Gobierno Vasco y agentes sociales refuerzan su relación pese a la ausencia de ELA y LAB

El Ejecutivo presenta las líneas básicas del órgano permanente para institucionalizar el diálogo social con la patronal y los sindicatos

ANA BARANDIARANSAN SEBASTIÁN.

El Gobierno Vasco, Confebask, CC OO y UGT renovaron ayer su voluntad de «llegar a acuerdos» y «profundizar en el entendimiento» durante la primera reunión en un año de la Mesa de Diálogo Social, según explicó a su término la consejera de Trabajo, María Jesús San José. El encuentro estuvo marcado por la ausencia de los sindicatos ELA y LAB, que en los últimos días han intensificado sus críticas contra estas negociaciones que, a su juicio, están «vacías de contenidos». Pero todas las partes dejaron clara su intención de seguir adelante y concretar avances. Como muestra, el Ejecutivo autonómico explicó a los agentes sociales su propuesta para el órgano permanente que institucionalizará esta interlocución y que servirá de cauce para que las organizaciones sindicales y empresariales participen en las políticas socioeconómicas.

Será en septiembre cuando se concreten las materias a tratar en este órgano, que abarcará desde la política industrial a la siniestralidad pasando por la Formación Profesional. Para que se visualice este carácter transversal por parte del Gobierno Vasco acudieron tres consejeras aparte de San José: la de Empleo y Políticas Sociales, Beatriz Artolazabal; la de Educación, Cristina Uriarte; y la de Desarrollo Económico, Arantxa Tapia. Del lado sindical estuvieron presentes la secretaria general de Comisiones Obreras de Euskadi, Loli García, y su homólogo en UGT, Raúl Arza. En representación de Confebask asistió su presidente, Roberto Larrañaga.

Según explicó San José, el órgano permanente de Diálogo Social contempla la creación de distintos grupos de trabajo que «encauzarán» el debate en los diversos temas para «facilitar la toma de decisiones». Sus recomendaciones serán trasladadas a las instituciones «competentes» en cada caso, como pueden ser Lanbide, Osalan y el Consejo de Formación Profesional.

Respecto a ELA y LAB, la consejera manifestó que «mantendrá las puertas abiertas a los ausentes». Explicó que esa ha sido su actitud desde que asumió el cargo, cuando ofreció transparencia y contenidos para negociar. «Pero la respuesta es esta, que no han estado presentes», denunció. También rechazó con rotundidad las críticas de que el órgano permanente podría derivar en subvenciones públicas para los asistentes. «No se ha hablado de dinero», zanjó.

«Cita positiva»

Frente a los ataques de estas dos centrales, San José reivindicó los logros obtenidos en el diálogo social y, en particular, los acuerdos sellados en la reunión de hace un año, cuando el Gobierno Vasco se comprometió a dar máxima difusión a los convenios de eficacia limitada suscritos por CC OO y UGT. Este pacto sentó muy mal a los sindicatos ELA y LAB, ausentes en el foro, que lo interpretaron como una falta de respeto hacia la mayoría sindical vasca. La consejera aseguró ayer, sin embargo, que este acuerdo dio pie al del pasado enero, en el que sí participaron las centrales nacionalistas, para blindar los convenios vascos frente a los estatales.

A la salida de la reunión, el presidente de Confebask, Roberto Larrañaga, consideró que la cita había sido «positiva» y celebró que los pactos adoptados en julio del año pasado se estén cumpliendo.

Por parte de UGT Euskadi, Raúl Arza también valoró como positiva la creación del órgano permanente de Diálogo Social y el cumplimiento de los acuerdo de julio. El sindicato presentó los tres objetivos que considera prioritarios en materia laboral: «Atajar la siniestralidad», facilitar la ocupación de los mayores de 50 años y adoptar un protocolo ante las empresas en crisis.

Mucho más recelosa, la responsable de CC OO Euskadi, Loli García, advirtió de que el sindicato solo participará «si se meten contenidos en la Mesa». «Somos críticos con el papel del Gobierno Vasco en los últimos meses», aseveró.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos