Europa se fija en Gipuzkoa para liderar un proyecto internacional de la industria 4.0

Fresadora gigante de Danobat Group, en las instalaciones de Elgoibar./LOBO ALTUNA
Fresadora gigante de Danobat Group, en las instalaciones de Elgoibar. / LOBO ALTUNA

AFM y Mondragón desarrollarán el programa Smart, que busca promover consorcios internacionales de fabricación avanzada

FERNANDO SEGURASAN SEBASTIÁN.

Gipuzkoa se convertirá en el epicentro de la fabricación avanzada gracias al programa Smart, promovido por la iniciativa intergubernamental Eureka. En este organismo participan la práctica totalidad de los países europeos, además de Canadá, Corea del Sur, Sudáfrica y Chile. Su objetivo es favorecer la creación de consorcios entre compañías de distintos países, en el marco de la industria 4.0, y facilitar la puesta en marcha de proyectos de I+D que puedan surgir de esta colaboración. El fin último es potenciar la competitividad de las compañías que se dedican a la fabricación avanzada.

La iniciativa es de calado y Gipuzkoa juega un papel protagonista dado que la sede de Smart se ubicará en Donostia, en las oficinas de la Asociación Española de Fabricantes de Máquina Herramienta (AFM). La candidatura partió del Centro para el Desarrollo Tecnológico e Industrial (CDTI), entidad que presidió Eureka en 2016.

Al término del mandato, España quiso dejar su impronta y propuso la constitución de un cluster de fabricación avanzada, liderado por la AFM -cuya sede y dirección se encuentran en el parque tecnológico de Miramón- y la Corporación Mondragón. Ambas aceptaron el reto, presentaron el proyecto en Bruselas y tras casi dos años de intensísimo trabajo lograron el Eureka Applicant Label, es decir, el 'sello' que les acredita para gestionar el programa internacional, denominado Cluster Eureka de Fabricación Avanzada, durante un periodo de siete años.

El visto bueno de Bruselas ya está en el bolsillo, pero ahora queda el camino más complicado, lograr que las empresas se interesen por la iniciativa. El reto es arriesgado, porque cada país cuenta con líneas de apoyo a esta actividad distintas a Eureka. Por tanto, la AFM y Mondragón deben 'vender' el nuevo producto para dotar de contenido a Smart. Los dados ya se han echado. La AFM lanzó en diciembre la campaña de captación. El plazo para la presentación de proyectos estará abierto hasta el 9 de marzo. Las propuestas pasarán una primera criba. Las que sobrevivan tendrán hasta junio para entregar los proyectos definitivos, que serán nuevamente evaluados por un panel de expertos independientes.

AFM y Mondragón han logrado el Eureka Applicant Label, que les acredita para gestionar el plan 'SELLO' EUROPEO

Los proyectos elegidos tendrán una cobertura financiera de hasta el 85%, un 33% no reembolsable FINANCIACIÓN

¿Qué interés tiene para las compañías sumarse a Smart? Xabier Ortueta, director general de la AFM, explica que básicamente dos. El primero, la posibilidad de llegar a acuerdos con empresas de otros países y, en consecuencia, conocer otras formas de trabajo y, lo más importante, nuevos mercados en los que introducirse. Además, Smart facilita la financiación de los proyectos que surjan de esas relaciones. En el caso de las empresas españolas, se articularán a través del CDTI. El organismo dispone de ayudas parcialmente reembolsables. La cobertura financiera puede ser de hasta el 75% del presupuesto aprobado -excepcionalmente el 85%- con un tramo no reembolsable del 33%, tanto para pymes como para grandes empresas.

Condiciones

El programa Smart establece unas condiciones exigentes. El requisito indispensable es estar dispuesto a colaborar con empresas de otros países. Además, las compañías que aspiren a las ayudas deben ser relevantes y disponer de capacidad de tracción sobre otras firmas.

Por lo que respecta a los proyectos, resulta imprescindible que estén cerca del mercado. El objetivo de este programa no es potenciar iniciativas de ciencia o tecnología básica, sino desarrollos que permitan una rápida aplicación en productos o patentes.

Smart ha puesto el foco en dominios tecnológicos transversales que se apliquen a los procesos de fabricación avanzada; empresas digitales, virtuales y eficientes; sistemas inteligentes y adaptados, así como en equipos que requieran la colaboración entre máquinas y operarios.

Ortueta señala que todavía es pronto para conocer la respuesta de las empresas. No obstante, considera factible que Smart movilice anualmente proyectos por valor de 50 millones de euros. En esta primera convocatoria, el objetivo es lograr la puesta en marcha de quince iniciativas y que cada una de ellas involucre a empresas de tres o cuatro países. «Creemos que es factible, dado el elevado número de firmas del sector existentes en el ámbito de países que constituyen Eureka».

Ventajas para Euskadi

Ortueta subraya que el hecho de que la sede de Smart radique en Donostia conlleva una oportunidad inmejorable para las empresas vascas. «La cercanía a las compañías situadas aquí favorecerá que éstas se interesen por el programa y en su caso entren en algún proyecto. No es lo mismo hablar con una entidad ubicada en Alemania, con la dificultad del idioma y otros inconvenientes, que tenernos al lado».

El cuadro de mandos está formado por personas de reconocido prestigio, un hecho que dará confianza a las empresas que se interesen por la iniciativa y, en especial, a las vascas. «En Euskadi hay muchas empresas de fabricación avanzada. El hecho de que cuenten en Smart con personas de aquí, hablando el mismo lenguaje, conlleva que probablemente haya una mayor propensión a que se presenten proyectos locales». Este equipo de confianza estará formado por Eduardo Beltrán de Nanclares, presidente del Consejo del cluster, con amplia experiencia en el sector como director de Innovación y Tecnología de la Corporación Mondragón; Joseba Pérez Bilbatua, director de Smart, también de CM, y Aritz Artetxe, de la AFM, es el coordinador del programa.

Además, lograr el 'placet' de Bruselas para organizar un cluster de este calibre potencia la marca Euskadi. «Estamos hablando de fabricación avanzada -señala Ortueta- el núcleo de la industria 4.0. Que confíen en Euskadi dice mucho del trabajo que se realiza aquí». De hecho, este es el primer cluster Eureka con sede en España.

Smart cuenta con el respaldo de empresas de primer nivel, como Aernnova, Airbus, Grupo Antolín o Navantia. También dispone del apoyo de la Spri y de la Diputación.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos