La facturación de la industria vasca crece a buen ritmo, pero los pedidos flojean

Trabajadores en la nueva planta de Egile en Mendaro. / F. MORQUECHO
Trabajadores en la nueva planta de Egile en Mendaro. / F. MORQUECHO

La cifra de negocios aumenta en octubre un 13,1% interanual, por encima de la media española, pero los pedidos apenas suben un 0,7%

PILAR ARANGUREN SAN SEBASTIÁN.

La industria vasca, que está llamada a tirar de la economía y en la que se depositan gran parte de las esperanzas para que Euskadi continúe asentando su recuperación, sigue manteniendo su fortaleza en la recta final de este año, como lo atestigua la cifra de negocios registrada en octubre. Y es que en el décimo mes del año la facturación de este sector creció un 13,1% en relación a octubre del año anterior, dos puntos por encima de la media estatal, según los datos del Instituto Nacional de Estadística dados a conocer ayer.

Este incremento es significativo. De hecho, se trata del tercero más elevado en este ejercicio, solo superado por el 24% de marzo y el 15,2% de septiembre. El resto, ha oscilado entre el 5,1% de febrero y el 10,7% de enero, aunque hubo un mes, abril, en el que se anotó un descenso (-4,5%). Si ampliamos la perspectiva al conjunto del ejercicio, la evolución sigue siendo muy positiva, ya que en el acumulado hasta octubre la facturación crece un 9,7% frente al 8% de la media estatal.

Pero si nos fijamos en la entrada de pedidos, la fotografía cambia algo y pasa de los colores vivos a los grises, ya que en octubre la demanda tan solo creció un 0,7%, lejos del 11,1% registrado en el conjunto del Estado. De hecho, es la quinta comunidad en la que menos sube. Es más, si dejamos de lado enero y febrero, que fueron dos meses aciagos, en los que los pedidos descendieron de forma significativa, octubre es el mes más flojo. Desde junio, los incrementos encadenaron subidas superiores a lo dos dígitos, por lo que llama la atención la fuerte ralentización registrada en octubre.

Los pedidos son en principio el mejor termómetro para adelantar la producción de los meses venideros, con lo que si miramos a octubre no sería para echar las campanas al vuelo. Pero también es verdad que se trata de un solo mes. En el acumulado hasta octubre, el incremento es del 5,9% frente al 8,5% de la media estatal. Un aumento que sitúa a Euskadi en el undécimo lugar.

El INE no específica la evolución por sectores en las comunidades autónomas, lo que no permite realizar una lectura más detallada. Sí lo hace en el conjunto del Estado. Así, en lo que corresponde a las ventas, en energía crecieron un 11,9%, en bienes intermedios lo hizo con más ímpetu (15,8%), en los bienes de equipo el aumento fue del 10,1% y en bienes de consumo un 6,8%. Por destino geográfico, todos los mercados presentaron tasas anuales positivas y fue la zona no euro la que registró el mayor incremento. En concreto, fue de un 13,9% en octubre.

En cuanto a la entrada de pedidos, también creció en todos los sectores, salvo en bienes de equipo, donde cayó un 2,9%. Así, en energía aumentó un 12,2%, en bienes intermedios un 15,5% y en bienes de consumo un 5,8%. Por comunidades, las entradas de pedidos aumentaron con respecto a octubre de 2016 en trece autonomías y disminuyeron en cuatro. El mayor aumento se registró en Aragón (49,3%) y el mayor descenso en Galicia (-12,3%).

Cataluña, por debajo

Cabe destacar que tanto en facturación industrial como en entradas de pedidos, Cataluña presentó en octubre tasas de crecimiento inferiores a la media estatal: del 9% en cifra de negocios y del 6,9% en pedidos.

Volviendo a Euskadi, el Ejecutivo Vasco espera que la recuperación económica se vaya asentando sobre todo de la mano de la industria, como lo demuestran las previsiones del PIB para el cierre de este ejercicio y para el próximo año. Así, espera que el último trimestre concluya con un aumento del 2,9%, lo que dejaría el conjunto del año en un 2,5%. Pero el Gobierno liderado por Iñigo Urkullu anticipa tasas de crecimiento que oscilarán entre el 2,9% y el 2,7% en todo el siguiente ejercicio para finalizar en su conjunto con un aumento del 2,8%.

De este modo, la industria liderará el crecimiento económico, relevando a los servicios, que pasan a un segundo plano con un aumento del 2,6%, al tiempo que la construcción se quedará en un 1,8%.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos