ELA se fija como objetivo conseguir la subida salarial

'Txiki' Muñoz, ayer en Bilbao junto a los secretarios generales de las tres federaciones. / LUIS ÁNGEL GÓMEZ
'Txiki' Muñoz, ayer en Bilbao junto a los secretarios generales de las tres federaciones. / LUIS ÁNGEL GÓMEZ

El sindicato celebrará este mes tres congresos federales en los que abordará la «creciente estatalización de la negociación colectiva»

I. UGALDE BILBAO.

Desde hace meses es uno de los mensajes más escuchados. Por voz de sindicatos, administraciones públicas y hasta algunas empresas que coinciden en que ha llegado el momento de subir los sueldos. Sin embargo, hasta ahora es papel mojado. A esta cuestión se refirió ayer ELA al anunciar en Bilbao que este mes celebrarán tres congresos federales en los que el aumento de los salarios será uno de los principales objetivos a alcanzar. Así lo manifestó el secretario general del sindicato, Adolfo 'Txiki' Muñoz ', que calificó de «pura hipocresía» y «política espectáculo» la defensa que hace al respecto el Gobierno Vasco, en especial el consejero de Hacienda, Pedro Azpiazu, que «no aplica esa medicina ni en su ámbito». «Si los responsables políticos quieren subir los sueldos, no deberían esperar a que las mujeres estén 350 días de huelga», dijo en alusión a la huelga de las trabajadoras de residencias de Bizkaia. En ese sentido, señaló que en Euskadi se están aplicando leyes estatales. «Creo que están esperando a que sea Rajoy quien decida qué es lo que hay de aumentar de salarios en el ámbito de las administraciones vascas», afirmó.

Junto a Muñoz, mostraron su malestar por el panorama sociolaboral los secretarios generales de las tres federaciones: Marikruz Elkoro, de Servicios; Igor Eizagirre, de Servicios Públicos; y Unai Martínez, de Industria y Construcción. Los tres anunciaron que se presentarán a la reelección en los próximos congresos.

Elkoro incidió en que sectores como el de servicios es necesario «acabar con las discriminaciones» que siguen sufriendo las mujeres y afrontar «la creciente estatalización de la negociación». Otro de los efectos más extendidos es la subcontratación, «tanto en las empresas privadas como en públicas», y el 'outsourcing' o externalización de servicios. Muñoz denunció que la «desaforada» apuesta por el 'outsourcing' ha provocado que algunos empleados «por el mismo trabajo y en las mismas instalaciones» cobren la mitad que un miembro de plantilla.

Muñoz denunció que la reforma laboral ha dado «un tremendo poder» a la patronal, que «bloquea la negociación colectiva y se están imponiendo dobles y triples escalas». Eizagirre, por su parte, añadió que «vivimos una estrategia de desmantelamiento de los servicios públicos. Desde 2010 la temporalidad roza el 35%, hay más de 90.000 trabajadores subcontratados y la pérdida de poder adquisitivo es del 15%»

Martínez, en su intervención, apuntó que toca hacer una «defensa del empleo y de los proyectos industriales con una política efectiva a medio y largo plazo».

Críticas por la OPE

El sindicato acusó al Gobierno Vasco de llevar a cabo «un acto más de propaganda» con las ofertas públicas de empleo (OPEs) que convocará el próximo año, al estimar que del total de 4.583 plazas -entre Educación, Osakidetza, Ertzaintza y Administración General- «solo 440 son nuevas». Así lo aseguró Eizagirre, quien negó que el Ejecutivo autónomo «vaya a crear empleo».

El responsable sindical puso como ejemplo el caso de Osakidetza. «Se ofertarán 3.335 puestos de trabajo, pero estas plazas fueron aprobadas ya por parte del consejo de administración del Servicio Vasco de Salud en abril de 2016 y en julio de 2017, y no van más allá -puntualizó Eizagirre- de reponer a los que se jubilan».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos