Fagor CNA sigue sin detallar el futuro aunque insiste en que no recurrirá al concurso de acreedores

Los trabajadores de Fagor CNA en Garagartza celebraron un paro de dos horas en la mañana de ayer en protesta por la presentación del ERE en la línea de lavado. / LOBO ALTUNA

El comité exige la retirada del ERE de extinción para la línea de lavado y el Ejecutivo descarta nuevas citas hasta tener en sus manos el proyecto. Parladé no ofrece ni a la plantilla ni al Gobierno las claves del plan de viabilidad que debe estar a punto este mes

ALEXIS ALGABA SAN SEBASTIÁN.

Apenas pasó de los fuegos de artificio. La visita del presidente de CNA Group, Jorge Parladé, a Euskadi no sirvió para disipar las dudas surgidas en torno al futuro de Edesa Industrial -antigua Fagor Electrodomésticos-. Una semana después de que Fagor CNA solicitará la entrada en preconcurso de acreedores en los juzgados de Donostia, ni los trabajadores ni el Gobierno Vasco conocieron más certezas de las ya conocidas, aunque esta vez, salieran de boca del máximo dirigente de la compañía catalana. Tanto plantilla como Ejecutivo esperaban que Parladé llegase con el boceto del plan de viabilidad que están preparando para mantener la actividad de las plantas de Garagartza, Eskoriatza y Basauri, pero en su carpeta apenas figuraban las causas o razones por las que se ha solicitado el preconcurso. La famosa deuda que ronda los 100 millones de euros provocada por un error de cálculo desde la adquisición de la cooperativa quebrada en 2014 por 42,5 millones de euros.

De una facturación prevista de 400 millones de euros para 2016 y de 705 empleos en sus plantas vascas, se quedaron en los 126,5 millones de euros y 350 trabajadores. Eso es el pasado, entienden tanto trabajadores como Gobierno Vasco, pero ayer no solo no encontraron ninguna certeza sobre el futuro de la compañía, sino que la propia dirección de CNA les solicitó confianza después de trasladarles que no tienen intenciones de recurrir al concurso de acreedores y confían en solucionar la compleja situación económica en los próximos meses.

Según ha podido conocer DV, especialmente tensa fue la reunión mantenida a primera hora de la tarde con el Ejecutivo vasco. En ella, la cúpula de CNA confesó el fallo en las previsiones de negocio iniciales y comunicó que antes de concluir el mes de julio presentarán el plan de viabilidad comprometido -que debe pasar también el filtro de las entidades de crédito a las que adeuda alrededor de 70 millones de euros-. La reunión con la consejería de Desarrollo Económico y Competitividad fue «rápida, tensa y sin novedades», explicaron desde el departamento que dirige Arantxa Tapia. La consejera no estuvo presente en la sesión celebrada en Vitoria, en la que el Ejecutivo estuvo encabezado por el director de Industria, Javier Zarraonandia. Pese a su ausencia, se dejó clara la postura de la consejera, esto es, que hasta que no haya un plan sobre la mesa no se volverá a hablar con CNA.

«Decepción» del comité

Antes de llegar hasta la capital vasca, Parladé tenía comprometida una reunión con el comité de Edesa Industrial. Pero lejos de aterrizar en la sede de Garagartza para reunirse con los representantes de los trabajadores, la dirección envío un taxi para recoger al comité y llevarlos a una zona 'neutra' donde se celebró el encuentro.

Del mismo, el comité de empresa salió «decepcionado» al no conocer nuevos detalles del plan. Por ello, exigieron a la empresa la retirada del ERE de extinción para la línea de lavadoras -30 trabajadores- ya que entienden que sin un plan firme no se deben tomar este tipo de medidas traumáticas. «Nuestra disposición es la de trabajar por el futuro del proyecto, pero si no retiran el ERE, nos encontraremos en un escenario de confrontación», admitieron. El comité denunció la falta de transparencia e improvisación sufridas hasta ahora.

Temas

Fagor

Fotos

Vídeos