Desde etiquetas de cerveza, a batas de quirófano o envoltorio para hamburguesas

La firma, que desde 2001 ha destinado 126 millones a renovar su equipo e instalaciones, produce papeles especiales para ámbitos muy diversos

P. A. SAN SEBASTIAN.

La fibra Araflush no es el único producto que sale de la factoría de Amezketa. Una empresa que en sus más de 80 años de historia ha ido evolucionando para atender las nuevas demandas del mercado y adaptando sus máquinas. La factoría cuenta con otros tres grandes equipos, con los que fabrica papeles especiales.

El abanico es amplio, ya que elabora entre otras cosas parafinas, que sirven para envolver por ejemplo las hamburguesas. Su producto se puede encontrar de hecho en todo el mundo, ya que el gigante McDonal's utiliza el papel de Aralar para cubrir su producto. También realizan el papel con el que se confeccionan las batas para quirófanos, así como etiquetas de cerveza -se fabrican 70.000 a la hora- para las principales marcas mundiales del sector, incluidas algunas chinas. Inditex es otro de los clientes que emplean el producto de la empresa guipuzcoana, en este caso para envolver las camisas.

A esta gama se une la de embalaje flexible para la alimentación, con la que se realizan sobres de azúcar, de Colacao, tapas de yogures, envoltorios de chicles e incluso de medicamentos, entre otros.

La Papelera Aralar produce una media de 300 toneladas de papel al día y exporta el 75% de su producción, con EE UU como destino principal, un mercado en el que espera tener un incremento exponencial, fundamentalmente de la mano de las toallitas desintegrables, pero también del resto de productos. Sus papeles están presentes en más de cuarenta países.

La empresa tiene una gran vocación innovadora y para ello ha realizado fuertes inversiones en los últimos años. En concreto, desde 2001 ha destinado 126 millones a renovar su maquinaria y las instalaciones. Un esfuerzo que se ha acrecentado en los últimos ejercicios, ya que desde 2011 la inyección ha sido de 80 millones. Dicho año marcó uno de los hitos de la empresa, con la renovación de la máquina número 3, lo que obligó a trasladar una pieza de grandes dimensiones -el rodillo santinador, el más grande del mundo- desde el Puerto de Pasaia hasta la localidad de Tolosaldea. Se tardaron tres semanas para recorrer esos 36 kilómetros, y hubo hasta que desmontar semáforos, según recuerda su director general.

En estos momentos está construyendo un nuevo almacén, para las bobinas de la fibra Araflush. Para ello han tenido que realizar un desmonte y construir un muro de hormigón que, dice la empresa, es el más alto de Gipuzkoa. Como otras papeleras, cuenta desde 2011 con una planta de cogeneración de energía de 12 megawatios que, además de servir para el autoconsumo y para aprovechar el calor para el secado del papel, genera un excedente que pasa a la red.

La empresa da empleo directo a 153 personas y a 42 trabajadores de mantenimiento subrogados de Voith. La incorporación de la nueva máquina ha permitido incrementar la plantilla en 25 personas.

Fotos

Vídeos