Productos Tubulares propone el despido de 157 de los 418 trabajadores de Trapagaran

Productos Tubulares propone el despido de 157 de los 418 trabajadores de Trapagaran

El plan de ajuste contempla también una reducción de salarios del 25% y el aumento de la jornada en 24 horas anuales

MANU ÁLVAREZ

El grupo Tubos Reunidos ha presentado hoy a los sindicatos su propuesta de ajuste para intentar reconducir la situación económica de su filial Productos Tubulares, que tiene su centro de producción en la localidad vizcaína de Trapagaran y atraviesa una situación muy delicada. El plan, han señalado a este diario fuentes de la plantilla, contempla el despido de 157 de los 418 empleados de esta filial; una reducción salarial generalizada del 25% y el aumento de la jornada laboral en 24 horas anuales. La empresa ya había anunciado a principios de marzo que este proceso de cirugía extrema es imprescindible para intentar detener la sangría de pérdidas, forzada por un brusco descenso de los precios de los tubos sin soldadura en el mercado, el aumento de los costes de las materias primas y la debilidad del dólar, moneda en la que se realizan una parte de las ventas.

Las mismas fuentes han indicado que en la documentación entregada por la empresa a los sindicatos figura el objetivo de cerrar la acería donde fabrica su materia prima para la producción de tubos.

La compañía ha hecho públicos los detalles de su plan en el transcurso de una reunión celebrada esta mañana con los representantes sindicales designados para desarrollar la negociación durante el 'periodo de consultas' del ERE, que se extenderá a lo largo del próximo mes. La reunión se ha prolongado durante algo más de dos horas.

La firma ha subrayado que las pérdidas de Productos Tubulares en los tres últimos años han superado los 32 millones de euros -10,8 millones en 2017-, al tiempo que ha dado a entender que el problema no es coyuntural sino estructural, lo que le obliga a tomar medidas drásticas. De lo contrario, han añadido, esta empresa terminaría en año 2018 con unas pérdidas superiores a las del ejercicio precedente, lo que conduciría a una situación insostenible. La firma de auditoría PWC ya había apuntado en su informe sobre las cuentas del grupo de 2017 que existe riesgo para la continuidad de la firma.

El grupo Tubos Reunidos tiene una plantilla total de 1.500 empleados y los resultados económicos de los últimos años han sido negativos, acumulando unas pérdidas de casi 100 millones de euros en los tres últimos ejercicios. La dirección de la compañía, sin embargo, estima que es prioritario atajar las pérdidas en la filial Productos Tubulares, ya que la otra gran pata de la empresa, la producción de tubos sin soldadura al carbono en la factoría de Amurrio, ha mejorado su rentabilidad de forma importante desde finales de 2017.

Por su parte, los sindicatos han mostrado de forma contundente su oposición a cualquier reducción de plantilla en Productos Tubulares, con una huelga indefinida en la empresa desde el pasado 8 de marzo, apenas unos días después de que la dirección anunciase su propósito de arrancar el proceso de reestructuración. En la mañana de hoy, la plantilla se ha concentrado a las puertas de un hotel de Barakaldo en el que se celebraba la reunión entre los directivos y los sindicatos para mostrar su malestar por las medidas que se han propuesto y para reiterar su rechazo a las mismas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos