Confebask advierte de que la reforma fiscal puede frenar la recuperación de Euskadi

Guibelalde y Larrañaga, en Bilbao / TELEPRESS

Larrañaga afirma que el pacto PNV-PSE constituye «un error» y que bajar el Impuesto de Sociedades al 24% permitiría crear 6.000 nuevos empleos

Julio Díaz de Alda
JULIO DÍAZ DE ALDABilbao

La patronal vasca ha reiterado este martes sus críticas a la reforma fiscal que buscan para todo Euskadi PNV y PSE, formaciones que han cerrado un acuerdo sobre novedades tributarias que ha encendido a las organizaciones empresariales, que esperaban más de esa entente. El presidente de Confebask, Roberto Larrañaga, aseguró esta mañana que el acuerdo entre jeltzales y socialistas vascos "puede convertirse en un lastre para el crecimiento, el empleo y la pujanza de la economía vasca a medio y largo plazo". Larrañaga, que protagonizó una conferencia en el Forum Europa Tribuna Euskadi, puso números -al hablar de, por ejemplo, empleos creados en los últimos años- a esa recuperación que a juicio de Adegi, Cebek y SEA podría verse ahora frenada de manera brusca.

A lo largo de su intervención, Larrañaga dejó claro que los empresarios no cejarán en su empeño. Y es que, aunque el PNV llegó a ser partidario de ablandar los tipos que se aplican en el Impuesto de Sociedades (hoy en el 28%, por encima del 25% del resto de España), los socialistas pusieron pie en pared en este asunto. "Creemos que hay un evidente margen de mejora en el tratamiento fiscal en Euskadi, con una rebaja progresiva y no brusca del Impuesto de Sociedades hasta cuando menos equipararlo al existente en territorio común", defendió. "Creemos, sinceramente, que una medida de ese tipo generaría más actividad, más empresa y, consecuentemente, más empleo y mayor recaudación para un sistema de bienestar que todos queremos mantener y preservar", explicó Larrañaga.

"Lamentamos profundamente que este año no haya sido posible hacer entender a algunos dirigentes políticos la importancia de este factor; pero desde luego ya adelanto que no renunciamos a seguir explicando por qué debe ser necesario acometer esa medida", advirtió el ‘jefe’ de los empresarios vascos.

En este contexto, el presidente de Confebask recordó que con esa desventaja fiscal lastrando la competitividad de las empresas vascas y en un escenario de márgenes menguantes, será difícil atender las constantes peticiones de subidas de sueldos que escuchan los empresarios. Según explicó, pasar del 28% actual al 24% generaría una inversión inducida en Euskadi de casi 600 millones de euros, permitiría crear 6.000 nuevos empleos y la recaudación inicialmente perdida "se recuperaría por el IVA y el IRPF de los nuevos empleos creados".

"Pretender que la empresa vasca pague más salarios, contribuya con más impuestos y genere más empleo, todo a la vez, sin que mejore su margen, es no querer entender lo que la crisis ha provocado", zanjó. Fue en este momento cuando Larrañaga subrayó que las últimas encuestas realizadas por Adegi, Cebek y SEA ha evidenciado que el descenso de los márgenes y la rentabilidad se ha convertido en la primera preocupación de los empresarios en el País Vasco.

Larrañaga insistió en la idea de que PNV y PSE han perdido una oportunidad magnífica de afianzar la competitividad del tejido productivo vasco. "Para nosotros ha constituido un error", sentenció.

El presidente de Confebask, que no dejó pasar la oportunidad para incidir en que esa recuperación, que a su juicio puede ahora verse dinamitada por la reforma fiscal, empieza a tomar fuerza. Así, recordó que empleo de calidad avanza en Euskadi de la misma manera que cae la tasa de desempleo. "Estimamos que el PIB vasco crecerá este año en torno al 3%, y en relación al empleo esperamos unas 20.000 nuevas afiliaciones a la Seguridad Social, con lo que la tasa de paro se acercará al 10%", relató.

"Nuestra previsión es que este año recuperemos aproximadamente 2 de cada 3 puestos de trabajo destruidos durante la crisis", desveló.

Tras reconocer una sensación "agridulce" por la dualidad de la recuperación y el lastre fiscal que entienden los empresarios, Larrañaga recordó la apuesta de Confebask por la formación dual (también la universitaria) y cargó contra "la mayoría sindical" ; eso es, contra ELA y LAB.

"No es verdad que quien esté bloqueando la negociación colectiva sea Confebask; todas las propuestas empresariales que, entre sus planteamientos incorporan cláusulas de mejora salarial, chocan desde hace años con la exigencia de esa mayoría sindical de renuncia expresa a la legislación laboral vigente en materia de flexibilidad organizativa", aseguró. "Esta demanda está imposibilitando los acuerdos que permitirían una actualización salarial en el marco de unos convenios modernos que reflejen las necesidades de las empresas, porque no olvidemos que son las empresas las que generan riqueza y empleo", concluyó.

Confebask no teme "una contaminación política" en Euskadi del 'procés' catalán

Roberto Larrañaga ha asegurado que no teme "una contaminación política" en Euskadi del 'procés' catalán ni la posibilidad de una Declaracion Unilateral de Independencia (DUI) a corto plazo en la Comunidad Autónoma Vasca. El presidente de Confebask ha señalado que, hasta la fecha, la patronal vasca no ha notado los efectos de la situación en Cataluña, y en las previsiones que tienen tampoco los prevén.

"Lo que sí que es cierto es que estamos en un escenario de incertidumbre y, en la medida que puede afectar al Estado español, también nos afectará, pero todavía no hemos constatado ningún dato en el que nos haya repercutido negativamente la situación de Cataluña", ha asegurado.

Preguntado por si teme "la contaminación política" del procés en Euskadi, ha apuntado que, si algo caracteriza a Euskadi, es el "acuerdo entre diferentes" y, por ello, ha sido "incluso motivo de envidia en cuanto a la estabilidad institucional". Por ello, no cree que, a corto plazo, pueda haber esta "contaminación" ni se produzca un escenario de declaración unilateral de independencia en Euskadi.

Fotos

Vídeos