Gipuzkoa recaudará 12,9 millones menos con el nuevo impuesto de patrimonio

El diputado de Hacienda, Jabier Larrañaga/
El diputado de Hacienda, Jabier Larrañaga

El diputado foral de Hacienda asegura en las Juntas que la reforma servirá para «alinearlo» con el de los territorios vecinos

EFESan Sebastián

El nuevo impuesto de patrimonio de Gipuzkoa, que recupera el llamado "escudo fiscal", tendrá un impacto negativo en la recaudación de 12,9 millones, aunque su reforma servirá para "alinearlo" con el de los territorios vecinos, según ha explicado este jueves el diputado de Hacienda, Jabier Larrañaga.

El diputado, acompañado por la directora de Política Fiscal y Financiera, Bittori Zabala, ha presentado en la comisión de Hacienda de las Juntas Generales los cambios que trae la reforma fiscal pactada por el PNV, el PSE y el PP.

La reforma, además de las modificaciones en el IRPF y el impuesto de sociedades pactadas por los tres partidos, conllevará en Gipuzkoa la aprobación de un nuevo impuesto sobre patrimonio, que sustituirá al impuesto sobre la riqueza y las grandes fortunas establecido por Bildu en la anterior legislatura y reformado por el gobierno PNV/PSE-EE en 2015.

Larrañaga ha explicado que el nuevo impuesto tendrá un impacto negativo de 12,9 millones -un 20 % menos- respecto a la normativa actual y de 7,4 millones menos en comparación con el impuesto de la riqueza original implantado por Bildu.

El diputado ha considerado que la comparación debe hacerse sobre el modelo original de Bildu y no sobre el impuesto reformado en 2015, con lo que, a su juicio, el impacto real del nuevo tributo es de 7,4 millones menos. Ha indicado que se trata de un cambio "necesario" para "normalizar" la situación de Gipuzkoa con respecto al resto de territorios vascos.

El nuevo impuesto recupera su denominación original y también vuelve a incorporar el llamado "escudo fiscal", un límite de tributación que se establece combinando el IRPF con el patrimonio.

La incorporación del escudo permitirá, según figura en la memoria económica que acompaña al proyecto de norma, que los 40 contribuyentes guipuzcoanos que declaran un patrimonio superior a los 12,8 millones de euros paguen una media de 193.545 euros menos respecto al impuesto sobre la riqueza.

Esfuerzo de armonización

Los partidos que sostienen al gobierno foral, así como el PP, han alabado el esfuerzo de armonización fiscal que significa la instauración de una normativa sobre el impuesto de patrimonio, mientras que la oposición ha rechazado esta reforma.

La juntera de EH Bildu Esther Agirre ha destacado que el escudo fiscal beneficia a los contribuyentes con mayor patrimonio, por lo que se trata de una medida "contra la justicia fiscal y la equidad".

Del mismo modo, el procurador de Podemos Imanol Gude ha opinado que la inclusión del escudo fiscal va contra la "progresividad" del impuesto.

Larrañaga ha replicado que la mitad de los contribuyentes afectados por este impuesto pagarán más a partir de la reforma y la otra mitad menos. "Se equilibra, los que antes salieron beneficiados ahora salen perjudicados y al revés", ha añadido.

En el punto anterior de la comisión, Larrañaga y Zabala han explicado las novedades en los impuestos del IRPF y de sociedades acordados por PNV, PSE y PP, cuyo objetivo, ha explicado el diputado, consiste en "contribuir a recuperar la actividad económica del territorio y consolidar red empresarial". "Se trata de fomentar la actividad emprendedora y facilitar que se lleven a cabo nuevos proyectos empresariales, teniendo en cuenta que hay que garantizar la recaudación para apuntalar los servicios públicos", ha añadido.

Zabala ha detallado los principales ejes de la reforma, que en el caso del IRPF implica medidas para fomentar el emprendizaje y la inversión en nuevos proyectos, así como nuevos tratamientos para trabajadores desplazados, alquiler de vivienda habitual por parte de jóvenes y apoyo a la paternidad, entre otros. La diputación considera que estas medidas tendrán un impacto recaudatorio negativo de 760.000 euros.

En cuanto a sociedades, ha explicado las conocidas modificaciones en los tipos nominales y las deducciones pactadas por los partidos que suscribieron la reforma fiscal.

Crítica de Bildu

El portavoz de EH Bildu, Xabier Olano, ha destacado que estas modificaciones tendrán un impacto negativo de casi 15 millones de euros, tal y como indica la memoria económica, al tiempo que ha criticado que el impuesto de sociedades haya bajado los tipos para atender a las exigencias de las patronales Confebask y Adegi.

Por contra la Diputación sostiene que los nuevos límites a las deducciones supondrán 62,8 millones más, mientras que los cambios de las tarifas se traducirán en 32,5 millones menos, mientras que los ingresos subirán en 2018 en 32,1 millones por los pagos a cuenta.

Larrañaga ha respondido que la reforma no busca incrementar la recaudación en estos conceptos, sino fomentar la actividad económica, cuyo resultado final será un incremento global del dinero ingresado por las arcas públicas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos