El Gobierno Vasco exige al presidente de CNA que venga a Euskadi a dar explicaciones

Arantza Tapia trasladó por teléfono su enfado a Jorge Parladé y le pidió que exponga los planes que tiene para las plantas vascas

PILAR ARANGUREN SAN SEBASTIÁN.

La consejera de

Desarrollo Económico e Infraestructuras del Gobierno Vasco, Arantza Tapia, exigió ayer al presidente de CNA Group, Jorge Parladé, que venga a Euskadi a dar la cara y dé las oportunas explicaciones sobre el preconcurso de acreedores que presentó la compañía catalana.

El contacto fue por teléfono, y en el mismo, el presidente del grupo catalán se limitó a confirmar que había adoptado dicha medida, según fuentes del Departamento de Tapia. Pero la consejera aprovechó para trasladarle el enfado mayúsculo que tiene el Ejecutivo Vasco por la forma de proceder de la compañía, ya que ha presentado el preconcurso sin informar previamente de ello ni a las instituciones vascas ni a los propios trabajadores.

El Ejecutivo está revisando con lupa las ayudas concedidas y adelantan que serán muy exigentes

Además, la consejera le pidió a Jorge Parladé que se desplace a Euskadi y se reúna con los responsables de Industria para exponerles las razones de dicha medida y también los planes que tiene el grupo catalán respecto a Edesa Industrial, heredera de Fagor Electrodomésticos. Las mismas fuentes indicaron que el contacto telefónico fue breve y que por ahora no se ha concretado una fecha para el encuentro.

«Han agotado el crédito»

Dicho contacto se produjo a mediodía, unas horas después de que la consejera mostrara públicamente su malestar, elevando el tono de las críticas respecto a las declaraciones realizadas la víspera a este medio. Tapia volvió a calificar de «intolerable» la actitud del grupo catalán y aseguró que «se le ha acabado el crédito que tenía con el Gobierno Vasco».

La máxima responsable de Economía de Euskadi explicó que «el no ser transparentes, el funcionar de espaldas a los trabajadores y las instituciones y estas formas de funcionar, hacen que para nosotros tengan ya credibilidad cero y que, a partir de ahora, vayan a tener que dar muchas explicaciones».

Y es que lo que más ha dolido en el Departamento que dirige Tapia son las formas. «Dificultades, pueden pasar todas las empresas pero estas no son formas de hacer las cosas», censuró la consejera muy enojada con el grupo empresarial catalán. El Ejecutivo Vasco era conocedor de las dificultades de financiación que atravesaba la empresa. También sabían que «estaban buscando nuevos inversores y que incluso se estaban planteando salir a Bolsa, pero una noticia como esta no nos la esperábamos y menos, sin un contacto directo» con la empresa, remarcó.

Por ello añadió que «seremos muy exigentes con todo lo que pongan encima de la mesa». Tapia precisó que desde el Gobierno Vasco no se han concedido ayudas directas, entendidas como créditos sin reembolso, aunque sí se han acogido al resto de herramientas a disposición de cualquier empresa (subvenciones para I+D+i o créditos para hacer inversiones).

Un apoyo que el Gobierno Vasco va a mirar con lupa. «Vamos a analizar a cuál de dichas herramientas se han acogido y seremos muy rigurosos en el análisis», apuntó, al tiempo que añadió que en el caso de que no hayan sido empleadas para lo que estaban destinadas, serán muy exigentes con su devolución. De hecho, el Departamento se puso ayer mismo a revisar las ayudas prestadas.

Tapia no fue la única en reprochar a CNA Group su proceder. También lo hicieron las diputación de Gipuzkoa y de Bizkaia -tiene una planta en Basauri-, que se manifestaron en la misma línea. La diputada de Promoción Económica de Gipuzkoa, Ainhoa Aizpuru, expresó su malestar por lo que consideró una «falta de respeto» por la ausencia de información previa a instituciones y trabajadores.

Aizpuru también mostró «sorpresa» por el desenlace, ya que recordó que su Departamento estaba en contacto con el grupo catalán, «pero no nos habían trasladado que iban a hacer la solicitud de preconcurso con esta celeridad». Explicó que mantenían un «contacto continuo» con la empresa y aclaró que «antes de Navidades tuvieron una reunión», tras la que la institución foral hizo las gestiones que les solicitaron, mientras se mantenía a la espera de una respuesta a la situación actual.

Por su parte, la Diputación de Bizkaia reclamó a CNA Group que cumpla sus compromisos industriales y de empleo en Edesa Basauri. Recordó que el director general de la compañía catalana les informó en febrero que pese a las limitaciones, la evolución de la venta de termos era positiva.

Fotos

Vídeos