La excúpula de Mondragón testificará en el juicio por Fagor Electrodomésticos

La sala de vistas del Juzgado de Primera Instancia de Bergara acogió ayer la audiencia previa del juicio contra Mondragón./FÉLIX MORQUECHO
La sala de vistas del Juzgado de Primera Instancia de Bergara acogió ayer la audiencia previa del juicio contra Mondragón. / FÉLIX MORQUECHO

El proceso se celebrará la próxima primavera en un lugar aún por determinar, después de que la jueza aceptara el testimonio de, entre otros, tres expresidentes del Grupo

J. DÍAZ DE ALDASAN SEBASTIÁN.

El juicio por la demanda presentada contra la Corporación Mondragón por las asociaciones de exsocios y extrabajadores de Fagor Electrodomésticos y Edesa (Ordaindu y Eskuratu, respectivamente) se celebrará -en un lugar aún por determinar- en la próxima primavera y acogerá el testimonio en condición de testigos de buena parte de los máximos responsables de la Corporación y de las dos cooperativas tristemente quebradas. Así se determinó ayer en los juzgados de Bergara, que acogieron la audiencia previa de la que sus promotores definen como «la mayor demanda acumulada en la historia de Euskadi». En concreto, 957 demandantes, que solicitan a la Corporación 47,82 millones de euros.

A petición de la parte actora, declararán como testigos, entre otros, los expresidentes del Grupo José María Aldekoa, Txema Gisasola y Javier Sotil. Del mismo modo, prestarán declaración Belén Kortabarria, antigua directora general de FED; Fabián Bilbao, también antiguo director general de Fagor Electrodomésticos y después del Grupo Fagor S Coop.; Ane Beristain, que fue secretaria del consejo rector del fabricante de electrodomésticos, y Javier Retegi Albisua, que fue presidente del consejo rector de la cooperativa quebrada. También testificarán Agustín Markaide, presidente de Eroski y miembro de la comisión permanente de la Corporación cuando se aprobó el plan de financiación especial para FED (el llamado FRES); Xabier Bengoetxea, quien fuera presidente del consejo rector de Fagor Electrodomésticos cuando el Grupo inyectó aquel dinero en la cooperativa, y Sergio Treviño, que pilotaba FED en el momento del hundimiento.

Los demandantes pretendían que el actual líder de la Corporación, Iñigo Ucín, también se sentara a declarar como testigo. Pero, habida cuenta de que éste llegó al cargo el 1 de septiembre de 2016 -con Fagor Electrodomésticos ya en manos de CNA- y de que la ley permite a las personas jurídicas enviar a declarar al apoderado que considere oportuno, su lugar lo ocupará Arantxa Laskurain, secretaria general del conglomerado. Ambas partes estuvieron de acuerdo en este extremo.

De la misma forma y, según explicaron fuentes de la defensa de Ordaindu y Eskuratu, en manos del despacho donostiarra Sunion, se convino que Koldobika Ortueta, que formó parte del consejo rector de Edesa, no tuviera que prestar declaración, a condición de que lo referido a los planes económicos o de viabilidad sobre FED se pudiera sobreentender aplicable también al fabricante de Basauri.

Dada la complejidad de cuadrar agendas para condensar el testimonio de todas estas personas, la jueza encargada del caso prefirió ayer (en contra de lo habitual) no fijar una fecha cierta de juicio. Su señoría estudiará el asunto y llamará a las partes cuando considere que ya puede señalar un día concreto que, previsiblemente, será en la próxima primavera. De este modo, la sentencia podría llegar a finales de julio o principios de septiembre.

Lo que tampoco está claro -en un proceso en el que son tantos los actores- dónde se celebrarán las dos o tres sesiones que se calcula podría durar el juicio. Según fuentes próximas a Mondragón, se prevé la asistencia de una parte considerable de los miembros de Ordaindu y Eskuratu, lo que podría llevar el proceso a los juzgados de Donostia o de Bilbao, con mayor capacidad.

La jueza admitió otras pruebas propuestas por las partes. Como la aportación de distintos libros de actas de las reuniones de los consejos de FED, Edesa o de la propia Corporación entre los años 2011 y 2013. Su señoría aceptó estas peticiones, y en el caso del Grupo se convino que se llevarán los libros al juzgado, la acusación seleccionaría los pasajes a aportar al proceso y después la Corporación entregaría una copia certificada, sin dejar allí los libros del consejo general.

Desde Mondragón, cuya defensa corre a cargo de los despachos LKS y Uría y Menéndez, se pidió como prueba el testimomio de un experto de una gran consultora que trata de desmotrar que el Grupo, lejos de soltar la mano de FED, como defienden los demandantes, realizó un notable ejercicio de solidaridad y activó los mecanismos necesarios para inyectar dinero en Fagor Electrodomésticos y reubicar a sus trabajadores en otras cooperativas.

Los demandantes acusan a Mondragón de haberles engañado para que mantuvieran en FED sus ahorros. Algo que la Corporación niega, ya que subraya que las cooperativas y sus socios son dueños y soberanos de sus decisiones. De todas.

LA CIFRA

47,82 millones de euros
es la cantidad que Ordaindu y Eskuratu solicitan a la Corporación Mondragón, a la que acusan de engañarles. El Grupo niega la mayor, recuerda que se inyectó dinero en FED, que aún pagan el resto de cooperativas y subraya que los socios son siempre responsables de sus empresas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos