el aumento total de los ingresos hasta julio de las tres haciendas vascas ronde los 1.000 millones de euros. Una cifra nada desdeñable cuando están a punto de conocerse los primeros detalles de una reforma fiscal que se quiere encaminar a asegurar un nivel de ingresos suficiente para poder mantener el estado de bienestar de Euskadi.

Las cifras

694,1
millones más ha recaudado por tributos Bizkaia hasta julio, lo que supone un incremento del 16,8% con respecto a 2016
141
millones más ha ingresado, por su parte, Álava, lo que eleva su recaudación en los primeros siete meses hasta los 1058 millones

Si Gipuzkoa mantiene el incremento de ingresos registrado en el primer semestre del año (7%) -todo apunta a que el crecimiento puede ser superior debido al arranque de la Campaña de Sociedades y al histórico resultado de la Campaña de la Renta- estaríamos hablando de unos 136 millones de euros más que el pasado ejercicio. Así las cosas y por primera vez en la historia, las haciendas vascas cerrarían los primeros siete meses de un año natural con unos ingresos por tributos superiores a los 8.000 millones de euros (entre Bizkaia y Álava acumulan 5.883 millones).

La línea del IRPF

La tendencia es del todo positiva, aunque las propias haciendas apuntan a que la dinámica se relajará de cara a final de año por lo que abogan por la prudencia. Sin embargo, nadie contempla que no se vayan a cumplir holgadamente las previsiones recaudatorias marcadas para este ejercicio. Ese fantasma, tan presente en los últimos ejercicios donde se incumplieron repetidamente los objetivos, parece lejano y todos se fijan en la evolución concreta de un tributo, el IRPF, la línea de crecimiento que terminará fijando las recaudaciones de los tres territorios.

En Bizkaia, contabilizada la Campaña de la Renta, el IRPF crece en su conjunto un 6,7%, destacando el incremento de las retenciones de trabajo (3,6%). En Álava, el mismo gravamen registra un aumento del 7,5%, con un crecimiento de las retenciones sobre los salarios del 4,7%.

El objetivo de las tres haciendas es recaudar 547,9 millones más a cierre del año, lo que supone un 4,23% más que la liquidación de 2016.

Fotos

Vídeos