El Gobierno Vasco advierte a Fagor CNA que su crédito «se ha acabado»

Protesta de trabajadores de Fagor CNA ante el anuncio de despidos en diciembre del año pasado. / EFE

Tapia juzga «intolerable» el silencio de la empresa tras publicarse que ha presentado preconcurso de acreedores y advierte que el Ejecutivo será «muy exigente» con las medidas que se pongan sobre la mesa

ANA BARANDIARAN

El Gobierno Vasco está extraordinariamente enfadado con Fagor CNA por haberle ocultado la presunta presentación de un preconcurso de acreedores el viernes en un juzgado de San Sebastián con una deuda de unos 100 millones de euros. Y así lo ha subrayado este lunes en el museo Guggenheim de Bilbao la consejera de Desarrollo Económico, Arantxa Tapia, para quien lo sucedido es, sencillamente, «intolerable». La consejera ha explicado que el Ejecutivo autonómico ha intentado comunicarse con los responsables de la firma catalana durante el fin de semana y a lo largo de la mañana de este lunes y sus esfuerzos han sido en balde.

La titular de Industria ha insistido en que ni el Ejecutivo autónomo, ni los directivos de la firma catalana en Euskadi ni los propios trabajadores «saben nada» de forma oficial. Y eso después de que el diario catalán La Vanguardia publicase el sábado la presentación del preconcurso. Por ello, ha enfatizado que a la empresa se le ha «acabado el crédito» con el Gobierno de Iñigo Urkullu, que en su día apostó por la solución de CNA para reflotar a la quebrada Fagor Electrodomésticos.

Arantxa Tapia ha agregado que la Administración será «exhaustiva» en la exigencia de explicaciones y en el «control» sobre las ayudas concedidas a la empresa, aunque medios gubernamentales agregaron que no se trata, en ningún caso, de subvenciones a fondo perdido, sino de otro tipo de apoyos.

Tapia ha insistido en que la actitud de los propietarios de Fagor CNA con los trabajadores, los directivos de la planta y con el Gobierno Vasco es «intolerable», porque «dificultades pueden pasar muchas empresas, pero no son las formas de hacer las cosas, la forma en que se debe trabajar».

Dificultades

Ha explicado que su departamento «conocía las dificultades de financiación, que tenían ciertas dificultades con proveedores, que estaban buscando nuevos inversores, que pretendían una expansión internacional, incluso que se estaban planteando la salida a Bolsa. Pero, desde luego, una noticia como ésta no nos la esperábamos y menos sin ese contacto directo».

La responsable vasca de Desarrollo Económico y Competitividad ha indicado que «parece que el crédito con las entidades financieras se les terminado» y «desde luego, el crédito con el Gobierno Vasco también se ha terminado».

Ha recordado que el Gobierno Vasco, consciente de que la situación tras la quiebra de Fagor Electrodomésticos «era un problema de difícil solución, una vez que CNA se había hecho con la propiedad de planta y había un inicio de trabajo, ha tratado de colaborar» para que «fuera la definitiva» esta opción, que planteaba «la mayor cantidad de personas empleadas y una solución a largo plazo».

Sin embargo, ha insistido, el hecho de «no ser transparentes, funcionar de espaldas a las instituciones y, sobre todo, a los trabajadores y estas formas de hacer» hacen que, para el Gobierno Vasco, «se ha acabado el crédito». Por ello, ha advertido de que, a partir de ahora, los propietarios de la empresa tienen «credibilidad cero» y deberán «dar muchas explicaciones, y seremos muy exigentes con todo lo que se ponga sobre la mesa».

La consejera ha explicado que, aunque no se han concedido créditos no reembolsables por parte del Ejecutivo vasco, sí han podido disponer de «todo el resto de herramientas, como el resto de las empresas» y el Ejecutivo analizará «punto por punto cuáles han existido, en qué forma han existido y seremos muy rigurosos, mucho más en este caso que con cualquier otra empresa».

Según ha explicado, «herramientas hay muchas, empezando con créditos desde el Instituto Vasco de Finanzas, --qque me consta que alguno existe, hasta subvenciones de I+D+i, que han sido solicitadas pero no concedidas, o cualquier crédito reembolsable para hacer inversiones». «Analizaremos todas y cada una de ellas y seremos muy exigentes con la devolución de las mismas si no se han producido todos los elementos que hacían que esa ayuda fuera concedida», ha insistido.

La consejera ha explicado que su Departamento ha realizado un seguimiento «exhaustivo» con diversas reuniones, en las que han podido conocer que existían «dificultades» pero que el ritmo de las ventas era «creciente», pese a ser «a menor velocidad» que la esperada inicialmente. No obstante, ha añadido, existían «medidas que se iban a poner sobre la mesa y que nos permitían ser medianamente optimistas».

Temas

Fagor

Fotos

Vídeos