El Gobierno Vasco aprueba un plan de Industria volcado en el 4.0

Presentación del Plan de Industria. /IREKAI
Presentación del Plan de Industria. / IREKAI

El programa 2017-2020 cuenta con un presupuesto global estimado de 1.225 millones

Julio Díaz de Alda
JULIO DÍAZ DE ALDASan Sebastián

El Consejo de Gobierno del Ejecutivo Vasco ha aprobado este martes el llamado Plan de Industria 2017-2020, un programa dotado con un presupuesto directo global estimado en 1.225 millones de euros y que, según ha señalado la consejera de Desarrollo Económico e Infraestructuras, Arantxa Tapia, «atiende el nuevo paradigma de la industria 4.0 y responde a las necesidades presentes de las pymes». Tapia ha explicado que el programa «apuesta por una Euskadi más industrial en lo cuantitativo y cualitativo, con un tejido empresarial que compita en el nuevo paradigma de la industria 4.0». El objetivo, ha resaltado, es dar un salto importante en los planes desarrollados desde los años ochenta. El texto, que pone el foco de manera especial en la pymes, será ahora enviado al Parlamento, donde podrá recibir aportaciones de los distintos grupos.

Uno de los retos de este plan (que junto al presupuesto primario contempla otros 1.000 millones al año en avales o créditos de distinta procedencia) es incidir en la servitización y la digitalización de la pyme para «reducir la brecha digital» de las empresas vascas con el resto de sus competidores. En este sentido, cabe destacar que el programa incluye dos proyectos sensibles con este ámbito: el centro de ciberseguridad y un ‘hub’ de innovación digital.

En cierto modo ‘hijo’ del Acuerdo de Gobierno suscrito entre el PNV y el PSE, ha explicado el departamento de Tapia, el Plan de Industrialización se enmarca en el Programa Marco por el Empleo y la Reactivación Económica Euskadi 2020, y se ha elaborado en conexión directa con el conjunto de iniciativas del ámbito de la competitividad, como son el Plan Vasco de Ciencia, Tecnología e innovación; la Estrategia energética 3E2030; el recién aprobado Plan de Emprendimiento 2020; el Plan de Internacionalización Empresarial que verá la luz próximamente; la Agenda Digital 2020; la Estrategia de Empleo, los planes de educación de FP y Plan Universitario, así como el Plan Director de Transporte Sostenible, aprobado recientemente.

Aún cuando los problemas que estos días sufren una decena de empresas (como Fagor-CNA, Xey o La Naval) ocupan la actualidad, Tapia ha querido lanzar un mensaje de optimismo y recordar que la fotografía general de la industria del país es positiva y repleta de buenas perspectivas. «El sector se halla en un contexto plagado de oportunidades, con sus correspondientes amenazas, cierto, y teniendo detectadas las fortalezas y debilidades del tejido industrial, en su conjunto», ha dicho. Así, ha puesto en valor que Euskadi tiene una industria en crecimiento y que aporta cada año buena parte del PIB. De todos modos, la consejera asegura que junto al medio y largo plazo el programa «incluye programas y actuaciones destinadas a ayudar, una a una, a las empresas con problemas urgentes».

Retos pendientes

Aún así, reconoce el Gobierno Vasco, queda mucho por hacer. «La tasa de paro aún es más elevada de lo deseable, con unas cifras de empleo que en la industria han empezado a recuperarse en 2016. Un perfil productivo tradicional, con un desarrollo escaso de los servicios avanzados. Una caída de la inversión privada en I+D. Elevados costes laborales y energéticos para competir globalmente. Y evidentes necesidades básicas de gestión y formación en muchas empresas pequeñas», destaca el Gobierno Vasco. En resumen, y así lo subraya el departamento de Arantxa Tapia, «Euskadi cuenta con un ecosistema industrial completo y bien posicionado, pero que necesita reforzarse y blindar su competitividad».

Los grandes retos de la industria vasca, señala el programa plurianual, pasan por lograr una industria generadora de riqueza (más actividad y más empleo), abierta (con un eje exclusivo de internacionalización), avanzada (competitiva en la industria 4.0 con un esfuerzo adicional en la digitalización) y que apueste por las personas (más formación y mayor reconocimiento a las personas empresarias).

El Plan de Industrialización se va a implementar sobre 6 ejes de actuación, además de un séptimo eje transversal que hace referencia a la Industria 4.0. En todos y cada uno de los ejes se van a implementar programas y actuaciones que respondan a la urgencia y necesidad del presente, preparando el corto y largo plazo de cada uno de los ámbitos. Ese eje transversal, que se presenta de capital importancia, pretende, entre otras acciones, potenciar la digitalización de la industria vasca, en términos de tecnologías y modelos de negocio, a través de la digitalización tanto de empresas como de las cadenas de valor. La formación será también uno de los pilares fundamentales, pues de nada sirve tener una industria 4.0 sin trabajadores 4.0.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos