El pasaitarra Félix Garciandia relevará a Ricardo Peña como presidente del Puerto

El Gobierno Vasco propone al actual jefe de proyecto de Sprilur para el cargo y la Autoridad Portuaria lo nombrará el próximo día 31

GAIZKA LASASan Sebastián

El Gobierno Vasco ha desvelado este martes el nombre de la persona que sustituirá a Ricardo Peña como presidente de la Autoridad Portuaria de Pasaia. Su Consejo de Gobierno ha aprobado proponer para el cargo a Félix Garciandia Tellería, pasaitarra de 51 años, y tendrá que ser el consejo de administración de la entidad portuaria la que haga oficial el nombramiento el próximo día 31.

Además del handicap de ser natural de Pasaia -vive en Hernani- Garciandia aúna la doble condición de ser una persona de la confianza de Arantxa Tapia, consejera de Desarrollo Económico e Infraestructuras de la que depende la designación, y conocer bien las dinámicas del puerto y la bahía.

La cercanía a la consejera se desprende del cargo que actualmente ostenta. Es jefe de servicio de Sprilur, sociedad integrada en el Grupo SPRI -la agencia vasca de desarrollo empresarial- y adscrita al Departamento de Desarrollo Económico e Infraestructuras del Gobierno Vasco.

Garciandia fue gerente de Badia Berri, la agencia para la renovación urbana de la bahía, entre 2002 y 2006

El segundo requisito que le convertía en un perfil apto para el cargo es su conocimiento sobre la realidad del entorno portuario. Garciandia fue entre 2002 y 2006 gerente y director de auditoría de Badia Berri, la agencia para la renovación urbana de la bahía de Pasaia. En esta sociedad convivió con la solicitud y gestión de las ayudas destinadas a la regeneración económica y social del entorno de la bahía a partir de los fondos comunitarios Urban.

Su toma de posesión como presidente de la Autoridad Portuaria de Pasaia coincidirá precisamente con la aprobación definitiva del Plan Especial de Ordenación de la zona de servicio del Puerto que dará luz verde a los proyectos de regeneración llamados a lograr la reactivación de una de las zonas más degradadas de Euskadi durante los próximos años. El documento que se prevé aprobar en pocas semanas contempla destinar 7,9 hectáreas a espacios libres para uso ciudadano. Tras un largo y complejo trámite, al plan solo le falta ahora el visto bueno de Puertos del Estado tras recibir el informe favorable de la dirección general de Costas del Gobierno central.

Bajo el mandato de Garciandia se llevarán a cabo las obras que transformarán durante los próximos años el entorno del Puerto, desde Trintxerpe hasta San Pedro, para lo cual el pasaitarra deberá concitar el consenso de las instituciones implicadas, fundamentalmente la Diputación y el Ayuntamiento de Pasaia. Garciandia ya coincidió con la actual alcaldesa, Izaskun Gómez, en la agencia Badia Berri ya que durante su gerencia, la también entonces primera edil socialista fue la presidenta.

Crisis de mercancías

Entre los múltiples hilos que deberá mover en el desarrollo de sus nuevas funciones, por de pronto emergen los del caso del edificio Ciriza. La Autoridad Portuaria de Pasaia ha llevado recientemente a los tribunales al Ayuntamiento del municipio por ocupar el centro cultural sin pagar tasas desde 2012. Ha denunciado al consistorio por no regularizar el uso y le ha reclamado más de 200.000 euros mientras que el Gobierno municipal ha pedido una cesión gratuita del edificio, en cuya rehabilitación ha invertido 1,2 millones desde 2006.

Bajo su mandato se llevarán a cabo las obras llamadas a transformar el entorno portuario

La interlocución entre ambas instituciones será crucial a corto plazo para resolver el entuerto porque de no hallar una solución al desencuentro, la situación podría repetirse con otro edificio erigido desde 1985 sobre suelo portuario, a pocos metros de Ciriza, y que en la actualidad alberga el mercado municipal, la tenencia de alcaldía de Trintxerpe, la biblioteca, un gimnasio y las dependencias de la Guardia Municipal.

Además de seguir los pasos de su antecesor en la búsqueda de una mejoría en la relación puerto-ciudad, Garciandia tendrá que lidiar con una situación económica delicada que ha repercutido en la reducción de toneladas de chatarra movidas en el puerto. Las pérdidas de mercancías vinculadas a Corrugados Azpeitia, la central térmica o la planta de Arcelor de Zumarraga han obligado a la entidad a gestionar alternativas como transporte de bovinas, otros materiales del sector siderúrgico o poner en marcha una nueva línea de contenedores que mejora las expectativas futuras del puerto.

El movimiento de mercancías en 2017 se ha situado en los niveles de 2013. El año pasado el tráfico total de mercancías ascendió a 2.974.799 toneladas, apenas por encima de las 2.956.000 de 2013. Si comparamos el ejercicio de 2017 con el de 2016, el descenso en el tráfico de mercancías ha sido del 13,9%, un año que a su vez registró una bajada del 9% respecto a 2015.

Por otra parte, el nuevo presidente del Puerto asistirá también al desenlace del proceso judicial sobre la construcción de la lonja de San Pedro, paralizado por sobrecostes en 2016, caso que se instruye en el Juzgado de Donostia y donde se investigan delitos como prevaricación, malversación de caudales públicos o falsedad en documento oficial.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos