El Gobierno Vasco afirma que la solución polaca para Edesa Industrial es «la única posible»

Jorge Parladé explica a Arantxa Tapia el funcionamiento de un horno de Edesa Industrial./MORQUECHO
Jorge Parladé explica a Arantxa Tapia el funcionamiento de un horno de Edesa Industrial. / MORQUECHO

Cree que la propuesta de CNA junto a Amica parece «seria», aunque recuerda el papel principal de la plantilla y de Fagor S Coop.

JULIO DÍAZ DE ALDASAN SEBASTIÁN.

«Es intolerable. El señor Parladé tendrá que venir y dar muchas explicaciones. El no ser transparentes, el funcionar de espaldas a los trabajadores y las instituciones y estas formas de funcionar, hacen que para nosotros tengan ya credibilidad cero y que, a partir de ahora, vayan a tener que dar muchas explicaciones».

Estas palabras fueron pronunciadas el pasado mes de julio (cuando CNA presentó preconcurso de acreedores para Edesa Industrial) por la consejera de Desarrollo Económico e Infraestructuras del Gobierno Vasco, Arantxa Tapia, visiblemente enfadada con la firma catalana.

Pues bien. Parece que el señor Parladé (presidente del Grupo CNA) por fin ha venido a Donostia y ha dado las explicaciones pertinentes, al menos al Ejecutivo Vasco. Según pudo confirmar de fuentes del gabinete de la consejera, el ejecutivo mantuvo ayer una reunión en la capital guipuzcoana con la propia Tapia y el director de Industria.

En la cita, Parladé explicó de primera mano a Tapia la propuesta anticipada de convenio para Edesa Industrial dada a conocer la víspera a través de los medios. Un programa de salvamento que, sin embargo, no habría anticipado ni a los trabajadores ni a las instituciones concernidas. Es más, ayer el comité de empresa de Edesa Industrial aseguraba seguir 'in albis'.

Sea como fuere, parece que el encuentro resultó provechoso, puesto que esas mismas fuentes oficiales del departamento de Arantxa Tapia explicaron a este diario que la intención del equipo de Jorge Parladé «parece seria». De hecho, añadieron, la propuesta, que fía la segunda resurreción del fabricante de Arrasate a la intervención de la polaca Amica para dar empleo a unas 140 personas, «es la única posible hoy día». «No hay otra opción», insistieron.

Aún así, y en buena lógica, el departamento de Desarrollo Económico e Infraestructuras remarcó que lo esencial y definitivo en este asunto es la postura que muestren tanto los trabajadores de Edesa Industrial como la cooperativa de segundo grado (cooperativa de cooperativas) Fagor S Coop., propietaria de la marca Fagor y que, al menos hasta ahora, se ha confesado más que defraudada por CNA. «El Gobierno Vasco, por supuesto, ni anima ni desanima a nadie», insistieron las mismas fuentes.

Preguntas sin respuesta

Unas horas antes de que Parladé y Tapia se reunieran, el comité de empresa de Edesa Industrial denunció por enésima vez el oscurantismo de la compañía catalana. «No hemos sido informados en ningún momento de ningún proyecto ni plan concreto; lo que conocemos lo hemos leído en la prensa, más allá de una reunión con parte de la plantilla que se celebró ayer (martes) por la tarde y en la que no contestaron a las preguntas que se realizaron», explicaron los representantes de los trabajadores.

Las centrales se referían a un encuentro casi improvisado en las oficinas de Edesa Industrial en el que los representantes de la compañía no supieron aclarar cuál sería el verdadero papel de Amica, qué se fabricaría finalmente en Euskadi o qué papel jugaría la polaca en la pretendida filial vasca de distribución de sus electrodomésticos. «Nosotros apostamos por un proyecto viable que apueste por la actividad industrial y los puestos de trabajo aquí», concluyeron.

Según pudo confirmar este periódico, en la actualidad están trabajando unas noventa personas de Edesa Industrial, la mayoría en las oficinas, aunque algunos operarios siguen sacando adelante pequeñas partidas de ollas a presión y calentadores.

El resto hasta 160 se encuentra en su casa cobrando un permiso retribuido. La plantilla está al día en lo relativo a sus nóminas, aunque desde la entrada en concurso sólo han cobrado el doble del salario mínimo interprofesional y se les adeuda el resto. Cabe recordar que la firma catalana despidió a 141 mediante un expediente de regulación de empleo (ERE) de extinción a mediados de octubre.

La gran incógnita por despejar es la posición que pueda asumir Fagor SCoop., que pelea por rescindir el contrato que firmó en su día con Edesa Industrial para permitirle el uso de la marca Fagor a cambio de un dinero que la catalana nunca llegó a abonar.

LA CLAVE

26,8
millones estaría dispuesta a inyectar Amica en la compra de parte de la actividad fabril y la creación de una distribuidora.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos