La fabricación aditiva se abre camino

Jaume Homs, de HP, durante su intervención./LOBO ALTUNA
Jaume Homs, de HP, durante su intervención. / LOBO ALTUNA

Los expertos que participaron ayer en el Congreso de la AFM auguran un fuerte crecimiento del sector, pero admiten que quedan retos técnicos por superar

FERNANDO SEGURASAN SEBASTIÁN.

«Si abrimos la mente, el potencial de mercado es enorme». Esta frase, pronunciada ayer por Thibaut Mathieu, responsable de ventas de Stratasys, describe claramente el estado actual de la fabricación avanzada y el futuro de la impresión 3D. Mathieu participó ayer en el XXI Congreso de la Asociación de Fabricantes de Máquina-Herramienta que se desarrolla en el parque tecnológico de Miramón. El programa de la mañana se dedicó a esta tecnología, llamada a revolucionar la producción de piezas para todo tipo de sectores, desde el aeronáutico a la automoción, pasando por el energético.

Para decirlo sucintamente, la fabricación aditiva consiste en formar un objeto mediante la superposición de capas sucesivas de material a partir de un modelo digital. En los métodos tradicionales de fabricación el proceso es el contrario: un bloque de hierro adopta la forma de una pieza determinada a base de eliminar material mediante su lijado o fresado.

El potencial de mercado es enorme, como señaló Mathieu, pero las dificultades a afrontar también son de calado: resistencia de las empresas y de los ingenieros a cambiar la forma tradicional de trabajar; lograr las certificaciones que garanticen que las piezas son aptas para, por ejemplo, formar parte de la turbina de un avión; conseguir los materiales aptos para cada cliente; demostrar que la fabricación aditiva aporta un valor añadido... Una sucesión de retos que fueron analizados por directivos de tres compañías punteras en el sector. Además del citado directivo de Stratasys, participaron en la sesión Jaume Homs, responsable de ventas de HP 3D Multi Jet Fusion y Harald Leitner, director de I+D de Böhler.

«Airbus ha incorporado a sus aviones piezas elaboradas mediante impresión 3D»

«El camino pasa por abrir mercado, por encontrar empresas cobaya»

Mathieu asumió que la aceptación por el mercado de piezas producidas mediante fabricación avanzada no es fácil, pero añadió que se va abriendo camino a medida que compañías tractoras confían en estos nuevos productos. Y puso un ejemplo. «Los ingenieros que toman decisiones no han aprendido a producir mediante sistemas aditivos y es complicado hacerles cambiar de mentalidad. Sin embargo, una empresa de la entidad de Airbus ha incorporado a sus aviones elementos elaborados en impresión 3D. La razón es sencilla. Son absolutamente fiables y tienen la ventaja de que su peso es inferior, un elemento clave a la hora de abaratar costes». Otra razón por la que Airbus se ha interesado por esta tecnología ha sido el ahorro de tiempo en el ensamblaje de aviones. «La gran demanda del A350X obligó a la compañía a modificar el sistema de fabricación de aeronaves. La producción de piezas mediante impresión les permitió entregar los aviones en el plazo comprometido».

Mathieu, preguntado por uno de los asistentes a la sesión por cuál es la mejor tecnología en fabricación aditiva, respondió que depende de las necesidades de cada cliente. «Es como cuando vas a una tienda y preguntas qué vino es el mejor. Probablemente, te responderán que depende de tu gusto. En fabricación aditiva pasa lo mismo, hay muchos tipos de tecnología y materiales».

Esta última cuestión, los materiales, resulta clave en la impresión 3D. Se puede fabricar piezas utilizando como base plásticos o metales de características muy diversas. Hallar la composición exacta que permita responder a las necesidades de clientes tan exigentes como los de la industria aeronáutica o de la automoción conlleva enormes inversiones en investigación. Harald Leitner dirige la división de I+D de Böhler y, como Mathieu, afirma que se requiere «apertura de miras» pasa comprender las ventajas de la nueva tecnología.

Leitner explicó que los materiales actuales son fáciles de imprimir, pero no cumplen todos los requerimientos para, por ejemplo, fabricar herramientas resistentes. Es frecuente que aparezcan grietas, porosidades o errores en la fusión. En este sentido, aconsejó trabajar codo con codo con los clientes para «aportarles soluciones personalizadas y desarrollar soluciones que aporten valor añadido».

Preguntado sobre cómo ganar cuota de mercado frente a los fabricantes tradicionales, admitió que es un reto complicado. «Toda la industria del acero es conservadora, quiere mantener sus métodos. El camino pasa por encontrar clientes de referencia que acepten la existencia de materiales mejores y que los prueben. En definitiva, hay que buscar clientes cobaya».

Despegue

Jaume Homs, directivo de HP Inc., auguró un fuerte crecimiento al sector de la fabricación aditiva, pero indicó que el verdadero despegue se producirá cuando se mejore la velocidad y calidad «hoy cuestionable» de las máquinas, se abarate su precio y también el de los consumibles, y se incremente el abanico de materiales certificados.

Homs señaló que su compañía tiene experiencia en la fabricación aditiva utilizando plástico y ahora quiere liderar el mercado de impresión en metal. «Vamos a ser disruptivos en velocidad, coste y calidad, como ya hicimos con el plástico».

El responsable de HP aseguró que esta tecnología abre posibilidades hasta ahora desconocidas. Por ejemplo, la inserción en las piezas de componentes electrónicos o códigos que les permitan «hablar», es decir, comunicar su rendimiento o desgaste. Esta información servirá para conocer de antemano qué pieza va a fallar para sustituirla o aprender cómo rediseñada para hacerla más efectiva.

La fabricación aditiva también ha entrado con fuerza en Euskadi. Este sector cuenta con su propia asociación -Addimat- englobada dentro de la Asociación Española de Fabricantes de Máquina-Herramienta. Addimat cuenta con 57 centros tecnológicos y empresas asociadas. Entre estas se encuentran las guipuzcoanas Danobat Group, Egile, GKN, Ibarmia, Sariki, Tumaker, Metallied Powder Solutions e Ikor Sistemas Electrónicos.

Fotos

Vídeos