Mondragón apuesta por la rentabilidad y por proyectos tractores más potentes

Los directivos de Mondragón y los compromisarios se reunieron en el Kursaal. / Sara Santos

El Grupo reitera su compromiso con la hoja de ruta aprobada el año pasado, más exigente a la hora de auxiliar cooperativas en apuros

FERNANDO SEGURA

Mondragón mantiene firme los objetivos de lograr una mayor rentabilidad e impulsar proyectos tractores más potentes. A su vez, se ratifica en los principios de solidaridad, pero no hasta el punto de que los malos resultados de una cooperativa puedan poner en jake a toda la corporación. El mazazo que supuso la caída de Fagor Electrodomésticos -seísmo que ha vuelto a tener una dura réplica esta semana- ha obligado a establecer cortafuegos.

Estas son algunas de las conclusiones del Congreso que el grupo ha mantenido este miércoles en el Palacio del Kursaal. En esta convocatoria anual la corporación determina las pautas por las que se rige y también rinde cuentas del ejercicio precedente.

La cita ha servido para reiterar los compromisos adquiridos en la del año pasado. Aquel fue un congreso de enorme calado, porque Íñigo Ucín tomó el mando de Mondragón de manos de Javier Sotil, quien tuvo que pilotar el grupo tras el desastre de la joya de la corona. Los compromisarios, además, aprobaron la hoja de ruta hasta 2020. Esta senda ha sido ratificada este miércoles por Ucín quien felicitó a las cooperativas por la positiva evolución del grupo.

El presidente de la corporación recordó a los compromisarios que el plan aprobado por unanimidad hace un año establece un «modelo más flexible», con el objetivo de reconocer la diversidad de actividades del grupo. De esta forma, se podrán optimizar las oportunidades de intercooperación entre todos los negocios. «El modelo apunta hacia proyectos tractores más potentes», indicó el presidente. Ucín también resaltó que el futuro pivota en torno a la «rentabilidad y la sostenibilidad de los negocios». Una premisa a la que el presidente volvió a aludir para indicar que el reto para el periodo 2017-2020 pasa por lograr que los negocios se desarrollen desde «posiciones competitivas sostenibles». Una forma suave de transmitir a los cooperativistas que cada unidad de negocio debe ser viable por sí misma, sin el recurso permanente a los trasvases de fondos para mantener con respiración asistida proyectos fallidos.

Ucín indicó que la rentabilidad y la sostenibilidad «se sustentan en dos nuevos fondos ya constituíos, el de Cohesión y Desarrollo, y el de Expansión Corporativo», ambos dotados con recursos generados dentro de Mondragón. Además, señaló que se está trabajando en el «diseño de instrumentos financieros apalancados con terceros». Es decir, salir fuera de casa en busca de dinero.

Más ventas, menos empleo

Ucín presentó los resultados del año pasado, que reflejan una ligera mejoría en las ventas, 11.399 millones, un 0,3% más que en 2015. Las ventas internacionales del área industrial suponen el 70% de las totales.

El empleo -la cooperativa cuenta con 73.635 trabajadores- se ha reducido un 0,9%, debido a las desinversiones realizadas en la red de hipermercados. El dato positivo radica en que el área industrial generó 1.404 nuevos puestos de trabajo.

El ebitda (beneficio antes de intereses, impuestos, depreciaciones y amortizaciones) ascendió a 1.031 millones de euros y las inversiones a 457, un 44% más que en 2015.

Los datos

11.399millones
A esa cifra ascendieron el año pasado las ventas (+0,3%). En el área industrial, las exportaciones suponen el 70% del negocio
-0,9%
Empleo: Los puestos de trabajo se han reducido ligeramente, debido a las desinversiones en la red de hipermercados

Fotos

Vídeos