Gipuzkoa aprueba la reforma fiscal a falta del último trámite del Impuesto de Patrimonio

Gipuzkoa aprueba la reforma fiscal a falta del último trámite del Impuesto de Patrimonio

Las empresas del territorio rebajarán ya este año su tributación dos puntos y el que viene otros dos, aunque verán limitadas sus deducciones

PILAR ARANGURENSAN SEBASTIÁN.

Las Juntas Generales de Gipuzkoa aprobaron ayer el grueso de la reforma fiscal pactada en Euskadi entre el PNV, el PSE y el PP, que verá la luz en breve ya que solo falta un último trámite en lo que respecta al Impuesto de Patrimonio, que quedó encarrilado tras rechazarse las enmiendas a la totalidad presentadas por EH Bildu y Podemos.

En el Pleno de ayer la cámara territorial aprobó con los votos de los partidos impulsores de la reforma el dictamen que incluye el grueso de las modificaciones fiscales, que afectan al IRPF y al Impuesto de Sociedades y que fue rechazado por EH Bildu y Podemos.

La reforma fiscal, que ya fue aprobada en Bizkaia y Álava hace varias semanas, conlleva en lo que respecta al Impuesto de Sociedades una bajada de tipos del 28% al 26% este año y otros dos puntos el que viene, mientras que a las pequeñas firmas y microempresas se les reducirá del 24% al 20% progresivamente. La medida, que entrará en vigor con carácter retroactivo desde el 1 de enero de este año, también incluye la limitación de deducciones, gastos financieros y bases negativas y la subida de tipos mínimos.

«La reforma de Patrimonio busca frenar que los ricos y sus rentas se vayan» María Eugenia Arrizabalaga (PNV)

En lo que respecta al IRPF incluye nuevos incentivos de apoyo a las start-up, y también para facilitar el retorno de los expatriados en aras a poder captar talento.

La Diputación de Gipuzkoa calcula que las modificaciones fiscales aprobadas ayer incrementarán la recaudación del territorio en 38,4 millones, mientras que cifra en 12,9 millones el impacto negativo que tendrán los cambios en patrimonio que, conllevan, entre otras cosas, la recuperación del escudo fiscal. Una figura que establece que la cuota íntegra del gravamen junto con la del IRPF no pueden superar un porcentaje concreto de la base imponible general y del ahorro del IRPF, que es del 65%. Una medida que fue derogada en su momento por EH Bildu.

Al Impuesto de Patrimonio, que sustituirá al de la Riqueza -en vigor en la actualidad- tan solo le resta ya pasar por comisión y volver al Pleno, donde se espera que sea definitivamente aprobado en la sesión prevista para el 6 de junio. En este caso no tendrá carácter retroactivo, ya que entrará en vigor el 1 de enero de 2019.

El diputado de Hacienda de Gipuzkoa, Jabier Larrañaga, destacó durante el pleno de ayer que el objetivo de esta reforma fiscal es «apuntalar el crecimiento económico, acompañar a las empresas y atraer talento y proyectos para garantizar el bienestar del territorio».

«¿Quién necesita apoyo, las 38 personas más ricas o los miles de ciudadanos?» Xabier Olano (EH Bildu)

En la misma línea se pronunció el portavoz parlamentario del PSE, Julio Astudillo, quien reprochó a EH Bildu y Podemos que se negaran a negociar la reforma fiscal, que busca, a su entender, «dinamizar la economía guipuzcoana y crear empleo de calidad».

Sin embargo, las explicaciones de Larrañaga no convencieron a los portavoces de EH Bildu y Podemos, Xabie Olano e Imanol Gude, respectivamente, quienes criticaron la reforma fiscal, en general, y la del Impuesto sobre la Riqueza, en particular.

«Beneficia a los más ricos»

Xabier Olano aseguró que la reforma del actual Impuesto sobre la Riqueza beneficiará especialmente a las 38 personas más ricas de Gipuzkoa, aquellas que disponen de más de 12,8 millones de patrimonio, que dejarán de aportar más de 15 millones a la Hacienda, mientras que perjudica a la «mayoría» del territorio. «¿Quién necesita apoyo, las 38 personas más ricas o los miles de ciudadanos que están en situación de pobreza?», se preguntó Olano, al tiempo que señaló que los 875 contribuyentes que volverán a disfrutar del 'escudo fiscal' aportarán en total 33 millones menos a las arcas forales.

«La reforma fiscal busca dinamizar la economía y crear empleo de calidad» Julio Astudillo (PSE)

Gude opinó, por su parte, que el objetivo de estas modificaciones es que «pague menos el que más tiene», al tiempo que cargó contra la reforma fiscal en su conjunto. Se mostró especialmente crítico con el PSE-EE por apoyar unos cambios fiscales de carácter «neoliberal».

«El objetivo de las modificaciones es que pague menos quien más tiene» Imanol Gude (Podemos)

La procuradora del PNV María Eugenia Arrizabalaga acusó a EH Bildu y Podemos de utilizar «conceptos y números para generar alarma» y de hacer un «teatro constante para intentar confundir las cosas». Arrizabalaga explicó que la Diputación no oculta que los cambios en el Impuesto de la Riqueza tendrán un impacto negativo de 12,9 millones respecto a la normativa actual, con lo que alabó su transparencia. Con todo, explicó que la reforma en patrimonio tiene un objetivo básico que es «frenar que los ricos de Gipuzkoa se vayan» a otros territorio porque con ellos también se van sus patrimonios, rendimientos de capital, herencias, rentas de trabajo y los IVA que redundan en las arcas forales.

«Busca una Gipuzkoa más moderna, solidaria, sostenible y competitiva» Juan Carlos Cano (PP)

El procurador del PP, Juan Carlos Cano, abogó asimismo por contribuir desde la fiscalidad a la recuperación económica y al mantenimiento del estado de bienestar en una «Gipuzkoa más moderna, solidaria, sostenible y competitiva».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos