El Gobierno Vasco subirá en 2018 el sueldo a los funcionarios un 1,5% sin acuerdo sindical

Funcionarios llegan a Lakua/Igor Aizpuru
Funcionarios llegan a Lakua / Igor Aizpuru

El Ejecutivo de Urkullu también retomará con un 0,5% de los salarios las aportaciones al fondo de pensiones Itzarri

EFEVitoria

El Gobierno Vasco subirá el sueldo un 1,5% a sus trabajadores el año que viene y retomará con un 0,5% de los salarios las aportaciones al fondo de pensiones de Itzarri, decisiones que se aprobarán el próximo martes y que se han tomado sin acuerdo con los sindicatos.

La Mesa General de la Función Pública se ha reunido este jueves en Vitoria sin que Gobierno y sindicatos hayan acercado posturas sobre las condiciones laborales de los 70.000 empleados de la Administración autonómica.

Tras el encuentro, el viceconsejero de Función Pública, Andrés Zearreta, que ha lamentado la falta de acuerdo sindical, ha anunciado que la subida salarial y las aportaciones a Itzarri tendrán un coste de 63 y 17 millones de euros, respectivamente.

En total, 80 millones que serán consignados para este fin en el proyecto de presupuestos para 2018 que el Consejo de Gobierno aprobará la semana que viene.

Con respecto a la subida salarial, Zearreta ha reconocido que existe «incertidumbre» por la posibilidad de que no haya cuentas estatales el año que viene y se prorroguen las de este ejercicio, pero ha asegurado que la existencia o no de presupuestos en España «no es el elemento clave» en la actuación del Gobierno Vasco.

«Incluso el propio Estado tiene otras posibilidades más operativas, más fáciles, al margen de esa ley para tomar decisiones», ha asegurado el viceconsejero, que ha confiado en que el panorama se despeje «y no haya el más mínimo problema» para llevar a cabo esta medida.

Ha recalcado además que el Gobierno Vasco hace «una clara apuesta» por el incremento salarial para «intentar llevar la recuperación económica también a la función publica» y volver a la situación previa a la crisis.

En este sentido, ha recordado que el próximo mes de noviembre, las 70.000 personas que trabajan en la Administración Pública Vasca cobrarán el último pago pendiente de la paga extra de 2012. Esta medida tendrá un impacto presupuestario de casi 50 millones de euros y, según ha destacado, "zanjará definitivamente un conflicto originado por el Gobierno español hace dos legislaturas". A partir del año que viene, las pagas extras recuperarán la normalidad, y se volverán a abonar en los meses de junio y diciembre.

En cuanto a las Ofertas Públicas de Empleo para la legislatura ha señalado que «como mínimo» se convocarán 13.500 plazas y que el número exacto se negociará con los sindicatos en las correspondientes mesas sectoriales.

Ha incidido en que las Ofertas Públicas de Empleo permitirán "la consolidación y estabilización" del empleo en todos los servicios públicos que ofrece a la ciudadanía. Zearreta ha hecho un llamamiento a las centrales sindicales para que en las mesas de negociaciones sectoriales sea posible "llegar a un acuerdo que nos permita definir, entre todos y con exactitud en cada sector, el número y tipo de plazas que se van a ofertar".

Crítica de los sindicatos

Los sindicatos han criticado por su parte las propuestas del Gobierno. ELA ha calificado de «una tomadura de pelo» los planteamientos del Ejecutivo y ha denunciado que el incremento salarial del 1,5 % «supone una nueva pérdida de poder adquisitivo», que según sus datos, alcanza el 15%.

Este sindicato ha reclamado también la recuperación de las aportaciones al fondo de pensiones de Itzarri en «los porcentajes ya consolidados (del 3%)», en lugar del 0,5% planteado por el Gobierno.

Ha pedido asimismo «recuperar el resto de condiciones laborales recortadas» en los últimos años y convocar OPEs con 30.000 plazas para volver a contar con «los 17.500 empleados públicos destruidos» desde el inicio de la crisis.

También Arantza Agote (UGT) ha considerado «claramente insuficiente» la cifra de 13.500 plazas para las OPE y ha advertido de que la subida salarial del 1,5% no palía la pérdida de poder adquisitivo, que eleva al 20%.

Además de reclamar un incremento de las aportaciones a Itzarri, ha pedido el mantenimiento de la jornada de 35 horas, que se cubran todas las sustituciones desde el primer día y que se cobre el 100% en caso de Incapacidad Temporal (IT).

LAB ha denunciado por su parte la «falta de voluntad para negociar» del Ejecutivo, que «ha hecho oídos sordos» a las reclamaciones de los sindicatos.

Fotos

Vídeos