Los franceses no pagarán el IRPF en 2018

El país vecino adoptará en enero de 2019 el sistema de retención mensual de impuestos sobre el salario. Para evitar un pago doble ese año próximo, este ejercicio quedará en blanco fiscalmente

Una mujer realiza su declaración de la renta,. /DV
Una mujer realiza su declaración de la renta,. / DV
IÑIGO BELTRÁN DE HEREDIA

Francia aplicará a partir del próximo año una reforma fiscal que va a tener como consecuencia que todos los asalariados se ahorrarán pagar impuestos por sus ingresos de 2018. Una noticia cuando menos sorprendente y que podría interpretarse como el anuncio de la quiebra de las arcas del Gobierno galo por el cierre de una de sus más importantes fuentes de ingresos. Pero no parece que eso vaya a ocurrir y este 'milagro' fiscal tiene su explicación.

Hasta hoy, nuestros vecinos franceses -y los extranjeros con residencia en Francia, como es el caso de muchos guipuzcoanos aunque trabajen aquí- regularizaban sus pagos con Hacienda a año vencido. Es decir que a sus salarios no se les aplicaba ninguna retención mensual y solo tras cumplimentar la declaración anual entre abril y junio, conocían el importe exacto que debían abonar al fisco. Si se trataba de la primera vez en que se declaraban ingresos, en septiembre debían pagar esa cantidad de una sola vez, y a partir del año siguiente, sobre este primer cálculo, pagar bien en dos plazos (en febrero y en mayo, un tercio del importe en cada ocasión) o en diez mensualidades (de enero a octubre). Tras cumplimentar la nueva declaración, en el primer caso en septiembre debían pagar en un tercer y último plazo la cantidad pendiente. Si habían optado por la mensualización, el pago se regularizaba en la última cuota.

Pues bien, el Gobierno francés ha decidido cambiar el sistema y a partir de enero del año que viene aplicará el mismo modelo que impera en España y en la mayoría de países europeos: la retención mensual en el sueldo una cantidad a cuenta del IRPF.

Si la situación que disfrutaban los franceses nos puede parecer peculiar, nuestro modelo fiscal es para ellos cuando menos extraño, ya que no estaban habituados a adelantar dinero a Hacienda y menos áun que fuera su empleador el que se lo retenga.

Presión muy inferior

Hay que aclarar también que la presión fiscal por el IRPF es en Francia muy inferior a la que se soporta por estos lares, ya que nuestros vecinos con lo 'sufren' de verdad en sus bolsillos es por las cotizaciones sociales (Seguridad Social, desempleo...) que si para nosotros ronda el 6% de la base de cotización mensual, llega a suponer para un francés entre el 20 y el 25% de su salario...

Pues bien, para evitar que los franceses se encontraran el año que viene con un pago mensual adelantado del impuesto y a la vez en la obligación de abonar los impuestos que les corresponderían por este año, su Gobierno ha decidido perdonarles éstos últimos. Para ello recurre al 'crédito fiscal', una fórmula que no les evitará tener que cumplimentar la declaración de la renta pero que les exime del pago del impuesto que resulte.

La medida se limita a los salarios, ya que los ingresos procedentes de otras fuentes (ahorro, alquileres, rentas extraordinarias) sí serán gravados.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos