El gigante informático se quita la corbata

La Real Sociedad estuvo presente en el foro./
La Real Sociedad estuvo presente en el foro.

César Cernuda defiende ante el mundo institucional y empresarial la necesidad de «vencer la resistencia al cambio». Sin etiquetas, como en una reunión de amigos, el dirigente de Microsoft habló de inteligencia y más cosas

JAVIER GUILLENEA SAN SEBASTIÁN.

César Cernuda, el español con más peso estratégico dentro de Microsoft, habló de inteligencia artificial, de la información en la nube, de la necesidad de aceptar los cambios tecnológicos, de datos, de su pueblo natal, Luarca, de la Real Sociedad y también de corbatas. «Yo soy de llevarla y ayer, antes de ir a cenar, dudaba si llevarla o no. Me dijeron que en Gipuzkoa se come sin corbata y no me la puse, pero cuando llegué todos la tenían puesta».

La anécdota dio juego. El presidente para Latinoamérica y vicepresidente corporativo de Microsoft acudió al Foro Empresarial de Gipuzkoa sin corbata y hubo quien decidió solidarizarse con él. «Le pregunté a César si en esas reuniones tan importantes que hacen en Microsoft las llevan y me dijo que no, por eso me la quito con permiso vuestro», anunció el director de El Diario Vasco, José Gabriel Mujika, encargado de presentar un acto que, en su sexta edición, ya es un clásico en la agenda económica guipuzcoana.

Tras él intervino el presidente de DV, José María Bergareche, que también se desembarazó de la prenda. No llegaron a tanto el presidente de Laboral Kutxa, Txomin García, quien confesó que habitualmente no lleva corbata y optó por mantenerla en su lugar, ni Alberto Peña, socio en Euskadi de EY, firma colaboradora de la jornada, junto con la Laboral Kutxa. Es cuestión de gustos.

Durante su intervención, César Cernuda definió al gigante Microsoft como a una compañía con vocación de presencia local y el asunto de las corbatas, los guiños que se lanzaron los oradores en el foro, dieron fe de ello. Había bastado lo que Bergareche denominó «un momento mágico de los que se producen en Donostia», cuando en la cena de la víspera «Plácido Domingo se puso a tocar el piano con los solistas del Orfeón», para crear un vínculo de complicidad que ayer fue visible ante los representantes institucionales financieros y empresariales que llenaron el espacio Plaza de Gipuzkoa de la Cámara de Comercio.

Todo un mundo

Por la parte foral acudieron al encuentro el diputado general de Gipuzkoa, Markel Olano; el teniente de diputado general y titular de Cultura, Denis Itxaso; los responsables forales de Infraestructuras Viarias, Aintzane Oiarbide; Desarrollo Económico, Ainhoa Aizpuru, y Hacienda y Finanzas, Jabier Larrañaga. Por la municipal, los alcaldes de San Sebastián, Eneko Goia, y de Irun, José Antonio Santano. El Gobierno Vasco estuvo representado por el consejero de Hacienda, Pedro Azpiazu, así como por la viceconsejera de Tecnología e Innovación, Estibaliz Hernáez. Por el Ejecutivo central asistieron a la cita el subdelegado del Gobierno en Gipuzkoa, José Luis Herrador.

El café informal que se sirvió tras la charla sirvió para intercambiar experiencias. Pedro Esnaola, presidente de la Cámara de Comercio, ejerció de anfitrión en el foro, al que también asistieron el director general de DV, David Martínez; el presidente de Adegi, Pello Guibelalde, y su secretario general, José Miguel Ayerza, y el vicepresidente de Elkargi, José Ignacio Gárate.

Del ámbito empresarial acudió todo un mundo. Entre ellos, Arantza Laskurain, secretaria general de Mondragón Corporación; Francisco Artetxe, director general de Euskaltel; Jesús Gómez Montoya (vicepresidente de Garen y presidente ejecutivo de clínica Asunción), Juan Llop (Esergui), Antxon López Usoz (AFM), Antonio Nolasco (Cementos Rezola), Ángel Jareño (Uvesco), Isabel Busto (Grupo I68) y Miren Loyola (Ibermática).

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos