Los grandes consistorios dejan de ser conservadores y aumentan el gasto

El récord de fondos del FFFM (467 millones) anima a los municipios guipuzcoanos a retormar la senda inversora

A. A. SAN SEBASTIÁN.

Los grandes ayuntamientos españoles -los 16 con más de 250.000 habitantes- reducirán su superávit un significativo 40% este ejercicio. Así lo recogía esta semana el aviso lanzado por la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) quien advierte del riesgo de incumplimiento en la regla de gasto, la norma que impide a cualquier administración elevar sus gastos más de un determinado porcentaje, aunque tenga capacidad para ello. Sin embargo, lo que parece claro es que los consistorios comienzan a desengrasar la palanca inversora después de muchos años parada y creen que la recuperación ha tomado el cuerpo necesario para poder incrementar el gasto una vez que sus ingresos cada vez son mayores.

El Ayuntamiento de Bilbao, por ejemplo, cerrará este año con un déficit de 29 millones de euros frente a los 11 de superávit que tuvo en 2016, según el informe de la AIReF, que señala que será el único consistorio de los 16 mayores de España con déficit. «En 2016, mientras el conjunto de Corporaciones Locales (CLL) incrementó su superávit en casi un 40% respecto de 2015, estas grandes entidades redujeron su superávit agregado en torno a un 1%, lo que supuso que el resto aumentó su capacidad de financiación en más de un 60%», sostiene el informe.

En Gipuzkoa, las entidades locales cuentan con un margen de endeudamiento a cierre de 2017 -la proporción del ahorro bruto que queda disponible tras hacer frente al pago de las cargas financieras, es decir la autofinanciación- del 70,7%, una señal de que los consistorios tienen espacio para reabrir el grifo de la inversión. De hecho, a cierre de 2016 las inversiones netas realizadas sin financiación afectada se elevaron hasta los 81,9 millones de euros, la cifra más alta desde 2011. Y en lo que va de ejercicio, seis ayuntamientos -Donostia, Ormaiztegi, Alegia, Orexa, Zerain y Leaburu- han solicitado créditos a distintos bancos por un valor total de 16,1 millones para realizar inversiones.

Y es que no solo la reducción del endeudamiento alienta a los consisitorios a impulsar el gasto. El incremento año tras año del Fondo Foral de Financiación Municipal (FFFM) del que se alimentan principalmente las arcas municipales, sirve también de acicate. Para este ejercicio los 89 consistorios guipuzcoanos recibirán de parte de la Hacienda foral 467 millones, la bolsa más alta de la serie histórica. Desde 2011 la cuantía que perciben gracias a la recaudación de impuestos se ha incrementado un 31%. Los ayuntamientos de Gipuzkoa dispondrán este año de 111 millones más que hace seis ejercicios. Todo hace indicar que el buen comportamiento recaudatorio hasta agosto (+13,2%) permitirá a los ayuntamientos no temer una devolución de parte de los fondos recibidos.

Fotos

Vídeos