«Un gerente debe trabajar para ser el más prescindible del equipo»

Agustín Iturrioz, en el centro de la imagen, rodeado de trabajadores de Ennera./IÑIGO ROYO
Agustín Iturrioz, en el centro de la imagen, rodeado de trabajadores de Ennera. / IÑIGO ROYO

Agustín Iturrioz concreta que «el sector de las energías renovables es muy exigente», pero los proyectos «tienen una gran dimensión humana»

ION FERNÁNDEZIBARRA.

«La sociedad y las instituciones desde un punto de vista de principios sí apuestan por las energías renovables. Pero, luego hay que pasar al campo real». Y aquí «todavía queda mucho camino», confiesa Agustín Iturrioz. El director general de Ennera, empresa ubicada en Ibarra, cree que «realmente se apostará por estas tecnologías cuando ofrezcan un coste de generación de electricidad más barato que las energías convencionales y sean prácticas».

La empresa

2007
año de fundación.
2007
La empresa de Ibarra tiene 26 trabajadores.
2007
Actividad
Energías renovables
Venta del aerogenerador de diseño propio Windera S. Desarrollo de proyectos llave en mano de energía solar fotovoltaica. Proyectos para combinar energía solar fotovoltaica con el almacenamiento eléctrico, gracias a baterías.

- ¿Es muy caro generar electricidad con las renovables?

- No. En estos momentos, permiten generar energía a un coste bajísimo; de hecho, la tecnología solar fotovoltaica y la eólica terrestre se están convirtiendo en las más baratas del mundo.

«La tecnología solar es el futuro de las energías renovables por ser la más barata»

- Entonces, ¿todavía no son prácticas?

- Los costes ya no suponen un problema, pero estas tecnologías son capaces de generar energía únicamente cuando existe el recurso en cuestión, como el viento o el sol. No siempre que hay la necesidad. Es decir, hay un desacoplamiento entre la demanda y la generación.

- ¿Cómo está buscando el sector acabar con este problema?

- Un sistema eléctrico tiene que ser capaz de ofrecer la energía siempre que se necesite. No podemos depender de que haya sol o viento en ese momento. ¿Dónde está el reto? En tener unas baterías para acumular en ellas la energía que nos permita hacer uso de ella cuando lo requiramos. En estos momentos las baterías están empezando a tener unos costes más bajos y unas prestaciones altas. Esto va a generar una importante revolución en el sector energético, ya que vamos a poder ofrecer al sistema eléctrico una generación firme, garantizar el suministro, y a un precio muy competitivo.

- ¿Qué va a permitir «esta revolución»?

- Competir a nivel de costes con las energías convencionales, lo cual va a facilitar que los países no electrificados puedan saltarse la etapa de las energías convencionales y pasar directamente a las renovables. Y permitirá que los países desarrollados puedan progresivamente descarbonizarse todavía más y puedan aspirar a generar el 100% de su energía con las renovables.

- Entre las energías renovables, ¿destaca alguna?

- La solar. Es la más barata de todas y la que tiene más futuro.

- Los esfuerzos de Ennera en I+D+i, ¿siguen esa dirección?

- En estos momentos, estamos orientados a proyectos centrados en sistemas solares con baterías.

- No siempre ha sido así.

- Durante los cinco primeros, un equipo se dedicó a crear un producto, desde su diseño hasta su certificación. Así surgió nuestro aerogenerador Windera S. Ahora, estamos buscando su rentabilidad.

- Pero, ¿el futuro no era la energía solar?

- Sí. Windera S es un aerogenerador con una potencia de 3,2 kilovatios de potencia y ofrece gran seguridad, eficiencia y fiabilidad. Su mercado se está reduciendo. Nosotros, hemos tenido la suerte de que Japón ha hecho una gran apuesta por las energías renovables y en especial por la mini-eólica. Tiene zonas con mucho viento y no muy pobladas. Nos está yendo muy bien en este país.

- ¿Cómo se adaptan a las necesidades de los clientes?

- La clave es entender cómo consume el cliente: conocer cuándo tiene la demanda. A partir de ello nosotros podemos diseñar un sistema óptimo para generar energía.

- ¿Qué le ha llevado al sector de las energías renovables?

- Mi trayectoria profesional comienza en la Educación. Después, estuve trabajando en una Pyme guipuzcoana dedicaba a instalaciones eléctricas y luego tuve la oportunidad de entrar en CAF. Uno de mis trabajos allí estuvo ligado a las energías renovables y me surgió la necesidad de comprometerme con esa iniciativa. De la mano de CAF surgió Ennera en 2007 y dos años después me incorporé yo a este proyecto que me ilusiona mucho.

- ¿Qué le aporta a Ennera ir de la mano de CAF?

- Para nosotros es fundamental. Poder decir que formas parte de CAF es aliciente suficiente para que los clientes entiendan que les podemos hacer una propuesta interesante. Abre puertas en el mercado, aunque no sea de uno relacionado con los trenes. Por otro lado, a la hora de abordar proyectos más grandes, CAF nos ofrece su solidez en el apartado financiero y en el tecnológico.

- Ha comentado que este proyecto le ilusiona, ¿cómo hace para trasladar ese interés al resto de trabajadores?

- Tenemos la suerte de estar en un mercado atractivo. Nuestro negocio tiene cierta alma, gracias a proyectos con una importante dimensión humana: acabamos de instalar 48 plantas para 48 centros de salud en Zinbabue para alimentar los frigoríficos para las vacunas y las unidades de neonatos. Además, somos una empresa que se está abriendo camino y está obteniendo proyectos cada vez más importantes. Esto es suficiente para que todo el equipo de Ennera tenga una altísima motivación y un gran compromiso. Sin ello fracasaríamos, porque estamos en un sector muy exigente. Es más, esta empresa está creciendo y nos está costando encontrar personas que tengan ya estos valores.

- ¿A qué se refiere?

- Estamos en un trabajo que requiere mucho sacrificio. Hay que invertir muchas horas de trabajo, viajar a ciertos países complejos y muchas veces madrugar. Por ello, te tienen que motivar proyectos como el de Zinbabue. Necesitamos gente que vibre con esto y sea capaz de salir al mundo y realizar sacrificios. Eso sí, es un trabajo que humanamente recompensa mucho.

- ¿Cómo debe ser un gerente hoy?

- Estamos en un mercado global tremendamente cambiante. Tener la capacidad para adaptarte a ello es una condición básica. Hacer una misma gestión a lo largo de cinco o diez años resulta un fracaso, porque en este tiempo tu mercado no va a ser el mismo. Por ello, el gerente tiene que tener los recursos para hacer la foto de cómo va a evolucionar su mercado y poder anticiparse para seguir operando. Por otra parte, hay que entender que las personas son la clave del negocio. Un gerente tiene que trabajar para ser el más prescindible del equipo. Hay que comprender a las personas y alinearlas con los intereses de la empresa. Si una persona tiene un problema, la empresa debe ofrecerle flexibilidad. Pero los trabajadores también tendrían que ser capaces de dar una respuesta adecuada cuando esa compañía tenga una necesidad.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos