Dirigentes del PNV vuelven a mostrar sus diferencias sobre la reforma fiscal en Euskadi

El diputado general de Bizkaia pide una rebaja del Impuesto de Sociedades mientras el consejero de Hacienda defiende que ya incorpora deducciones que reducen la presión fiscal efectiva

XABIER GARATESan Sebastián

Mientras PNV y PSE, partidos que sustentan tanto el Gobierno Vasco como las diputaciones de Gipuzkoa, Bizkaia y Álava, ultiman los detalles de la reforma fiscal en Euskadi, dirigentes del PNV han vuelto a dejar patente este miércoles las dos sensibilidades que existen en la formación jeltzale sobre cómo debe ser el sistema impositivo vasco, especialmente en lo que se refiere a la tributación de las empresas. En concreto, el Impuesto de Sociedades.

El diputado general de Bizkaia, Unai Rementeria, ha querido tomar parte en el debate y durante su discurso en el pleno de política general de las Juntas Generales de Bizkaia, ha apostado por rebajar el Impuesto de Sociedades «ahora que estamos fuera del túnel» de la crisis y que la recaudación va al alza porque, a su entender, en política tributaria «no somos todo lo competitivos y atractivos que podríamos ser... que necesitamos ser».

Rementeria ha enumerado diferentes países europeos con un impuesto nominal más bajo que el 28% de Euskadi. Así, ha citado Alemania (15%), Finlandia (20%), Reino Unido (20%), Holanda (entre el 20% y el 25%), Dinamarca (22%) o la propia España (25%). Tras esta enumeración, Rementeria se ha preguntado: si una empresa con sede en Reino Unido decide moverse o abrir una filial en Europa, ¿qué hace? Su director coge el mapa y empieza a comparar posibles destinos. Echa números y compara. Y cuando ve que aquí tenemos un Impuesto de Sociedades del 28%, «hace un tachón en nuestro mapa y nos olvida».

Rementeria se ha alineado así con quienes, como la consejera de Desarrollo Económico y Competitividad del Gobierno Vasco, Arantza Tapia, defienden una rebaja en el impuesto que grava los beneficios de las empresas para que estas ganen competitividad y no se vean penalizadas respecto a sus competidoras de otros países con impuestos más bajos.

Muy diferente piensa, entre otros, el consejero vasco de Economía y Hacienda, Pedro Azpiazu, quien poco después de la intervención de Rementeria ha defendido que el Impuesto de Sociedades vigente en los tres territorios vascos contiene incentivos y deducciones que «configuran una baja presión fiscal efectiva en términos comparados». Es decir, que aunque el tipo nominal sea del 28%, lo que pagan finalmente las empresas gracias a las deducciones es menos.

Azpiazu ha participado en el XVIII Foro de Finanzas de Elkargi, donde además ha defendido la necesidad de una subida salarial para sostener el consumo ante otro escenario de política monetaria.

Gipuzkoa, por la estabilidad

En esta tesis de no rebajar el impuesto que grava los beneficios de las empresas se encuentra el PSE, socio de gobierno del PNV en las principales instituciones vascas, y la Diputación de Gipuzkoa, que en este debate defiende la necesidad de «estabilidad» tras varios años en los que se han producido varias modificaciones tributarias.

Este mismo martes, el diputado general de Gipuzkoa, Markel Olano, durante su discurso en el pleno de política general de las Juntas Generales de Gipuzkoa, defendió la idoneidad del actual impuesto. «Acabamos de cerrar la mejor campaña del Impuesto de Sociedades de los últimos ocho años (...) Los números nos indican que vamos en la dirección correcta y nos animan a seguir trabajando en el mismo sentido», subrayó.

Fotos

Vídeos