CC OO Euskadi reclama derogar los aspectos más lesivos de la reforma laboral

Raúl Arza y Loli García se saludan tras su intervención. / JORDI ALEMANY
Raúl Arza y Loli García se saludan tras su intervención. / JORDI ALEMANY

Su secretaria general, Loli García, asegura que el «interés» del Acuerdo por el Empleo era «romper la Mesa de Diálogo Social»

El Diario Vasco
EL DIARIO VASCO SAN SEBASTIÁN.

La secretaria general de CC OO Euskadi, Loli García, afirmó ayer que el sindicato «no da cartas blancas» a los gobiernos y reclamó al nuevo Ejecutivo de Pedro Sánchez que derogue los aspectos fundamentales de la reforma laboral, como la limitación de la ultraactividad, la preeminencia de los convenios de empresa respecto de los sectoriales o las facilidades para los descuelgues en las compañías. La líder sindical espera que el nuevo escenario abierto solucione el «profundo deterioro político e institucional».

«Nuestra organización no suele hacer ni brindis al sol ni ofrecer cartas blancas a ningún Gobierno, vamos a seguir planteando la agenda social, la agenda de las reivindicaciones del mundo del trabajo a la política, se lo va a plantear la propia Confederación en la primera reunión con el presidente, con la ministra de Trabajo y valoraremos sus actuaciones en función de los hechos y las actuaciones», afirmó Loli García en su intervención en el Forum Europa Tribuna Euskadi.

La responsable sindical también se refirió al Acuerdo por el Empleo firmado entre Gobierno Vasco y las patronales y señaló que el interés del mismo era la «ruptura» de la mesa del diálogo social. «No ha sido CC OO quien ha roto esa mesa, han sido esas dos partes con nocturnidad y alevosía», afirmó Loli García. Aseguró que esa fue la razón por la que presentaron la demanda ante el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco; «no es una pataleta, es la reclamación de unos derechos que nos corresponden: si no nos quieren en las mesas, nos verán en los tribunales», insistió.

Patronal y sindicatos ven muy cerca el acuerdo salarial y fijar un mínimo de 1.000 euros para 2020

Frente a las desavenencias de Euskadi, en el Estado el diálogo social está a punto de arrojar sus primeros frutos este año. Patronal y sindicatos ven cada vez más cerca la firma de un pacto salarial que llevan negociando varios meses. En apenas unos días se ha dado un giro importante y la situación -que era de bloqueo total- se ha desatascado. «Las negociaciones están muy avanzadas», admitió el propio Pepe Álvarez, secretario general de UGT precisando que el acuerdo está «muy cerca». Algo más cauto se mostró el presidente de la CEOE, Juan Rosell, que negó que el pacto fuera a ser inminente. «Vamos a intentarlo», aseguró el máximo responsable de la patronal.

Hay dos razones poderosas para que la negociación del IV Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva (AENC) se haya desencallado, después del fracaso del año pasado. La primera -y la más importante para los sindicatos- es que la patronal parece dispuesta a ceder a la reivindicación de UGT y CC OO de que se fije un salario mínimo por convenio de 1.000 euros al mes repartidos en 14 pagas. No será para este año, ni para el que viene, pero sí se han comprometido -según las fuentes cercanas a la negociación- a que así quede establecido de manera progresiva hasta 2020.

La otra pata del pacto salarial es la subida generalizada. Si hasta ahora la oferta de los empresarios de un incremento fijo de hasta el 2%, más otro punto adicional variable, era inaceptable para los sindicatos, el hecho de eliminar una 'preposición' pocas veces habrá significado tanto. La CEOE insiste en su oferta del 2%, pero renuncia a incluir el 'hasta'.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos